Rate this post

El sector de alimentos es uno de los más competitivos en un país moderno.

Los cocineros necesitan tener el mayor nivel de innovación y desarrollo tecnológico

NUTRICIÓN. El pasado 30 y 31 de agosto, reputados cocineros regionales participaron en el primer Foro de Alimentos y Cocinas Regionales de América organizado por la Fundación ArgenINTA. Diez cocineros del continente americano valoraron y ensalzaron las tradiciones y saberes culinarios, unidas desde el origen a las producciones locales.

Referentes en cocinas regionales en el primer Foro de Alimentos y Cocinas Regionales de América

Los asistentes al foro destacaron la importancia de las cocinas locales, las cuales están ligadas a la identidad de sus habitantes. Enfatizaron en los desafíos actuales que la producción local debe asumir, entre ellos, incrementar la producción, respetar el medio ambiente, reducir el desperdicio de alimentos y obtener resultados de calidad para asegurar una comercialización exitosa.

El cambio climático o el avance de la ciudad sobre el campo son factores que han originado nuevas plagas y enfermedades, el desarrollo sostenible de los territorios puede ayudar a combatirlas. Con ayuda de la tecnología y la sostenibilidad se puede generar materias primas y alimentos inocuos.

El papel del INTA es, en parte, actuar como una plataforma para aplicar políticas públicas en el territorio y conservar material genético de especies vegetales y animales que constituyen el patrimonio argentino, según indicó Héctor Espina, director nacional del INTA, “el INTA protege más del 90 % de los recursos vegetales que dispone la Argentina, con uso alimentario o con posibilidad de uso alimentario”. Además, destacó la importancia del turismo para la difusión de los alimentos regionales, en palabras de Espina, “alimentarse no es sólo consumir nutrientes, sino un hecho cultural más profundo que tiene que ver con los sabores particulares del terruño, la historia del lugar y de los alimentos”.

Espina, también informó sobre Prohuerta, un programa de políticas públicas del INTA que promueve las prácticas productivas agroecológicas para el autoabastecimiento, la educación alimentaria, la promoción de ferias y mercados alternativos con una mirada inclusiva de las familias productoras.

En la intervención de Espina, éste añadió datos sobre otros proyectos especiales para realizar obras de infraestructura rural como cisternas y aljibes para dar acceso al agua.

El sector de los alimentos es competitivo y con un nivel alto en innovación y desarrollo tecnológico, factores que deben estar unidos a la sostenibilidad del ambiente.

 

Informaciones relacionadas: Nutrición y sistemas alimentarios sostenibles  /  Reducir el desperdicio de alimentos no es una quimera  /  Agricultura local para retos globales: visión de la profesora Louise O. Fresco  /  Calidad, diversidad, seguridad alimentaria y soluciones a la carta para la industria hortofrutícola  /  Hortalizas en las ciudades  /  Propuestas para reducir el desperdicio alimentario: el proyecto REFRESH