La FAO plantea que el rápido desarrollo que han experimentado las ciudades ha pasado por alto dos factores claves como son la seguridad alimentaria y la nutrición

El artículo “Cinco formas de hacer que las ciudades sean más saludables y sostenibles” propone mecanismos de actuación

 

PUBLICACIÓN
Una buena planificación urbana, incluida la promoción de espacios verdes y sistemas alimentarios sostenibles, puede tener un efecto positivo en la seguridad alimentaria y la nutrición. También puede ayudar a mejorar los medios de vida y el bienestar de las personas en comunidades urbanas y periurbanas.

Más de la mitad de la población mundial vive ahora en ciudades. Dado que se espera que ese número aumente al 68 por ciento para 2050, la urbanización es una de las tendencias más transformadoras del mundo.

Las ciudades ya son responsables del 70 por ciento de los desechos globales y consumen casi el 80 por ciento de la energía mundial. Si bien esta rápida urbanización ha sido el catalizador de soluciones innovadoras en muchas áreas, incluidas la vivienda, el transporte y la infraestructura, a menudo se pasa por alto un factor clave: la seguridad alimentaria y la nutrición.

Desafortunadamente, la vida en la ciudad a menudo engendra malas elecciones dietéticas. Las áreas urbanas también son una fuente importante de desperdicio de alimentos. La expansión urbana también se está produciendo a expensas de los recursos naturales y los espacios verdes, lo que aumenta la vulnerabilidad de las comunidades urbanas a los efectos del cambio climático. Si queremos crear ciudades saludables y sostenibles para las generaciones futuras, debemos reevaluar la forma en que funcionan nuestras ciudades. La Agenda Alimentaria Urbana de la FAO apoya a los responsables políticos de todo el mundo para incorporar los sistemas alimentarios en la planificación urbana.

A continuación, las cinco formas en que podemos hacer que las ciudades sean más saludables y sostenibles, publicadas por la Agenda de la Alimentación Urbana

Promoción de la agricultura urbana

Cuando piensas en agricultura, la mayoría de la gente piensa en áreas rurales. ¿Pero sabías que más de 800 millones de personas en todo el mundo practican la agricultura urbana (y/o periurbana)?

Al preservar las tierras agrícolas en las áreas urbanas, podemos acortar las cadenas de suministro y la cantidad de CO2 emitida al transportar alimentos de las áreas rurales a las urbanas.

Producir y vender más alimentos frescos dentro de la propia ciudad puede reducir el impacto ambiental de la distribución de alimentos, aumentar las oportunidades para cadenas de suministro locales inclusivas y mejorar el acceso a alimentos nutritivos, por ejemplo, a través de los mercados de agricultores.

El concepto de la Ciudad de los 15 minutos

En Colombia, más de 7.500 familias se benefician de programas de huertos comunitarios promovidos por la FAO, que también dan la posibilidad de vender los excedentes. El proyecto fue tan exitoso que Colombia ahora está desarrollando una serie de iniciativas políticas, legislativas y gubernamentales para promover esquemas similares en todo el país.

Fomento de dietas saludables

Los «reyes» de la comida procesada quieren vestirse de «vegetal»

Los estilos de vida y los patrones dietéticos están fuertemente influenciados por los tipos de alimentos disponibles y su asequibilidad. En las ciudades donde hay una gran variedad de opciones de comida rápida y conveniencia, los alimentos disponibles son a menudo densos en energía y altamente procesados. Esta es una tendencia creciente.

En los países de ingresos medianos bajos, el consumo de alimentos procesados con poco valor nutricional aumentó en un 5,45% anual entre 1998 y 2012. Los gobiernos nacionales y las administraciones municipales de los países en desarrollo enfrentan el problema de tener que lidiar con la desnutrición, pero también con los efectos en la salud de la obesidad que está aumentando a un ritmo alarmante.

El artículo de la FAO menciona una iniciativa llevada a cabo en Singapur en 2014 que involucró un programa de comidas más saludables. En Europa existe una concienciación creciente de la importancia de los alimentos vegetales no procesados o poco procesados y hasta la cadena de hamburguesas McDonalds promociona hamburguesas basadas en proteínas vegetales. De todas formas, hay mucho por hacer ya que la reglamentación publicitaria permite mensajes en alimentos procesados cuya veracidad es cuestionable.

