Fungi Perfecti, una página web para los amantes de los hongos, que también piensa en las abejas

 

INFORMACIÓN
Todos conocemos las setas. Las setas son hongos que tienen un «cuerpo fructífero» comestible en muchas de ellas; la más común, el “champiñón”, en su versión blanca, Agaricus bisporus, y desde hace unos años, la también frecuente en el comercio versión marrón. Estos últimos son los champiñones Portobello, Agaricus brunnescens, con un “comer” diferente por su textura que la web Gastronomía & Cia. Define como “más firme y tersa“ y un sabor “más dulce y fresco, delicado y seductor” (en relación a los champi blancos).

Otros comunes son lo que se definen en el comercio como “setas” (todos lo son, también los “champiñones”), entre los que Pleurotus ostreatus, con forma de abanico es muy fácil de encontrar. También hay alguna más, a veces formando parte de mezclas de setas congeladas, como Pleurotus cornucopiae, Pholiota nameko y Lentinula edodes, esta última el “shiitake”.

Muchos hongos no se pueden cultivar, por lo que hay que disfrutarlos cuando crecen espontáneamente en la naturaleza. Es el caso de los níscalos, Lactarius deliciosus, llamados de variadas formas, entre ellas «hongos deliciosos» o “rebollones”. Si tenemos suerte de que haya llovido cuando tocaba, al final del verano, y luego las temperaturas sean las adecuadas, será un buen año de níscalos, … o dependemos de la suerte de otras regiones, que también vienen de países más al norte. Y, los amantes de las setas más animosos encuentran en tiendas especializadas varias otras especialidades, normalmente desecadas, forma de extender su vida útil.

Un artículo de Integral nr. 498 (aprox. junio 2021) explica sobre Paul Stamets, un enamorado de las setas y profundo conocedor de ellas, que sostiene que ls setas pueden salvar el mundo. Aunque la afirmación pueda parecer extrema, los argumentos son de peso, entre ellos, el sistema de conexión subterráneo que constituyen las hifas –el “cuerpo” del hongo-, su capacidad de descomponer materia orgánica volviéndola al ciclo vital, y la cantidad de compuestos que contienen, la mayoría de los cuales están aún por caracterizar, y la tasa de destrucción de especies juega en contra. Como ocurre con otras muchas criaturas, quizás no lleguemos a tiempo para conocer a muchas especies de hongos nos perdamos sustancias que podrían ayudar a la humanidad a vivir mejor.

El caso es que Paul Stamets tiene la página web Fungi Perfecti, … y si te interesan los hongos, te gustará seguro. Está en inglés, cosa que no creemos sea demasiado inconveniente, ya que, aún teniendo que adivinar significados, las parte gráfica es muy rica.

La «tienda de las setas» tiene, además de hongos para cocinar, … hasta una loción en base a hongos, información sobre los beneficios de las setas, y una gama de suplementos basados en ellas en forma de cápsulas, polvo, extractos, spray, infusiones, …

Para quienes deseen cultivar sus propias setas, la oferta es «inacabable», tanto de información como de materiales. «Hasta la total ruina» del cultivador o aspirante a cultivador, utilizando una frase del fabricante de invernaderos Pelegri.

La tienda con merchandising, también es de no acabar, y una muy buena fuente de sugerencias si queremos sorprender a alguien a quien sabemos interesa este mundo.

Por supuesto, los «recursos para aprender» son muchos, desde artículos y post en blogs, pasando por los varios libros del propio autor, que abarcan desde aspectos vinculados a la salud hasta una exhaustiva guía para identificarlos.

Se trata de una web en que se nota el cariño de administrador por el tema. En ella, también se «quiebra una lanza» por las abejas. Ha creado un extracto de hongos que ayuda a la salud de las colmenas y apoya económicamente a la Honey Bee & Pollinator Division de la Washington State University.