Cocinar más en casa, y la uberización del comercio de alimentos en el Farm to Fork

 

CRÓNICA
El arte del saber hacer es una campaña de Alimentos de España y trata de poner en valor el trabajo y esfuerzo de todos los ganaderos, agricultores, pescadores en toda la cadena alimentaria. El mensaje transmite sentimientos como que los alimentos locales son cultura, excelencia, vanguardia y arte; cada alimento es una obra maestra única, dicen los publicistas encargados de esta publicidad institucional.

En los  HoReCa, el sector hostelería, andan preocupados, su nueva normalidad pasará a ocupar tan solo la mitad del espacio en sus establecimientos, con los clientes separados al menos en 2 metros, y una transición más rápida que lenta hacia la venta on-line de comidas preparadas y la uberización.  Habrá más establecimientos HoReca con una participación creciente en las economías colaborativas entre el campo y la mesa, Farm to Fork.

La economía agroalimentaria será sostenible o no será, decían Jordana y Puxeu en un webinar entre ellos, sobre alimentación y sociedad. El modelo europeo de seguridad alimentaria volverá a modificarse.

En el pacto verde europeo habrá que pedir calidad y precio, con compromiso

La política de seguridad alimentaria de la UE se ocupa de los alimentos “del campo a la mesa”. Su objetivo es garantizar unos alimentos y piensos, seguros y nutritivos, un alto grado de salud y bienestar de los animales y sanidad de las plantas, y, una información clara sobre el origen, contenido, etiquetado y uso de los alimentos.

La política de seguridad alimentaria de la UE se ocupa de los organismos modificados genéticamente (OMG), de los nuevos alimentos, los productos químicos presentes en los alimentos, de las bacterias, virus, parásitos y priones, residuos alimentarios, fitosanidad y plaguicidas, de la alimentación animal y su bienestar, los enriquecedores de alimentos … Para ver cada una de estas  normas y otras políticas europeas sobre seguridad alimentaria, hacer CLICK AQUÍ

El puzle europeo para la agricultura está sobre la mesa, explica Tomás Gacía Azcárate, en laternativaseconomicas.coop, y habrá que conocer el nuevo marco presupuestario 2020-2027 y las estrategias de biodiversidad y ‘de la granja a la mesa’ en el marco del Plan Verde -Green Deal- todo esto, envuelto en la gestión de la crisis -y la nueva normalidad- de la covid-19.

Paco Casallo, el CEO de Haciendas BIO, explica que las medidas de trazabilidad y seguridad alimentaria serán determinantes en toda la distribución. “El consumidor quiere estar seguro de que lo que compra proviene de un origen confiable y de que se trata de un alimento saludable”. Los alimentos con etiqueta BIO crecerán en la UE hasta situarse en el 25% del consumo en el 2030, según la declaración de intenciones del The European Green Deal.

El chef y fundador del Bullifoundation, Ferràn Adrià explicó, en una charla inaugural del programa ‘Sapiens Talks AECOC&elBullifoundation’ que el futuro de la hostelería cambiará sustancialmente si el teletrabajo lleva al consumidor a cocinar más en casa, multiplicar el uso del delivery o comer en establecimientos cercanos al hogar.

Según Adriá, el gran impacto causado por el teletrabajo, durante el estado de alarma de la pandemia Covid 19 aún está por determinar. “Sabemos que el 60% de los directivos optarán por progresar en el trabajo a distancia. Las consecuencias serán diferentes, o se opta por cocinar más en casa, utilizar más el delivery o ir al restaurante de debajo de casa”, argumenta Adrià.

Un impacto en positivo sobre la seguridad alimentaria será la nueva normalidad y consolidación de hábitos de higiene que impactarán en positivo en las tiendas. A ver si los ayuntamientos se deciden a intervenir en normativas de higiene y etiquetados en las tiendas de frutas y verduras. En los municipios del mayor productor europeo de frutas y verduras hay tiendas y secciones de frutería en supermercados con alimentos a la venta en graneles sin ningún control ni trazabilidad … Las “buenas prácticas de higiene y de transparencia comercial” en todos los modelos de tiendas minoristas de frutería, sí serían un buen arte de  saber hacer.

En la hostelería moderna, “la innovación, está ligada a la gestión empresarial”, decían en el “Sapiens Talks AECOC&elBullifoundation’. En este sentido, el chef más estrellado de los nuestros, se apuntó a que “el 90% de las empresas de hostelería del país no hacen presupuestos anuales y, sin gestión, no hay innovación”, mantiene Adriá.

En el ‘Sapiens Talks de AECOC, José M. Bonmatí, resalta el poder de los chef mediáticos sobre las costumbres gastronómicas y su influencia en las tendencias del consumo de uno u otro alimento. “Más allá de los Gasol o Nadal, tan solo Adrià, Roca o Aduriz juegan en la liga de las grandes portadas de los medios gastronómicos internacionales”, explica Bonmatí.

