La etiqueta más alimentación menos desperdicio es la imagen de la estrategia 2013 del Ministerio de Agricultura español

Ignacio Trueba, representante en España de la FAO, durante su participación en el VI Punto de Encuentro AECOC contra el Desperdicio Alimentario dice que Si el desperdicio alimentario fuera un país, sería el tercero del mundo que más gases de efecto invernadero produce

1300 millones de toneladas anuales de alimentos se pierden o se desperdician pero Trueba se mostró optimista con los avances que se están produciendo en esta materia; así como con la voluntad de cambio y de sensibilización de la sociedad.

El encuentro contó también con la participación de Naiara Sáez, directora de comunicación y transferencia de Cetaqua, que analizó el impacto del desperdicio alimentario en la huella hídrica. La experta recordó que el desperdicio de alimentos que se produce en España lleva acompañado un derroche de agua equivalente a 131 litros por persona y día, lo que equivale a una bañera entera de grandes dimensiones. Por ello, en su opinión las empresas deben seguir trabajando para reducir su desperdicio, así como para tratar de hacer un buen uso de los recursos naturales en sus procesos productivos. Este es un reto especialmente relevante teniendo cuenta que, dado el crecimiento poblacional, en las próximas décadas va a tener que incrementarse entre un 50 o 60% la producción de alimentos.

Collection / Story de ACTUAL FruVeg en Wakelet

En cuanto al ámbito de los hogares, el estudio publicado en 2013 por la Confederación Española de Cooperativas de Consumidores y Usuarios, HISPACO y avalado por el Instituto Nacional de Consumo (INC), ha señalado entre otros datos que el desperdicio medio por hogar (2,7 personas de media) es de 1,3 kg/semana o 76 kg/año, lo que equivale a más de medio kg de alimentos por persona y semana. Así, los hogares españoles tiran en un año 1,5 millones de toneladas de alimentos que son válidos para el consumo.

José Miguel Herrero, director general de la Industria Alimentaria del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación, destacó el papel de la innovación, la investigación y la economía circular para el avance en la optimización y el aprovechamiento de excedentes alimentarios.

El 6º Punto de Encuentro AECOC contra el Desperdicio Alimentario cerró con una entrevista, a cargo del periodista Jaume Segalés, a Manuel Bruscas y Alejandra Zúñiga, autores del libro Los tomates de verdad son feos. Entre lienzo y pinturas, los autores aportaron datos sobre el despilfarro de alimentos -un 47% de los clientes no pide llevarse la comida que no ha consumido en restaurantes- y destacaron la voluntad de su obra: remover consciencias y animar a la sociedad a realizar pequeños cambios.

Las pérdidas y desperdicio alimentario en el ámbito de la UE, según datos de administraciones públicas españolas, son éstos:
– 179 kilos por habitante de alimentos desperdiciados, y ello sin contar los de origen agrícola generados en el proceso de producción ni los descartes de pescado arrojados al mar.
– 170 millones de toneladas equivalentes de CO2 al año.
– Entre un 30% y un 50% de los alimentos sanos y comestibles a lo largo de todos los eslabones de la cadena agroalimentaria hasta llegar al consumidor que podrían ser aprovechables se convierten en residuos.
– En los hogares, el desperdicio alimentario alcanza el 42% del total, en la fase de fabricación el 39%, en la restauración el 14% y en la distribución el 5%.
– España es el séptimo país que más comida desperdicia (7,7 millones de t), tras reino Unido (14,4 millones de toneladas) Alemania (10,3 millones de toneladas), Holanda (9,4 millones de toneladas) Francia (9 millones de toneladas) Polonia (8,9 millones de toneladas) e Italia (8,8 millones de toneladas).

Informaciones relacionadas

El sector de la alimentación se vuelca en la Semana contra el Desperdicio de Alimentos en España

El desperdicio alimentario y la poscosecha

Se organiza una semana contra el desperdicio alimentario

Diez medidas conjuntas contra el desperdicio de alimentos