Rico en fibras, vitaminas, minerales y agua, con pocas calorías y bajo índice glucémico, el apio ayuda a prevenir varias enfermedades

Beatriz Riverón,
Bioquímico farmacéutica

INFORMACIÓN
ÇApium graveolens, (familia Apiaceae) llamado comúnmente apio, es una especie distribución cosmopolita. Posee tallos estriados que forman una gruesa penca con hojas acuñadas. Toda la planta tiene un fuerte sabor acre, es decir, agrio. Aunque el blanqueo de los tallos en el cultivo hace que pierdan estas cualidades, adquiriendo un sabor más dulce y el característico aroma lo que lo convierte en un buen ingrediente de ensaladas y sopas.

Rico en fibras y agua, vitaminas y minerales, con pocas calorías y bajo índice glucémico, el apio tiene propiedades antiinflamatorias y diuréticas y ayuda a prevenir enfermedades como la gota y la artritis, entre otras. Se usa comúnmente como jugo verde, en sopas, ensaladas y como condimento.

La parte subterránea del apio se puede consumir cruda o cocida y contiene poco contenido en almidón.

También sus frutos y semillas poseen importantes compuestos bioactivos.

Componentes nutricionales y medicinales

– Rico fibras y en vitaminas del complejo B, el apio aporta tiamina (B1), riboflavina (B2), niacina (B3), ácido patoténico (B5), piridoxina (B6), vitamina C, vitamina K, además de los minerales calcio, hierro, magnesio, manganeso, fósforo, potasio, sodio y zinc.

– El uso medicinal del apio es antiguo. Se lo ha utilizado desde tiempos históricos tanto en la cocina como en la medicina naturista. Es una de las verduras que más propiedades medicinales posee. Es un buen remineralizante. El jugo de sus hojas es muy bajo en calorías y contiene alto tenor de agua, que lo hace un aliado para mantener la salud renal y proteger las vías urinarias ayudando a la eliminación de cálculos renales.

También, las fibras y el agua ayudan a un mejor funcionamiento del sistema digestivo. Ayuda al cuerpo a deshacerse de impurezas a través de su función diurética.

Se caracteriza por ser carminativo (antiflatulento), sedante, aperitivo, regenerador sanguíneo y ligeramente laxante. Disminuye los malestares hepáticos, combate las infecciones, mejora la memoria y en uso externo suele comportarse como un cicatrizante.

– El jugo también es eficaz para eliminar el exceso de ácido úrico, lo que ayuda a prevenir problemas como la gota y la artritis y combatir el reumatismo.

– En cuanto al efecto diurético del apio, son las semillas las que provocan una mayor diuresis, siendo el cocimiento de éstas, útil en caso de hipertensión arterial, afección cardíaca congestiva, ansiedad e insomnio. También la infusión de las semillas de apio resulta beneficiosa para combatir el síndrome premenstrual que produce incomodidades debido a la acumulación de líquido en los tejidos.

– Varios estudios han puesto en evidencia que las semillas de apio reducen el contenido de glucosa en la sangre, lo que puede ser útil como auxiliar en el tratamiento de la diabetes.

– También ayuda en la fijación del calcio en el organismo, algo importante para prevenir la osteopenia.

Estructura química de la apigenina

Reduce el envejecimiento prematuro. La apigenina (es una flavona que es la aglicona de varios glucósidos) presente abundantemente en el apio, tiene acción antioxidante previniendo la acción de los radicales libres, responsables, entre otras cosas, de provocar el envejecimiento celular.

Además, el apio contiene ácido cafeico, ácido p-cumárico, ácido ferúlico, luteolina, tanino, saponina y kaempferol, todos ellos compuestos con poderosas propiedades antioxidantes.

–  El potasio, ayuda en la homeostasis equilibrando los electrolitos del organismo.

– El apio contiene ácidos fenólicos y flavonas, que reducen el colesterol. Estos componentes también ayudan a relajar los vasos sanguíneos, lo que es excelente para combatir la hipertensión arterial y reducir el riesgo de enfermedades cardiovasculares.

La parte subterránea contiene azúcares, colina (una amina natural que se encuentra en los lípidos presentes en la membrana celular y en el neurotransmisor acetilcolina), los aminoácidos tirosina, glutamina, asparagina, y las vitaminas B1 y B2 que son necesarios para la función nerviosa y muscular. Por sus componentes, lo que el jugo de este órgano recompone al organismo después de jornadas de ejercicio intenso o fiebres.

