En la búsqueda de alimentos funcionales, a veces nos encontramos con excelentes proveedores de nutrientes. La castaña de cajú está dentro de este grupo

Beatriz Riverón, Bioquímico farmacéutica

 

El cajú o anacardo a menudo se considera el fruto del árbol de anacardo (Anacardium occidentale, familia Anacardiaceae) cuando, de hecho, es una pseudofruta.

Lo que popularmente entendemos como anacardo o cajú consta de dos partes: la propia fruta, que es la castaña; y su pedúnculo floral, el pseudofruto, de cuerpo piriforme, amarillo, rosado o rojo.

El fruto del cajú es carnoso y la semilla, la castaña, está en la parte inferior

El anacardo, la pseudofruta, es jugoso y rico en vitamina C y hierro y con él, se preparan jugos, dulces, pasas y rapadura. Como su jugo fermenta rápidamente, se puede destilar para producir un brandy de “cauim”. Con él también se elaboran bebidas no alcohólicas, como la “cajuína”.

De sus fibras (residuo), ricas en aminoácidos y vitaminas, mezcladas con especias, se elabora la «carne de anacardo».

 

La planta de cajú es un arbusto

La fruta en sí es dura y oleaginosa; su semilla, la castaña, se consume después de tostar la fruta para quitarle la piel y puede usarse al natural, salada o con azúcar.

La extracción de la castaña después del secado del fruto, es un proceso que requiere tiempo, método y mano de obra. Los indígenas lo tostaban directamente en el fuego, para eliminar el «líquido del anacardo» y después de enfriarlo, se rompía la cáscara para retirar la castaña.

Con la industrialización, este método tiene más etapas: lavado y humidificación, cocción, enfriamiento y rotura de la cáscara en formas mecánicas.

Hoy en día, la castaña de cajú es un alimento básico común en todas las regiones con clima cálido y húmedo.

Comúnmente cultivada en Brasil, esta especie abunda en la región del Noreste. También se cultiva en la India. Los países que lideran la producción de anacardos son Brasil, Mozambique, Nigeria y Tanzania.

La castaña es rica en fibras, proteínas, varios tipos de aminoácidos, carbohidratos, vitamina K, vitamina PP, complejo B (aunque carece de vitamina B12), minerales como magnesio, manganeso, hierro, cobre, fósforo, sodio y especialmente zinc.

 

Beneficios que trae el consumo de castañas de cajú

Previene el envejecimiento prematuro, ya que es rico en antioxidantes como polifenoles, carotenoides y vitamina E, que evitan los efectos que los radicales libres producen a las células.

–  Ayuda contra el cáncer. La castaña contiene flavonoides tal como las proantocianidinas (también encontradas en las semillas de uva), sustancias altamente antioxidantes que ayudan a prevenir el daño celular causado por los radicales libres.

– En el sistema cardiovascular, la presencia de ácido oleico (insaturado) colabora en la formación de lipoproteínas de alta densidad (HLD). Y la hipertensión arterial, que es un problema para muchas personas, puede disminuirse, ya que el consumo de castañas también puede promover un equilibrio saludable por su contenido en magnesio que ayuda a mantener la presión bajo control.

Cabellos saludables. El cobre, entre otras funciones, es importante para la salud del cabello manteniendo su pigmentación. El mineral participa en la síntesis de melanina, que retrasa la aparición de las canas.

Huesos fuertes. Comer nueces de anacardo también puede ayudar con la salud de los huesos y de los dientes pues son ricas en magnesio y calcio, minerales esenciales para la salud de toda la estructura ósea del cuerpo.

Bilis sana. La fruta puede retrasar la aparición de cálculos biliares. La investigación afirma que el desarrollo de ellos se reduce hasta en un 25%.

– Su sabor mantecoso no solo agrada al paladar, potencializando el funcionamiento metabólico. Ayuda al sistema digestivo. Una buena digestión es fundamental, por lo que el consumo de castañas puede ayudar a asegurar que las comidas se digieran correctamente y en periodos regulares, evitando molestias por acúmulo de toxinas y también por retención de fluidos.

– Colabora de forma significativa con el fortalecimiento del sistema inmunológico. La suplementación con hierro es una de las principales opciones. El mineral es importante para la acción preventiva contra las anemias junto con el ácido fólico también presente, y en estados que pueden comprometer la salud y energía para la realización de las actividades diarias.

Ojos sanos. Su consumo de forma moderada y regular, puede ayudar a prevenir la acción de los rayos UV, reduciendo la posibilidad de degeneración macular.

Ayuda contra la diabetes. Luego de analizar el comportamiento de algunos diabéticos, se pudo observar que con la inclusión de castañas de cajú en el menú, se favorecía la salud de las personas afectadas por fluctuaciones de los niveles de azúcar en la sangre. Al ser rica en fibras, retrasan la absorción, evitando picos de glucosa.

Más músculos. Para quienes están interesados en la hipertrofia la ingestión de castañas de cajú también pueden ser convenientes, ya que contienen magnesio, que junto con calcio, puede actuar sobre el sistema nervioso y el tono muscular, favoreciendo los músculos y las células nerviosas. La falta de magnesio puede provocar espasmos musculares, migrañas, fatiga e incluso calambres, que pueden tener consecuencias para un buen rendimiento en el entrenamiento. Con el consumo regular de castañas, este suministro de magnesio se conserva y reduce la posibilidad de algunas de estas reacciones indeseables.

– Como precaución, mejora la depresión, ya que es rico en zinc, el cual, según algunos estudios, es un mineral cuya deficiencia se ha asociado a esta condición.

Previene la osteoporosis, ya que contiene calcio y fósforo, siendo estos minerales importantes para mantener o aumentar la densidad ósea.

– Y debido a la presencia de zinc, el consumo de esta nuez es de suma importancia en los procesos inflamatorios y en la cicatrización de heridas.

A pesar de sus beneficios, este alimento debe consumirse en porciones moderadas, ya que posee grandes cantidades de calorías y, por tanto, en exceso, favorece el aumento de peso.

Este fruto seco se puede encontrar en supermercados o tiendas de suplementos naturales.

¿Cómo incluir castañas de cajú en la dieta?

Se pueden consumir en pequeñas porciones, unos 30 gramos al día, y preferiblemente sin sal. Esta fruta seca se puede incluir en bocadillos junto con otros alimentos como frutas y yogures, y también se puede agregar a ensaladas. Triturada en forma de harina puede usarse para elaborar galletas y panes, y también en forma de mantequilla para untar.

Fuentes:
Wikipedia: Caju
TuaSaùde.com
Ageitec, Agencia Embrapa de Informaçao Tecnológica

Biblioteca Nacional de Medicina: PubMed.gov
Cashew Nut Consumption Increases HDL Cholesterol and Reduces Systolic Blood Pressure in Asian Indians with Type 2 Diabetes: A 12-Week Randomized Controlled Trial
Viswanathan Mohan , Rajagopal Gayathri , Lindsay M Jaacks , Nagarajan Lakshmipriya , Ranjit Mohan Anjana , Donna Spiegelman , Raman Ganesh Jeevan , Kandappa K Balasubramaniam , Shanmugam Shobana , Mathialagan Jayanthan , Viswanathan Gopinath , Selvakumar Divya , Vasudevan Kavitha , Parthasarathy Vijayalakshmi , Mookambika Ramya Bai R , Ranjit .Unnikrishnan , Vasudevan Sudha , Kamala Krishnaswamy , Jordi Salas-Salvadó , Walter C Willett.
J Nutr 1;148(1):63-69, 2018

Imágenes: TuaSaùde.com

Informaciones relacionadas