En el programa llevado a cabo en Singapur, en poco más de un año, la cantidad de opciones de comidas más saludables se había duplicado.

La alimentación en el centro del debate global

Reducir y gestionar el desperdicio de alimentos

Los habitantes de las zonas urbanas consumen hasta el 70 por ciento del suministro mundial de alimentos, pero gran parte se tira a la basura. Aunque las causas del desperdicio de alimentos varían de una región del mundo a otra, la planificación y la poscosecha de los alimentos en general deficiente, el embalaje inadecuado, el almacenamiento inadecuado y las prácticas culturales contribuyen al problema.

Además, los residuos de alimentos que no se reciclan o reutilizan están llenando los vertederos. Allí se descompone y genera metano, un gas de efecto invernadero más dañino para el planeta que el CO2. Este escenario no es solo un desperdicio de alimentos, sino también un desperdicio de energía, dinero y recursos naturales como la tierra y el agua que se utilizan para producir y procesar los alimentos.

Las medidas de la ciudad para recuperar alimentos seguros y nutritivos y redistribuirlos a través de organizaciones benéficas y bancos de alimentos, el compostaje o la utilización de alimentos desechados para generar energía pueden tener un gran impacto en la reducción del desperdicio de alimentos.

Campañas #StopDesperdicio de alimentos por todo el mundo

Impulsar los espacios verdes para lograr entornos más saludables y mejores estilos de vida

A medida que las áreas urbanas continúan expandiéndose, los espacios verdes están desapareciendo. Más que solo por el atractivo estético, los árboles y las áreas verdes son esenciales para mejorar la calidad del aire, mitigar las temperaturas urbanas, fomentar la actividad física y mejorar la salud en general. La contaminación del aire, el aumento de las temperaturas locales y los estilos de vida sedentarios pueden aumentar la probabilidad de enfermedades cardiovasculares y respiratorias, obesidad y alimentar la propagación de nuevos patógenos.

Ciudades con vida. Naturalizar las ciudades. Las Green City.

Los sistemas alimentarios deben planificarse y gestionarse junto con el medio ambiente verde para frenar la contaminación, fomentar dietas saludables y la actividad física. En Los Ángeles, por ejemplo, los investigadores han descubierto que cuantos más parques haya a menos de 500 metros de la casa de un niño, menor será el índice de masa corporal (IMC) de ese niño a los 18 años.

Reconexión de las ciudades con las zonas rurales circundantes

Las ciudades y las áreas urbanas no funcionan aisladas de las áreas rurales. De hecho, dependen en gran medida de las regiones rurales que los rodean. Las ciudades dependen en gran medida de las áreas rurales vecinas para obtener alimentos, mano de obra, suministro de agua y eliminación de desechos alimentarios.

En la ciudad de Kisumu, Kenia, el Grupo Asesor de Enlace Alimentario, una plataforma de partes interesadas que comprende actores urbanos y rurales, está adoptando un enfoque más amplio y reconectando la ciudad con la región en general en la planificación de su sistema alimentario.

En València, España el debate de la ciudad y su «Horta» lleva 40 años entre los urbanistas, los propietarios de los campos y la política. La FAO ha catalogado  l’Horta de València como Patrimonio Agrícola Mundial.

En Europa el interés por la alimentación local, o lo más local posible, es una tendencia claramente creciente.

Fuente: Five ways to make cities healthier and more sustainable

En Octubre 2020 se celebró un webinar sobre «Cómo los sistemas alimentarios pueden respaldar una recuperación post-COVID justa y ecológica» con reflexiones temáticas y resultados de #AfricanCITYFOODMonth; organizado por daringcities.org

El concepto «Ciudades Verdes» según la ONU

Sobre el concepto Green City

En Barcelona en 2004 Jordina Papasseit creó una asociación denominada X+Verd  con la intención de promover congresos y propuestas  para una «Ciudad Verde«.  Se trataba de promover iniciativas para destacar el valor del verde en las ciudades como factor de valor para las personas. La asociación celebró 2 congresos 2005-2007 con la participación de «Green Forum’s» de 9 países europeos europeos y publicó el libro «El verd urbá com i perqué?

Informaciones relacionadas

LLegó el Día de la Naturaleza