– Las semillas de apio contienen un 2% de aceite esencial que encuentra aplicación para dar sabor a los alimentos y también en la industria de la perfumería.

El limoneno y el selineno forman aproximadamente el 60% y el 20% del aceite, respectivamente. Sin embargo, los componentes importantes del sabor del aceite responsables del aroma típico son 3-n-butil-4-5-dihidroftalida (sedanenolida), 3-n-butil ftalida, sedanolida y anhídrido sedanónico presentes en niveles muy bajos

El apio contiene ácidos grasos tales como petroselínico ( monoinsaturado e omega-12), oleico (monoinsaturado omega-9), linoleico (poliinsaturado omega-6), y palmítico (saturado).

Estructura química del ácido ftálico

Las ftalidas (derivados del ácido ftálico) especialmente el sedanenaloide, poseen muchos beneficios para la salud, incluyendo los vinculados al aparato circulatorio.

Se ha demostrado que los extractos de semillas de apio poseen muchas propiedades nutracéuticas, a saber, antioxidantes, hipolipidémicos, hipoglucémicos y antiagregantes plaquetarios.

– El síndrome metabólico es un grupo de múltiples condiciones que incluye hipertensión, dislipidemia, obesidad abdominal y trastornos de hiperglucemia. La mayoría de los estudios reveló que se acompaña de un mayor riesgo de enfermedad cardiovascular, diabetes mellitus tipo 2 y resistencia a la insulina.

Se puede decir que, en el tratamiento o la prevención de este síndrome y sus componentes, el ajuste del estilo de vida y la pérdida de peso tienen un papel vital.

Según diversos estudios, entre los compuestos naturales, el apio es una de las fuentes más importantes de fitoquímicos como ácidos fenólicos, flavonas, flavonoles y antioxidantes como la vitamina C, el betacaroteno (provitamina A) y el manganeso.

Estos antioxidantes tienen un papel en la disminución del daño oxidativo. Los fitoquímicos del apio disminuyen la actividad de las citoquinas proinflamatorias y previenen la inflamación.

Además, los flavonoides del apio suprimen la inflamación cardiovascular. El estrés oxidativo y la inflamación en el torrente sanguíneo son los principales factores de riesgo en el aumento de las enfermedades cardiovasculares, especialmente la aterosclerosis.

Las ftalidas de apio conducen a la expansión del músculo liso en los vasos sanguíneos y a una presión arterial más baja. Como resultado, los ingredientes más activos de esta especia han mostrado propiedades hipolipidémicas, antidiabéticas e hipotensoras.

– Los problemas de infertilidad se encuentran entre los temas complejos de la medicina. El uso de productos herbales en el tratamiento de la fertilidad se ha considerado como una alternativa a las drogas sintéticas.

El apio que contiene compuestos conocidos puede tener un impacto en la tasa de fertilidad, pudiendo tener efectos protectores contra sustancias como el valproato de sodio, el propilenglicol y el ftalato de dietilo que causan daños en la estructura testicular y la espermatogénesis.

En este sentido, las dosis utilizadas y el tiempo de tratamiento durante el uso de la planta deben investigarse con precisión. Dado que existen compuestos como la apigenina, el apio puede inducir efectos inhibitorios sobre la fertilidad en caso de uso crónico o en alta concentración.

– Se han investigado las propiedades farmacológicas de componentes químicos del apio, como agentes anticancerígenos. Todos los extractos de la planta presentados en el estudio revelaron mayores efectos de citotoxicidad contra varias líneas celulares de cáncer.

Por lo tanto, fue mostrado que A. graveolens posee una potencial actividad citotóxica para células tumorales. Se ha demostrado también que el apio inhibe el crecimiento de una variedad de tejidos cancerosos como el carcinoma prostático humano provocando la inducción de la apoptosis en estas células.

– La resistencia a los antimicrobianos es un problema global causado por la utilización irracional de antibióticos que promueven la resistencia genética de las bacterias, incluido Staphylococcus aureus.

Un estudio que tuvo como objetivo analizar los efectos potenciales del extracto de apio como agente antioxidante y antimicrobiano contra S. aureus resistente a la meticilina (MRSA), in vitro e in vivo, mostró ser un excelente tratamiento para las heridas infectadas con MRSA, aumentó la reepitelización, la proliferación de fibroblastos y la expresión de CK-17 (un tipo de citoqueratina); también disminuyó el porcentaje de área de la herida, la infiltración de células inflamatorias y la colonización bacteriana en el tejido de la herida de la piel en comparación con los otros tratamientos. Este estudio demostró que el apio podría utilizarse como una terapia herbal alternativa contra las infecciones de la piel asociadas con MRSA.

