Rate this post

Hay bastantes estudios que señalan que la mayoría de la comida que se tira tiene su origen en las normativas que imponen los grandes compradores de la distribución alimentaria, los supermercados.

Las condiciones de compras de los supermercados transfieren las buenas prácticas y los riesgos de seguridad alimentaria a los productores de alimentos. Hay cierto desequilibrio de poder. Las exigencias en las condiciones de suministro de los grandes vendedores de alimentos producen costes asociados al desperdicio alimentario que tienen los productores.

En el Reino Unido los supermercados venden el 85% de todas las frutas y verduras. Esta concentración en el tipo de comercio para estos alimentos es el motivo de que tengan menos venta, un ejemplo son los frutos con algún mal aspecto pero de excelente calidad, cuentan en FeedBack, una organización creada para frenar el desperdicio alimentario.

La comida que se tira por razones estéticas, pequeños defectos de forma o color, es una de las principales razones del desperdicio. Los estudios sobre desperdicio realizados en el Reino Unido indican que hay causas evidentes del desperdicio de alimentos debidos a la cancelación de pedidos, cambios en las previsiones de venta, modificaciones retrospectivas de contratos de suministro y con las exigencias de calidad determinadas por profesiones demasiado urbanitas y poco conocedores de la realidad agroalimentaria.

Las exposiciones de grandes cantidades en graneles son un mensaje de abundancia a precio bajo. Es una misiva favorecedora del desperdicio de alimentos

El desperdicio alimentario, si fuera el de un pais, seria el causante del mayor tercer emisor de gases de efecto invernadero, después de China y Estados Unidos. El desperdicio de alimentos a nivel global es un escándalo monumental. La búsqueda en You Tube con la entrada desperdicio alimentario muestra 2.200 videos a la sociedad le preocupa este tipo de costes sociales.

Los estudios y conclusiones sobre desperdicio alimentario realizadas en el Reino Unido y también por Refresh en Berlín o Aeccoc en España -con la iniciativa “la alimentación no tiene desperdicio, apróvechala– son aplicables en la mayoría de los países denominados “desarrollados”. En otras regiones del mundo a mayor parte del desperdicio de alimentos se produce por malas prácticas agrícolas, una deficiente gestión de las tecnologías de poscosecha y deficiente infraestructura logística desde el campo a los mercados urbanos, y, de éstos a los hogares.

The Global Food Waste Scandal

Dentro del proyecto de la UE Horizonte 2020 –REFRESHResource Efficient Food and dRink for the Entire Supply cHain, 26 socios de 12 países europeos y de China trabajan juntos para contribuir a los objetivos de reducir el desperdicio alimentario en la UE, reducir los costes de gestión de residuos, y maximizar el valor del desperdicio alimentario inevitable y del material de embalaje. Este proyecto finaliza en 2019.

En la Universitat de Barcelona, UB, realizan, desde 2013, una campaña de prevención del desperdicio alimentario, “som alló que llencem”, somos lo que tiramos, dicen. En su proyecto explican como una medida primordial la reducción del desperdicio en la producción, transformación, distribución, en la hostelería y cadenas de restauración. En nuestros hogares, en nuestra neveras, en el caso de España, tiramos un poercentaje mayor de la tercera parte de todo el desperdicio total de alimentos.

En el proyecto de la UB proponen promover el compostaje de los deperdicios orgánicos, fomentar la información sobre estos temas, -manuales de buenas prácticas- denunciar la relación desperdicio – medio ambiente y pobreza; y, la cooperación entre administraciones y organizaciones profesionales.

En la historia de las actuaciones de la UB cuentan que en su universidad comenzaron a hacer fotos en papeleras y contenedores de basura. En las fotos aparecía mucha comida. Al mostrar las fotos la gente se escandalizaba: Como consecuencia apareció una guía de recomendaciones. El desperdicio en Catalunya es un problema de 35 kilos por persona y año, 262.471 toneladas de alimentos tirados a la basura cada año.

El Ayuntamiento de Barcelona y la Generalitat de Catalunya promueven la campaña “som gent de profit” -somos gente de provecho- con exposiciones, talleres en escuelas, visitas a los mercados municipales y acciones mágicas para nuestras neveras; ¿quieres aprovechar alimentos? encuentra recetas y consejos, … Esta campaña incluso tiene su APP para los smartphones.

 

Informaciones relacionadas  4 medidas contra el desperdicio alimentario   /    Porqué los hogares por sí solos no pueden resolver el problema del desperdicio de alimentos

Desperdicio de comida en los hogares y en la hostelería

Lluvia de ideas para explicar la diferencia entre Fecha de caducidad y Consumo preferente contra el desperdicio alimentario