La comida cuesta más de lo que pagamos en las tiendas

Si se pone un precio real en la etiqueta de un alimento con una breve explicación, al consumidor le ayudará a elegir

Imagen Nattanan Kanchanaprat en Pixabay

[kkstarratings]

DEBATE
La comida cuesta más de lo que pagamos en las tiendas. Producir los alimentos implica afectaciones al suelo, pérdida de biodiversidad, o recurrir a obligar a trabajar a los niños. Hay un método para hacer visibles los costes ocultos. Hay que indicar a los consumidores y productores que busquen opciones sostenibles, dice el artículo The true price of food

Revista Wageningen World

En la Revista Wageningen René Didde, con infografía de Holland Hoogte explica que Willy Baltussen en una sección de frutería del supermercado pensaba “me encantan estas judías verdes”. Las judías verdes tienen baja puntuación en el CO2 del transporte -realizado en avión- el comprador piensa ayudo al desarrollo porque las cultivan en Kenia, allí hay poco trabajo infantil -en éste país los niños van a la escuela- y las leguminosas capturan nitrógeno del aire, además las judías son saludables.

El economista Willy Baltussen, investigador de Wageningen Economic Research, quiere desarrollar un método para comunicar los costes ocultos de judías verdes y otros alimentos, incluyendo aspectos del cambio climático, el coste social de los trabajadores, la discriminación o el maltrato animal. Hay costes ocultos, dice. A veces se pagan costes ocultos con fondos públicos.

Si se pone un precio real en la etiqueta de un alimento con una breve explicación, el consumidor tendría una idea de los principales costos. Esto les ayudará a elegir.

Dos partes privadas participan en el consorcio junto con Wageningen Economic Research: Precio Verdadero  -the true price of food- y Bionext, junto a otros socios de la economía agroalimentaria holandesa como el Rabobank o la Groenten-Fruithuis

La agricultura y la producción de alimentos son responsables del 30 por ciento de las emisiones globales de CO2, un impuesto al CO2 emitido en la producción de alimentos proporcionaría un incentivo importante para ahorrar energía.

Los agricultores que cultivan orgánico quizás tienen menos kilos pero contaminan menos. Su esfuerzo debería ser compensado.

El consorcio que está trabajando en un “the true price of food” también está estudiando el alcance de un protocolo para compartir los costos de una producción de alimentos más sostenible de manera equitativa entre todas las partes en la alimentación, en la cadena.

Buscar el precio real de un alimento puede tener como objetivo garantizar un precio justo, los productores que reduzcan los costes ocultos deben obtener recompensas compartidas por todas las partes: supermercados, fruterías, importadores y empresas procesadoras de alimentos, según Baltussen. Actualmente se espera que sean los agricultores los que persigan la sostenibilidad y carguen con los costes.

A veces invertir en sostenibilidad, reducir los costes ocultos, no siempre es más caro, porque menos agua y energía es bajar coste. En agroalimentación hay mucha tecnología disponible, y, el coste aéreo es muy caro, y la afectación del CO2 a los alimentos que dan vueltas al mundo en barcos también.

Los productores de alimentos realizan una actividad económica y si lo hacen con prácticas sostenibles deben ser recompensados creen los autores del proyecto.

Durante este proyecto estos investigadores diseñarán y construirán con datos científicos un potente software independiente basado en los datos reales conocidos actualmente sobre el “precio verdadero y justo” de un alimento. Los investigadores sobre the true price of food creen en una opción de código abierto y disponible gratis para todos los actores del la cadena de suministro desde el productor a las mesas de los consumidores.

En la agricultura actual hay satélites y drones y se mide con precisión cuántos árboles hay en un capo o están afectados por sequía, por ejemplo, o el resultado de una fumigación. ¿Porqué no interesa conocer el precio real de un alimento?

Basar la sostenibilidad en el mercado es una buena opción, el consumo consciente puede ser persuasivo, mejor si cuenta con la complicidad del legislador.

Informaciones relacionadas

True Cost of Food. Discussion Paper: Unpacking the value of the food system.  PDF, 23 páginas, Junio 2019

La horticultura de proximidad es una oportunidad

La montaña rusa de los precios de frutas y verduras