– El accidente cerebrovascular es una enfermedad neurológica causada por una alteración repentina del flujo sanguíneo cerebral al cerebro, lo que lleva a la pérdida de la función cerebral. Recientemente, la acumulación de líneas de evidencia ha sugerido que el enriquecimiento de la dieta con antioxidantes nutricionales podría reducir el daño cerebral y mejorar la función cognitiva.

Se investigaron los posibles efectos protectores del apio, con supuesta actividad neuroprotectora, contra el daño cerebral relacionado con el estrés oxidativo y el daño cerebral debido a la inflamación inducida por la isquemia cerebral focal. Los resultados mostraron que el extracto de apio redujo significativamente el volumen del infarto y mejoró la densidad neuronal en la corteza y el hipocampo de las ratas que recibieron extracto de A. graveolens en comparación con las ratas que no recibieron tratamiento.

Se encontró que este efecto neuroprotector ocurre en parte debido a los efectos antioxidantes, antiinflamatorios y antiapoptóticos. El estudio demuestró que esta hierba ayuda a reducir la severidad del daño cognitivo causado por la isquemia cerebral focal.

Por otro lado, aislados como la 3-n-butilftalida, así como sus derivados y análogos, en formas racémicas o enantioméricamente puras, poseen propiedades farmacológicas potentes y diversas, y han mostrado un gran interés terapéutico potencial para muchas afecciones humanas, especialmente para la isquemia cerebral.

Esta perspectiva incentiva la síntesis y las aplicaciones terapéuticas de estas sustancias.

– Los frutos de apio (las «semillas») se utilizan tradicionalmente en la medicina persa y europea para el tratamiento de infecciones del tracto urinario no complicadas. Estudios identificaron posibles compuestos antiadhesivos de extractos de apio para proporcionar estrategias para mejorar la estandarización del material a base de hierbas.

Se prepararon extractos de decocción, hidroalcohólico y acetónico a partir de frutos. Fue evaluada la actividad antiadherente de bacterias uropatógenas a células. Se encontró actividad antiadherente, y se reveló la presencia de ls ftalidas sedanenolide como el principal compuesto antiadherente, y se verificó que regula significativamente la expresión de los genes responsables por la adehesión en bacterias.

Se identificaron las ftalidas como los principales compuestos activos en extractos polares y semipolares, que ejercen una fuerte actividad antiadhesiva contra E. coli uropatógena. Los hallazgos actuales respaldan el uso tradicional en fitoterapia para infecciones del tracto urinario y brindan una base para la estandarización del material a base de hierbas.

– Una investigación estudió la oleorresina como agente antibiopelícula y detección de quórum. El estudio de detección de quórum e inhibición del biofilm se llevó a cabo utilizando las cepas biosensoras de Chromobacterium violaceum y Pseudomonas aeruginosa. Las oleorresinas inhibieron significativamente la producción de violaceína y la formación de biopelículas.

Los principales fitoconstituyentes presentes en la oleorresina de apio, fueron eicosadieno, bencenometanol y éster metílico, que no se habían informado previamente. Los hallazgos sugieren que el apio tiene y potencial inhibidor de biopelículas contra patógenos Gram negativos y puede encontrar aplicación como técnica de tratamiento alimentaria.

– El apio contiene compuestos bioactivos que incluyen luteolina y apigenina. Estas sustancias del extracto de apio inhibieron los efectos inflamatorios al bloquear la expresión y producción de citocinas inflamatorias (interleucinas IL-6, IL-8, IL-31 y TNF-α) en mastocitos.

Precauciones y contraindicaciones

Los diuréticos pueden agotar el potasio y otras sales minerales almacenadas en el organismo, por lo que las personas que los usan deben comer alimentos con elevado contenido de potasio, como plátanos y verduras frescas, para reemplazar las sales minerales que se pierden por acción de los diuréticos. Cualquier diurético se debe usar en consulta con el médico.

Por su efecto emenagogo (el que producen los compuestos capaces de aumentar el flujo sanguíneo en el área de la pelvis y el útero, y en algunos casos, fomentar la menstruación). es recomendable evitar consumir apio en cualquiera de sus formas durante el embarazo.

