Más preocupación entre los citricultores …

 

CRÓNICA
La horticultura española lidera el comercio de frutas y hortalizas en la UE. Entre los países comunitarios es libre el comercio de mercancías. En 1984 los horticultores españoles exportaban 3.198.00 toneladas de frutas y hortalizas y ahora vendemos a los socios comunitarios 14,8 millones de toneladas (4.004.000 de cítricos, 6.617.000 de hortalizas y 4.272.000 de frutas).

Durante los últimos años aparecen bajos precios para los citricultores del levante mediterráneo de nuestro país. La prensa especializada y los sindicatos agrarios señalan a las importaciones de frutas de la contraestación -Sudáfrica o América Latina- como causas de los bajos precios para los productores locales.

El consultor hortofrutícola Paco Borrás explica en un artículo en ValenciaFruits la evolución en los últimos 25 años de las importaciones españolas de cítricos, su origen y su calendario. Las importaciones relevantes de cítricos son naranjas y llegan a 185.000 toneladas en un año; mientras en mandarinas son 26.000 t. En mayo y junio coinciden en el mercado europeo naranjas de España, Marruecos y Egipto.

Análisis de las importaciones españolas de cítricos

En mandarinas los europeos importamos esta fruta todo el año y llegan de Israel y también de Marruecos y Egipto, además de las producidas en la UR, españolas, italianas y de Grecia.

El gran cambio en el origen de importaciones españolas de frutas, en este caso analizado por Borrás, en los cítricos es que la mitad de las importaciones de España de muchas frutas llega desde los países socios en la UE, que o no tienen cítricos o los que tienen los consumen en su propio mercado en la totalidad como Portugal y Francia. Los envíos de importaciones españolas de frutas cítricas tienen origen en Sudamérica y Sudáfrica, cuenta el consultor hortofrutícola Paco Borrás.

En la organización Intercitrus señalan que los envíos de cítricos de terceros países, se benefician de la falta de reciprocidad en cuanto a las condiciones laborales, fitosanitarias, medioambientales e incluso de derechos humanos de la competencia foránea frente a la oferta europea (las certificaciones GRASP – GlobalG.AP). Esta situación está acelerando la progresiva pérdida de competitividad de las naranjas y mandarinas españolas en el mercado comunitario, opina Intercitrus.

En general las importaciones de Egipto -de verano y comienzos de otoño- complican la venta de satsumas y clementinas precoces españolas y retrasan la venta de las naranjas Navelina. En el caso de Sudáfrica los envíos de verano aumentan cantidades en septiembre y afectan intensamente al comercio citrícola de comienzos de otoño de los productores españoles. Los almacenes hortofrutícolas, italianos, españoles, holandeses y alemanes en otoño están repletos de naranjas y mandarinas comprados a precios baratos a finales de las campañas de los campos sudafricanos y de Egipto. Las tiendas minoristas de la GDO -gran distribución organizada- compra a los importadores a estos precios siempre bajos,  y las consecuencias las pagan los productores europeos de Italia, Grecia y España.

A finales de noviembre de este año los productores de naranjas españolas señalaban que los precios no les llegaban para cubrir los costes de producción. Hay preocupación entre los productores de cítricos por los acuerdos que va tomando la UE con terceros países productores de frutas. Algunos periódicos alertaban a finales de noviembre que entradas masivas de limones, naranjas y mandarinas reducen las ventas de los productores de Andalucía, Murcia y la Comunidad Valenciana y buscan salida a 60.000 toneladas de estas frutas en EE UU y Rusia.

Costes y precios de las frutas y verduras

Es una paradoja, cuentan Ignacio Fariza y Vidal Maté en una crónica para El País; “el precio mundial de los alimentos más alto en una década” coincide con frustración entre los productores españoles.

Electricidad y combustibles, y, los fertilizantes, han subido los precios. Durante la pandemia subieron los precios del aceite de oliva y las frutas de hueso; sus productores estaban optimistas. Ahora con más costes en energía y fertilizantes aparecen más y más desajustes en frutas y hortalizas, cuentan los dos periodistas del periódico madrileño.

Los abonos nitrogenados -en su producción utilizan gas natural- y en este año 2021 han duplicado sus precios, los otros abonos también los han aumentado, en un 50%.

En la crónica citada, Antonio Costa, citricultor de Alzira, muestra su preocupación,, mientras producir un kilo de naranjas le cuesta 0,18 €, los comerciantes, tan solo le pagan 0,12 €, y le cuentan que el problema son “las importaciones de fruta”. En muchas comarcas hortofrutícolas el precio de las fincas también desciende, no hay relevo generacional en muchos de los huertos españoles y continúa el abandono de tierras cultivadas, dice Costa

Las manzanas también se quejan

Hay un estudio sobre las manzanas consumidas en España que señala que el 40% de las manzanas son de importación y, Afrucat, la patronal de la fruta catalana, resalta que este comercio produce 10 millones de kgs de CO2. En un comunicado de prensa de esta patronal y del Fepex, dicen que apostar por fruta local ayudaría a revertir esta contaminación y que “las manzanas serían más baratas”, según Afrucat.

El director general de Afrucat, Manel Simón, dice que su organización, tiene una oportunidad única de cambiar los hábitos de los consumidores y priorizar lo local”. Se refiere a las manzanas de Lleida y Girona. Las manzanas importadas son más caras, dice Simón, en el post “Estudio sobre las manzanas de importación consumidas en España” .

Enseñar a consumir es una de las funciones de las marcas

La concienciación sobre la alimentación saludable y la preocupación por el impacto medioambiental ha aumentado en los últimos años. Estos factores hicieron que, en 2020, creciera el consumo de frutas, en el caso de las manzanas se disparase a más de 500.000 miles de kg de manzanas. En el mismo sentido de esta gran tendencia en alimentación “casi la mitad de la población española está dispuesta a comprar alimentos locales” dice la información publicada por ACTUAL FruVeg, «en alimentación la promoción funciona».

En alimentación la promoción funciona

En el comercio europeo de peras y manzanas “las variedades y marcas” se hacen querer al igual como ocurre con los otros alimentos en las tiendas en dónde crecen los mensajes a favor de determinados productores. La promoción genérica de las frutas y verduras es de utilidad pública dice también el post “en alimentación la promoción funciona” mientras resalta la importancia de los mensajes de #AlimentaciónSaludable. Enseñar a consumir, es tan solo una de las funciones de las marcas alimentarias. Las marcas y los mensajes de la promoción de alimentos son un símbolo y se identifican como una insignia para los clientes de las tiendas.

Informaciones relacionadas

Estudio sobre las manzanas de importación consumidas en España

Los españoles son los mayores exportadores de frutas y hortalizas de Europa y los terceros del mundo

Porqué las tiendas quieren vender las frutas y verduras a precios siempre bajos

El diálogo alimentación y sociedad

Las frutas y hortalizas en España

La agroalimentaria es la principal actividad de la industria española

La industria hortícola portadora de buenas noticias

Entre los países comunitarios es libre el comercio de mercancías. En alimentación interesa construir marcas

La gente declara preferencias por aumentar el consumo de frutas y verduras, ¿porqué los productores tienen problemas de rentas?

Las marcas en los comercios de frutas y hortalizas