Rate this post

Las chufas orgánicas son producidas de manera sostenible y responsable

La Tigernuts Traders es la primera empresa valenciana del sector agroalimentario con el sello ‘Fair For Life’ de Ecocert. Esta certificación garantiza a los consumidores que las chufas orgánicas son producidas de manera sostenible y responsable. Se ha creado un fondo de desarrollo ligado a ‘Fair For Life‘ destinado a proyectos agrícolas y sociales que favorezcan a la población local de Níger donde está ubicada la granja. La empresa Tigernuts Traders ha lanzado una web para explicar el cultivo ecológico de las chufas ‘Fair For Life‘.

La firma Tigernuts Traders es la primera empresa valenciana del sector agroalimentario con el sello ‘Fair For Life’ que otorga el organismo de certificación Ecocert, empresa auditora independiente que garantiza a los consumidores que los productos de la empresa son producidos de manera sostenible y responsable y garantizan el compromiso social de la empresa hacia sus trabajadores.

El sello ‘Fair For Life’ avala las chufas biológicas que la empresa valenciana adquiere a su proveedor en Níger que cuenta con una granja en la zona de Niamey que abarca alrededor de 600 hectáreas y una producción anual de 700 toneladas de chufa orgánica. La auditora Ecocert, organismo de control y certificación fundada en Francia en 1991, ha realizado durante dos años estudios e inspecciones in situ para evaluar y asesorar al socio local de Tigernuts Traders en Níger en los requisitos para obtener el sello de comercio justo. “Fair For Life” garantiza que las chufas ecológicas han sido producidas en condiciones de trabajo dignas y compradas a un precio justo y avala a los consumidores que la chufa orgánica es cultivada de manera sostenible y responsable.

Además, se ha creado un fondo de desarrollo, al que se destina el 5% de la facturación, ligado a ‘Fair For Life’, con el que va a ejecutar en los próximos años proyectos agrícolas y sociales que favorezcan a la población local. En concreto, a lo largo de este año 2018 se está trabajando en la construcción de nuevas viviendas para las familias que trabajan en la producción y en la implantación de energías renovables en la granja agrícola.

En la actualidad, alrededor de 300 personas entre hombres y mujeres trabajan en el cultivo, recolección, limpieza y calibración de la chufa en la granja de Níger, que lleva más de 10 años cultivando chufas BIO. Los empleados que trabajan en esta granja firman un contrato donde se incluyen todas las cláusulas ligadas a las condiciones de Fair Trade como horarios de trabajo, salario, días de descanso o cobertura sanitaria gratuita. También se les explica qué es el comercio justo y cómo va a repercutir en su comunidad las condiciones de esta norma.

“Estas chufas producidas bajo el paraguas de Comercio Justo garantizan su trazabilidad desde su producción de origen hasta su venta y comercialización, un salario y condiciones laborales justas para los trabajadores, un compromiso con el desarrollo de la población local y que el cultivo ecológico sigue los protocolos de sostenibilidad del medio ambiente”, asegura Daniel Carrión, gerente de Tigernuts Traders. El objetivo de la firma en los próximos años es extrapolar esta iniciativa en la plantación de Níger a otras zonas productoras del Sahel como Burkina Faso, Mali, Togo o Benin.

Tigernuts Traders ha creado una plataforma web para mostrar el proceso del cultivo ecológico de la chufa en la plantación con sello ‘Fair For Life” de la granja del socio de la firma valenciana en Níger.
La empresa valenciana está realizando una apuesta por la calidad y la innovación, a través del desarrollo de nuevos usos y certificaciones como IFS Global Markets de OCA Cert, la espiga barrada internacional de Gluten Free bajo la supervisión del Sistema de Licencia Europeo, OK Kosher o el sello BIO y Fair For Life de Ecocert.

Sobre Tigernuts Traders
Empresa líder en comercialización de chufa con más de 2.000 toneladas anuales procedentes de diferentes países que transforma en sus instalaciones para exportar a más de 30 países de todo el mundo. Con más de 20 años de experiencia, la firma está apostando por la producción ecológica y la búsqueda de nuevos usos para la chufa como harina, aceite, snacks, muesli o cosméticos a través de sus programas de I+D+i.

Informaciones relacionadas

Los nuevos usos de la chufa que triunfan en el mundo