Los negocios del procesado agroalimentario han convertido a Heinz en marca número 1 de tomate

 

CRÓNICA
Lourdes Viladomiu es catedrática del departament d’economia aplicada de la Universitat de Barcelona, mantiene sus ganas de enseñar y de aprender, y, contó los negocios del procesado de tomate en el mundo en una clase, organizada por el ICEA, durante la XXXIV Jornada d’Agricultura de Prada, en la Universitat Catalana d’Estiu de esta localidad de la comarca de Conflent, en Francia.

Viladomiu, Lurdes

Lurdes Viladomiu, en la Jornada del ICEA en la Universitat Catalana d’Estiu celebrada en Prades el verano 2019

El tema de la jornada del ICEA, del verano pasado era sobre «cultiu i comercialització del tomàquet: proximitat versus globalització». En este artículo se trata de cómo Heinz se ha convertido en el número 1 de los tomates. El tema del artículo es sobre la cadena de valor globalizada, el tomate industrial, y  le seguirá, un relato de un porqué la horticultura de proximidad en tomates (II) y los retos de una horticultura moderna en Cataluña.

En los debates y programa de la jornada se trató sobre el cultivo de tomate en el mundo, la cadena de valor globalizada, el tomate industrial, y los retos de la producción de tomates en Cataluña.

A los productores de tomates les interesan las variedades tradicionales de tomates en un contexto de fruterías tradicionalistas, o para gastrónomos apuntados al «slow foof». Hay otras perspectivas: en la horticultura moderna hay un proceso de mejora contínuo de los tomates, cada año aparecen nuevas variedades y cada vez son mejores para cultivarlas, para mostrarlas en las tiendas y para comerlas. En tomates para la tienda o para procesarlos, es una cuestión de modelos de negocio. Pocos productores supieron ver que también en tomates, la marca es lo principal, después vienen el conocimiento, la tecnología y todo el proceso de producción y poscosecha agroalimentarios.

¿Qué es lo que comemos cuando consumimos derivados industriales del tomate, ya sea en forma de kétchup, de condimento a un plato de pasta o como ingrediente de una pizza? Es tomate, ciertamente. Y al mismo tiempo no lo es: es tomate de industria, se dice en la reseña del libro “el imperio rojo”. En 1830 el kétchup se vendía como medicina, el Dr. John Cook Bennett, en Ohio, pensó en aconsejarlo para la indigestión.

Ofertas de salsas de tomate en el parque alimentario del FICO de Bolonia

El libro el imperio rojo explica la historia de las sopas y salsas de la marca de Pittsburgh, Pensilvania., la Heinz. Esta marca es conocida por ser la número 1 y sobre todo por su mensaje publicitario y centenario de “57 variedades de salsa”, la más conocida el kétchup .

En 1896, la H. J. Heinz Company, estaba vendiendo más de 60 productos agroalimentarios diferentes.

En los años 50 se inauguró una empacadora de tomates con el objetivo de procesar esta hortaliza y globalizar la venta del tomate de industria. Al mismo tiempo encargaron un plan de mejora varietal a la Universidad de California, en Davis y ensayaron una estrategia de nuevas variedades en sus plantaciones

El negocio del procesado de tomates en Heinz prosperó, en el sur de Estados Unidos vendían tomates en fresco, y a los estados del norte y Canadá les enviaban tomates procesados.

La paradoja según Viladomiu es actualmente llamar a África como el gran consumidor actual de tomate, y objetivo de comercio para los marquistas globales de salsas de tomate.

¿Cuál es el verdadero significado de las latas de Campbell’s de Andy Wahol?

El comercio mundial de tomates tiene 3 frentes. En Italia están los maestros del consumo. Los italianos son los mayores consumidores de tomate por persona y año del mundo. Los italianos fueron los mayorers influencers del consumo de tomates. Italia, en los años 50, es la especialista de la poscosecha y diseña fábricas procesadoras de tomate. Las vendían llave en mano. En California se desarrolló la extensión, masificación y mecanización del cultivo de tomates, la modernización de su poscosecha y se intensifican las técnicas de procesado. Interviene la innovación gastronómica, y en las tiendas de alimentación y los foodservice aparecen sopas y salsas continuamente. Los americanos crean marcas globales de sopas como la Campbell’s y salsas de tomate, la Heinz, la más grande. Ahora, China es cuantitativamente el mayor productor y consumidor de tomates del mundo.

El mercado africano de consumo de tomate entre 1950 y el año 2000 estaba dominado por los italianos. En 1997 de 115 mil toneladas de concentrados de tomates, el 78% viene de Nápoles. En 2002 desde Nápoles, venden 222 mil t, una parte con la marca Gino; marca Italia con destino Africa.

La marca Gino, fué una idea de Watanmal, un grafista californiano que se inspira en los botes de hojalata italianos.

En 2004 en China, cerca de Pekín la empresa Chalkis construye una fábrica de conserva de tomate, 100.000 t y produce con la marca Gino. Otros, hacen lo mismo, como la Cofco, China national cereals, ils and foodtuffs corporation. En 2013 una cuarta parte de las exportaciones a África de concentrados de tomate vienen de Italia, el resto de China. Actualmente el 70% es chino.

Empresa Morning Star la fundó Mr. Chris Rufer 1970. empezó como una compañía de transporte. Creció hasta transformarse en una empresa a gran escala de pasta de tomate. Tienen macro plantaciones y es una empresa muy grande; la mayor de California, con capacidad de producción para procesar 760 toneladas de tomate por hora.
Venden su producto a supermercados, y a marcas de food services. Comercializan como marca consumidor, y si es el caso, con la marca del “distribuidor”.

