La promoción de las frutas y hortalizas comporta el compromiso de alinearse con los valores de una #AlimentaciónSaludable para todos

La imagen es del artista Manuel Higueras, de una exposición en Fruit Attraction, 2019

 

Pere Papasseit

OPINIÓN
La OMS y la Asociación Norteamericana de la Lucha contra el Cáncer iniciaron indicaciones de 425 gramos de frutas y verduras diarios, o el mediático mensaje de 5 al Día, como representativos de dieta saludable.

El estado de alarma por la Covid 19 ha provocado un contexto de incertidumbre y emociones. Los ciudadanos queremos contribuir al bienestar de todos. Las empresas y organizaciones lanzan iniciativas entusiastas y bien intencionadas. En las redes sociales sobre alimentación aparece información compartida con muchos seguidores, de los #JuntosRespondemos, #EstePaisLoAlimentamosUnidos, #CuidateConFrutasYHortalizas o el #Saludablemente. Con el estado de alarma del Covid 19 no se trata de parar los virus con coles.

El mensaje que se dice único, “Vive #Saludablemente” es una iniciativa de organizaciones de productores de frutas y hortalizas españolas, con las asociaciones interlocutores gubernamentales a la cabeza, el Fepex y las Cooperativas Agroalimentarias. Se trata de una campaña, para trasladar a la sociedad que las frutas y verduras son aliadas de una alimentación sana.

Para estar en casa, mejor verdura que macarrones decía un titular de los periódicos, en los días que asaltamos los supermercados. La pandemia ha mostrado cómo nuestra sociedad se comporta con anormal normalidad con los colectivos vulnerables. En las 11.500 becas comedor de la comunidad de Madrid su presidenta, Isabel Díaz Ayuso, ha sustituído los menús del comedor de los colegios por mes y medio de comida con etiquetas de color rojo, la de Telepizza y bocadillos de Rodilla.

En Madrid dónde tienen sus sedes estas organizaciones de la industria hortícola interlocutoras del gobierno, hay controversia. Hacemos campañas, y sin embargo no nos enfrentamos con la realidad. ¿Qué es lo que no se entiende de los mensajes para promover el consumo de frutas y hortalizas? Hay una cierta apoteosis de desinformación. En la industria hortícola hay que enfrentarse a las actitudes que promueven los alimentos ultraprocesados. Hay que hacerlo especialmente si son actos de los gobiernos. En la mayor parte de los países de la UE no crece el consumo de frutas y hortalizas.

Los menús para estos niños desfavorecidos de Madrid son comida chatarra, «fast food», comida barata y muy poco educativa, explican en The Conversation. Los menús de Ayuso no son #AlimentaciónSaludable y pueden poner en riesgo de obesidad, diabetes, colesterol y enfermedades vasculares, según algunos nutricionistas en este video, AQUÍ

Por todas partes crece la importancia del mensaje de que comer más raciones de frutas y hortalizas es saludable y a estos hábitos aconsejables, añaden beber más agua. Con frutas la gente es más atractiva, decía también un diario. “Somos lo que comemos” citan las revistas científicas  e informan que una dieta con una buena carga de frutas y verduras hacen que la gente tenga mejor bienestar,  luzcan más radiantes y atractivas.

Los alimentos procesados, las pizzas y los bocadillos, ​​se han convertido en un fuerte competidor para las frutas y verduras “en fresco” por diferentes razones: la disponibilidad, el gusto, la comercialización, la gama de productos y la comodidad. Incluso cuando los consumidores optan por la opción saludable, probablemente eligen alimentos procesados ​​en la “categoría de salud y bienestar» en vez de la opción de frutas y verduras en fresco.

También fueron competencia de la fruta como postre los “yogures con fruta” anunciados en la tele, hasta que los promotores del 5 al Día en España, mostraron anuncios diciendo “no es fruta, es leche”.

La Gasol Foundation está alarmada por los menús de la Comunidad de Madrid y alerta de las consecuencias negativas de que las administraciones públicas no tengan conciencia crítica de los hábitos alimentarios con los colectivos vulnerables. La fundación de los Gasol se ofrece para revisar las decisiones gubernamentales madrileñas. Esto es algo que no han hecho las asociaciones de las organizaciones de productores, o la oficina de 5 al Día, que se dicen representar a los productores de frutas y hortalizas.

¿Cuál es el problema? En nuestro mundo hay mil millones de personas con falta de alimentos, dos mil millones con insuficiencias vitamínicas en su dieta y 1.700 millones con sobrepeso. La diabetes afecta a 422 millones de mayores de 18 años. En todo el mundo, el rural y en el de los urbanitas, más o menos la mitad de la población tienen disfunciones alimentarias.

Estudios de Ashkan Afshin confirman que sobre los alimentos es hora de cambiar la conversación tanto a nivel de políticas como entre el público en general. Él y otros expertos subrayan la importancia de las políticas nacionales para el fomento de la disponibilidad de frutas y verduras. Esto es especialmente relevante para los colectivos vulnerables y en especial para los consumidores con bajos ingresos, pues entre ellos, los alimentos frescos les pueden ser más costosos que los procesados.

En los países o grupos de la población con niños malnutridos, éstos alcanzan niveles de estudios más bajos y estatus económicos menores en la edad adulta, dicen Abhijit V. Banerjee y Esther Duflo, premios Nobel de Economía en su libro, “Repensar la pobreza”.

Los mejor educados se alimentan mejor, puede deducirse del estudio PlosOne; «las desigualdades en educación e ingresos nacionales están asociadas con una dieta más pobre», asegura una encuesta de realizada por la Universidad de Leeds en 12 países europeos. El año pasado el 59% de la población europea tenía sobrepeso o obesidad; las patologías relacionadas con ello son la principal causa de muerte, enfermedad o discapacidad en Europa. Hoy en día, dice el informe, «los alimentos de peores calidades nutricionales son a veces los más baratos» en comparación con los que forman parte de la #AlimentaciónSaludable.

Según, Patricia Peiró en El País, los alimentos ultraprocesados están llegando a lugares donde antes eran impensables. Ahora podemos encontrar población que sufre desnutrición en países de ingresos medios y sobrepeso en países pobres. La desigualdad ya no la marca solo el acceso a alimentos, sino que la dieta sea verdaderamente variada; y con parámetros verdaderos de #AlimentaciónSaludable.

También hay un relato típico que aparece a menudo en la prensa y describe el rápido aumento de la obesidad y de la diabetes a medida que las clases medias se hacen más ricas. Hay que presionar a gastrónomos y a la comunidad relacionada con la salud sobre la importancia de la educación en la buena alimentación.

En las 3 últimas décadas las dietas no son sostenibles, dice la OMS.. Las sociedades “desarrolladas” necesitan otra pirámide alimentaria. En el Mediterráneo meridional siguen luchando con la subalimentación y muchos países de la región se enfrentan cada vez más a obesidad y sobrepeso.

Por primera vez en la historia de la humanidad hay comida en abundancia para todo el mundo. Más personas que nunca están liberadas de luchar por su supervivencia, pero pocos de nosotros tenemos suficiente conciencia crítica y somos conscientes de la historia de la comida que hay en nuestro plato, dice Louise O. Fresco, en Hamburgers in Paradise.

En las tiendas y en los menús de la hostelería es necesaria la promoción de las frutas y hortalizas.También es necesaria y exigible al legislador y en los contenidos de la formación en escuelas y universidades.

La industria hortícola está en una excelente posición para hacer un sistema alimentario mundial más saludable.

Informaciones relacionadas