 

Fuentes
Es.Wikipedia.org/wiki – Apium_graveolens – Acceso el 20/05/2022.
Pt.Wikipedia.org/   – Apigenina – Acceso el 21/05/2022.

Kooti , W.; Daraei, N. (2017).
A Review of the Antioxidant Activity of Celery ( Apium graveolens L).
J Evid Based Complementary Altern Med, 22(4):1029-1034.

Hedayati , N.; Naeini , M. B.; Mohammadinejad , A.; Mohajeri, S. A. (2019).
Beneficial effects of celery (Apium graveolens) on metabolic syndrome: A review of the existing evidences.
Phytother Res, 33(12):3040-3053.

Kooti , W.; Moradi , M.; Peyro , K.; Sharghi , M.; Alamiri , F.; Azami , M.; Firoozbakht , M.; Ghafourian, M. (2017).
The effect of celery (Apium graveolens L.) on fertility: A systematic review.
J Complement Integr Med, 15(2).

Aboody, M. S. A. ( 2021).
Cytotoxic, antioxidant, and antimicrobial activities of Celery (Apium graveolens L.).
Bioinformation, 17(1):147-156.

Jittiwat , J.; Chonpathompikunlert , P.; Sukketsiri, W. (2021).
Neuroprotective effects of Apium graveolens against focal cerebral ischemia occur partly via antioxidant, anti-inflammatory, and anti-apoptotic pathways.
J Sci Food Agric, 101(6):2256-2263.

Prakoso , Y. A.; Rini , C. S.; Rahayu , A.; Sigit , M.; Widhowati, D. (2020).
Celery ( Apium graveolens) as a potential antibacterial agent and its effect on cytokeratin-17 and other healing promoters in skin wounds infected with methicillin-resistant Staphylococcus aureus.
Vet World, 13(5):865-871.

Marco-Contelles , J.; Zhang, Y. (2020).
From Seeds of Apium graveolens Linn. to a Cerebral Ischemia Medicine: The Long Journey of 3- n-Butylphthalide.
J Med Chem, 63(21):12485-12510.

Grube , K.; Spiegler , V.; Hensel, A. (2019).
Antiadhesive phthalides from Apium graveolens fruits against uropathogenic E. coli.
J Ethnopharmacol, 237:300-306.

Nagar , N.; Aswathanarayan , J. B.; Vittal, R. R. (2020).
Anti-quorum sensing and biofilm inhibitory activity of Apium graveolens L. oleoresin.
J Food Sci Technol, 57(7):2414-2422.

Köken , T.; Koca , B.; Özkurt , M.; Erkasap , N.; Kuş , G.; Karalar, M. (2016).
Apium graveolens Extract Inhibits Cell Proliferation and Expression of Vascular Endothelial Growth Factor and Induces Apoptosis in the Human Prostatic Carcinoma Cell Line LNCaP.
J Med Food, 19(12):1166-1171.

Che , D. N.; Shin , J. Y.; Kim , H. M.; Cho , B. O.; Kang , H. J.; Oh , H.; Kim , Y. S.; Jang, S. I. (2021).
Citric acid and enzyme-assisted modification of flavonoids from celery (Apium graveolens) extract and their anti-inflammatory activity in HMC-1.2 cells.
J Food Biochem, 45(7):e13774.

Li , S.; Li , L.; Yan , H.; Jiang , X.; Hu , W.; Han , N.; Wang, D. (2019).
Anti gouty arthritis and anti hyperuricemia properties of celery seed extracts in rodent models.
Mol Med Rep, 20(5):4623-4633.

Sarshar , S.; Sendker , J.; Qin , X.; Goycoolea , F. M.; Karam , M. R. A.; Habibi , M.; Bouzari , S.; Dobrindt , U.; Hensel, A. (2018).
Antiadhesive hydroalcoholic extract from Apium graveolens fruits prevents bladder and kidney infection against uropathogenic E. coli.
Fitoterapia, 127:237-244.

Iyer , D.; Patil, U. K. (2019).
Assessment of Antihyperlipidemic and Antitumor Effect of Isolated Active Phytoconstituents from Apium graveolens L. through Bioassay-Guided Procedures.
J Diet Suppl, 16(2):193-206.

Imagen: strongertogether.coop Acceso el 21/05/2022.

Informaciones relacionadas

Cremas y sopas