La Morning Star en Estados Unidos

La The Morning Star Co es una empresa agroalimentaria de producción y transformación de tomates. Procesa el 25% del total de California y suministra el 40% del tomate concentrado en USA. La estrategia, pocos empleados, mecanización y automatización. Son las fábricas con mayor productividad, 2.500 t a la hora.

Anteriormente a los años 2.000 en China la trazabilidad de los tomates que se emplean en el procesado es muy difícil de conocer. En China, entonces, les interesaba el mercado africano, el primer mercado de consumo de tomate concentrado. Los promotores de la producción de tomate concentrado chino han movido sus negocios hacia África y tienen marcas exóticas como San Cristóbal y Nieves.

Desde la región autónoma de Xinjang en China, 24 millones de habitantes; es una región desértica y pobre; se ha movido un inmenso comercio global para el llamado tomate de industria.

El tomate lo introduce “Bingtuan”, Xinjang Produce and Construction Corps, la XPCC o Bingtuan, un consorcio militar y agroindustrial, creado en 1954 con el objetivo de colonizar Xinjiang Chalkis. En esta región, inicialmente, para implantar las plantaciones de tomates se utilizaron trabajadores forzados – presidiarios. La Cofco holding en la época de Mao era la única empresa a través de la cual se importaban alimentos en China. La Cofco Tunhe ahora tiene 15 fábricas de tomate concentrado.

La Conesa Group, de Extremadura, es el líder de tomate transformado en Europa, es el gran fabricante de tomate en polvo. Tienen 2 fábricas en Xinjiang.

Durante el trienio 1990-93 italianos y chinos se dieron cuenta que el clima de Xinjiang es muy bueno para cultivar tomates. De menos de medio millón de t, en 3 años pasaron a 5 millones de t. En 2011 tenían 20 millones anuales de toneladas de “triple concentrado de tomate” y toda esta tomatada orientada a la exportación.

Italia ha globalizado el consumo de tomate. Italia es el origen de una gastronomía con empleo masivo de tomates, principalmente con el fast-food, de pasta pizza. Puede pensarse que la historia del tomate concentrado comenzó con suministro de tomates al mercado norteamericano, por los inmigrantes italianos

Parma fué el origen de la conserva de tomates a finales del siglo XIX especializada en el concentrado. Emilia Romagna después de la segunda guerra mundial se especializa en la poscosecha y en diseñar fábricas procesadoras de tomate, llave en mano. Al principio conquistaron a los productores de tomates de Estados Unidos y a partir de los años 60 y sobre todo los 90 a los China.

En Italia ahora el comercio de tomate está en los puertos del sur, en Salerno y Nápoles, en dónde están las conserveras más importantes de tomate pelado. Antonio Petti desde los años 90 se trae el tomate concentrado desde China. Compra tomate procesado y concentrado y lo re-exportan a África. Libia con 6 millones de habitantes consume más tomate concentrado que Alemania.

Los italianos fueron los diseñadores y constructores de equipos y fábricas para los conserveros de tomates por todo el mundo. Ahora importan concentrado de tomate chino y lo re-exportan con marca italiana. Los norteamericanos hacen negocios comprando y concentrando marcas y lo mismo con las industrias tomateras.

En las industrias del concentrado de tomate hay una competencia feroz, hay exceso de fábricas de concentrados, y sus clientes son: Heinz, Unilever, Nestlé o Kraft. El poder lo tienen las marcas.

Esta historia del tomate, también puede contarse así; en 2013 Heinz se vende a Berskshire Heathaway, la gestora dirigida por Warren Buffett y 3 G Capital de Brasil. A partir de entonces se cierran fábricas de concentrados de tomate en el mundo y se utilizan las materias primas de los procesados en California y se importan grandes cantidades de ingredientes desde China

En 2015 Heinz se fusiona con Kraft Foods una de las mayores empresas de agroalimentación del mundo, los de Warren Buffet, continúan en el negocio; las acciones de la compañía en poco tiempo crecen un 50%.

……………..

El imperio del oro rojo

El tomate de industria es un alimento que ha sufrido enormes transformaciones en las últimas décadas, con la entrada de China como operador global en el mercado mundial.

Los procesados de tomates, sopas, salsas, llegan a la gastronomía tras procesos de poscosecha, transformación y empaquetado que hacen imposible que el consumidor pueda comprobar su verdadera composición u origen.

Para seguir el rastro a las salsas de tomate, cuya hegemonía en las cocinas no es comparable con ninguna otra en la era capitalista. Los tomates para procesado se cultivan en 170 países, es un negocio que mueve 38 millones de toneladas al año y su consumo no para de crecer.

Jean-Baptiste Malet es el autor del libro “el imperio rojo” ha realizado una investigación de dos años entrevistando a comerciantes, recolectores, agricultores, genetistas, fabricantes de maquinaria y hasta militares, en países como China, Italia, Estados Unidos y Ghana.

Lo que ha descubierto Malet revela que el comercio de concentrado de tomate, un ingrediente indispensable en todas las dietas y presente en casi todos los recetarios del mundo, no solo tiene una enjundia insospechada y fuertes conexiones mafiosas, sino que su historia puede hacer tambalear el relato sabido de la industrialización e incluso la forma en que contemplamos el funcionamiento del mercado global

El imperio del oro rojo es un libro de Jean-Baptiste Malet, donde aparece una historia apasionante de investigación sobre las consecuencias del consumo globalizado. El autor relata la explotación de migrantes, etiquetado falso, productos importados … Malet describe en su libro un sistema comercial conflictivo, donde “la violencia extrema” predomina entre las organizaciones criminales de la agricultura.

A continuación un video con un “trailer” sobre la promoción del libro de Jean-Baptiste Malet, y una entrevista al autor del «imperio del oro rojo».

Encuesta mundial sobre el tomate de indsutria