Las cerezas, además de ser coloridas y apetitosas, tienen importantes propiedades nutracéuticas

Son sabrosas y contienen aminoácidos, potasio, calcio, hierro, fósforo y vitaminas A, B y C, además de altas concentraciones de polifenoles y antocianina

Beatriz Riverón, Bioquímico farmacéutica

Las cerezas (Prunus cerasus, familia Rosaceae) son frutas comestibles que se utilizan en la elaboración de conservas, mermeladas y bebidas.  Son frutas pequeñas y redondeadas, lisas, de color rojo, y de pulpa firme, suave y jugosa; se sirve como postre natural. También es muy popular como adorno para confituras. Es nativa de Asia y se cultiva también en las regiones templadas del hemisferio norte y en América del sur y son objeto de un intenso comercio internacional. Los productores del Hemisferio Sur, Chile uno de los principales, se esfuerzan en hacer llegar sus cerezas para el Año Nuevo chino, cuando son un preciado regalo.

Propiedades nutricionales y funcionales

Las cerezas contienen aminoácidos, potasio, calcio, hierro, fósforo y vitaminas A, B y C, además de altas concentraciones de polifenoles y antocianina, y se considera un antiinflamatorio natural que previene dolores en el cuerpo.

El aumento del estrés oxidativo contribuye al desarrollo y progresión de varias enfermedades inflamatorias crónicas humanas. Las cerezas, por su abundancia en polifenoles y vitamina C con propiedades antioxidantes previenen las enfermedades de origen inflamatorio. Por esto también acelera la recuperación de la fuerza después del ejercicio físico. El vinagre de cereza también mostró un rico contenido en sustancias funcionales tales como ácidos gálico y clorogénico.

También son ricas en fibra y betacaroteno, éste con propiedades antioxidantes, evitando el daño celular y ayudando a combatir el envejecimiento prematuro, los síntomas de la artritis y la gota, y el desarrollo de enfermedades cardiovasculares.

Por ser ricas en betacaroteno, que es un precursor de la vitamina A, son importantes para mantener la visión, especialmente la nocturna, y por lo tanto ayudar a mejorar la salud ocular.

Los minerales como potasio y calcio, son necesarios para la contracción muscular, la función nerviosa y la regulación de la presión arterial.

Además, las cerezas también son una buena fuente de triptófano, serotonina y melatonina que influyen en el estado de ánimo y el sueño, y pueden ayudar a tratar la depresión y el insomnio.

La vitamina C también estimula la producción de colágeno de la piel, disminuyendo la flacidez y la aparición de arrugas y líneas finas, y la vitamina A protege la piel del daño causado por los rayos ultravioleta del sol, también mejorando la calidad de las uñas y del cabello.

Los polifenoles contenidos en las cerezas contribuyen al equilibrio de la flora gastrointestinal, lo que favorece el buen funcionamiento del sistema digestivo.

Estudios sobre la ingesta de componentes bioactivos de las cerezas pueden atenuar el efecto de la adipogénesis (formación de grasas) actuando directamente sobre el tejido adiposo y modulando la transcripción génica de factores envueltos en este fenómeno.

Algunos estudios de laboratorio que utilizaron células de cáncer de mama y próstata mostraron que los polifenoles de las cerezas pueden ayudar a ralentizar la proliferación incrementando la muerte de células anómalas.

Cuando se consume en su estado natural, tienen propiedades refrescantes, diuréticas y laxantes.

Las caries dentales, la candidiasis y la enfermedad periodontal son las infecciones orales más comunes que afectan a una amplia gama de la población en todo el mundo. Se investigó los efectos de las cerezas sobre patógenos orales importantes, como Candida albicans, Streptococcus mutans y Fusobacterium nucleatum, así como sobre la función de barrera de las células epiteliales orales. Las procianidinas y la quercetina y sus derivados, fueron los componentes más importantes responsables de estas funciones. Aunque mostraron una escasa actividad antimicrobiana, inhibieron la formación de biopelículas por los tres patógenos orales y también atenuaron la adherencia de C. albicans y S. mutans a la superficie de hidroxiapatita, así como la adherencia de F. nucleatum a las células epiteliales orales.

Esto demuestra que los constituyentes bioactivos de la cereza podrían ser compuestos antiplaca prometedores al dirigirse a la formación de biopelículas y las propiedades de adherencia de los patógenos orales.

Además, su propiedad de aumentar la función de barrera epitelial puede proteger contra la invasión microbiana del tejido conectivo subyacente.

 

Fuentes
https://pt.wikipedia.org/wiki/Cereja Acceso el 06/01/2022.

Kelley, D. S.; Adkins , Y.; Laugero, K. D. (2018).
A Review of the Health Benefits of Cherries.
Nutrients, 10(3):368.

Doherty , R.; Madigan , S.; Warrington , G.; Ellis, J. (2019).
Sleep and Nutrition Interactions: Implications for Athletes.
Nutrients, 11(4):822.

Howatson , G.; Bell, P. G.; Tallent, J.; Middleton, B.; McHugh, M. P.; Ellis, J. (2012).
Effect of tart cherry juice (Prunus cerasus) on melatonin levels and enhanced sleep quality.
Eur J Nutr, 51(8):909-16.

Cocci , P.; Moruzzi , M.; Martinelli , I.; Maggi , F.; Di Bonaventura , M. V. M.; Cifani , C.; Mosconi , G. I.; Tayebati , S. K.; Damiano , S.; Lupidi , G.; Amantini , C.; Tomassoni , D.; Palermo, F. A. (2021).
Tart cherry (Prunus cerasus L.) dietary supplement modulates visceral adipose tissue CB1 mRNA levels along with other adipogenesis-related genes in rat models of diet-induced obesity.
Eur J Nutr, 60(5):2695-2707.

Özen , M.; Özdemir , N.; Filiz , B. E.; Budak , N. H.; Kök-Taş, T. (2020).
Sour cherry (Prunus cerasus L.) vinegars produced from fresh fruit or juice concentrate: Bioactive compounds, volatile aroma compounds and antioxidant capacities.
Food Chem, 309:125664.

Lagha , A. B.; LeBel , G.; Grenier, D. (2020).
Tart cherry (Prunus cerasus L.) fractions inhibit biofilm formation and adherence properties of oral pathogens and enhance oral epithelial barrier function.
Phytother Res, 34(4):886-895.

Imagen
https://5aldia.cl/frutas-y-vegetales/cereza/ Acceso 07/01/2022