En la industria hortícola que tanto necesita de los chef creativos, ¿cuáles son los cocineros mediáticos? La promoción de las frutas y verduras precisa de la gastronomía y creatividad de los cocineros a favor de éstos alimentos. La promoción de las frutas y verduras necesita entrar sin complejos como protagonista en las cartas y menús de los foodservice y restaurantes.

Según Adriá, “hay 15 cocineros nacionales que son capaces llegar a la prensa internacional y son vitales, porque dan prestigio a la cocina tradicional, elevan la calidad de todos los bares y restaurantes del país y nos permiten -a la industria y conocimiento alimentario en su conjunto- tener más alimentos y proyectos vinculados a nuestra cocina por todo el mundo”.

Hay una iniciativa lanzada a través de Change.org, apoyada desde Aecoc y la Fiab, denominada #SoyPatrimonio2020 promoviendo la candidatura de la hostelería española para Patrimonio de la Humanidad. Los establecimientos de hostelería españoles tienen 250 estrellas Michelín. En las “economías” de la  restauración, 6,2% del PIB, 123 mil millones de €, trabajan 1,7 millones de personas, no hay España, sin bares y restaurantes.

La Asociación de Fabricantes y Distribuidores, Aecoc apunta a que aspectos como el acaparamiento o la cocina de “ocio” están teniendo efectos en el consumo durante el estado de alarma de la pandemia Covid 19. El 7,5% de los consumidores reconoce que ha desperdiciado más comida de lo habitual durante el confinamiento, dijeron en la jornada sobre ‘el impacto medioambiental del desperdicio de alimentos’, celebrada en Madrid el Día del Medioambiente.

LLegó el Día de la Naturaleza

La gente durante el confinamiento en sus casas por el estado de alarma del Covid 19 ha realizado compras de mayor volumen y la cocina en familia ha sido durante este tiempo una actividad de ocio, según varias encuestas.

Los datos de AECOC,  señalan a unos consumidores desperdiciando más comida de lo habitual durante el confinamiento. El AINIA ha llegado a las mismas conclusiones en un estudio sobre hábitos de compra. Por otro lado, se ha roto la barrera de la desconfianza hacia la compra de frescos online y las experiencias están siendo positivas, cuenta José Ignacio Moriñigo a la revista C84 de Aecoc.

El 67% de los consumidores reconoce que ahora dedica más tiempo a cocinar en casa, y el 57,5% asegura, en las encuestas, que mantendrá esta tendencia a partir de ahora. El redescubrimiento de la cocina como actividad de ocio o el aumento del teletrabajo favorecerán más menús en casa, “habrá un mayor número de nuevos cocineros”. Por tanto, “tendremos que ser más eficientes y responsables en la gestión de los alimentos”, indica Nuria de Pedraza, directora de comunicación en Aecoc.

Un análisis del consumo en el hogar realizado por el M.Agricultura en Madrid de la semana del 18 al 24 de mayo indica un incremento de compras de alimentos y bebidas del 19% comparado con la misma semana del año anterior. En frutas el incremento fue del 20% y en verduras, del 22%, casi una cuarta parte.

En las tiendas crecen los alimentos básicos, los formatos más grandes, la sensibilidad en el precio y a las empresas de distribución les entran las prisas para colaborar mejor con los proveedores, se deduce de una entrevista a Victor Asensio, ejecutivo del Fresh Food en Aldi.

La portavoz y ejecutiva de comunicación en AECOC, recuerda que la producción, transporte y conservación de alimentos que finalmente son desechados supone el 8% de las emisiones globales de gases de efecto invernadero -el mismo porcentaje que el transporte mundial por carretera-; que la energía mundial desperdiciada por la pérdida de alimentos equivale a más de un 10% del total del consumo mundial de la industria alimentaria, y que la producción de alimentos representa un 70% del consumo de agua en el mundo, estos gastos son insostenibles si tiramos la comida a la basura, dice Pedraza de Aecoc.

“Tirar alimentos es tirar el planeta a la basura”, es una frase de José Miguel Herrero del M.Agricultura. Los europeos generamos el 14% del desperdicio mundial de alimentos y España es el séptimo que más comida desperdicia del continente, con 7,7 millones de toneladas.
Entre los españoles aún hay un 43% que compran frutas y verduras a graneles, el formato de venta que produce mayores pérdidas en las tiendas y en las neveras de los consumidores.

El sector primario, esencial; es el mensaje del número de junio 2020 de la revista de AECOC llamada C84. Los productos frescos tienen un gran protagonismo durante la crisis sanitaria que nos ha tocado vivir en estos tiempos, dice la revista. El aumento de la demanda de estos alimentos son un desafío logístico y en toda la cadena de suministro desde los productores a la mesa.

Informaciones relacionadas