Las frutas, verduras, frutos secos y aceite de oliva son un modelo de horticultura global para todo el Mediterráneo

 

CRÓNICA
Algunos califican a la dieta mediterránea como un concepto listo para exportar. Una dieta “divina”, la calificaba Angeles Lucas en una información desde Roma en un encuentro llamado “más de 2.000 años de Dieta Mediterránea«.

Sobre el concepto de dieta mediterránea se acostumbra a destacar a la grasa principal, el aceite de oliva y a los frutos secos. En ACTUAL FruVeg nos gusta resaltar la base de la pirámide basada en vegetales, las frutas y verduras, las hierbas aromáticas y los condimentos naturales.

Recientemente en ACTUAL FruVeg publicamos una información sobre científicos que “ evalúan la adherencia a la Dieta Mediterránea ( I )”. El Consorcio Centro de Investigación Biomédica en Red, M.P, CIBER, informa de la identificación de la “firma metabólica” de la dieta mediterránea que predice la enfermedad cardiovascular en población española y de Estados Unidos. Ahora en este post resaltamos las claves de la popularidad de los conceptos de la “dieta mediterránea” para la industria alimentaria, para las profesiones relacionadas con la salud para la gente.

Video AlimentaciónSaludable del Canal Salut de la Generalitat de Catalunya

En Internet hay un gran número de blogs y de autores divulgando información sobre #AlimentaciónSaludable, sobre gastronomía, recetas e ingredientes alimentarios. Algunos de estos medios de información tienen algún post sobre el “decálogo de la dieta mediterránea”, como en directoalpaladar.com; en este caso, como respuesta a una polémica de la periodista Sarah Morris utilizando calificaciones de “un patrimonio con aceite y fritangas”, en una entrevista a Susie Godall.

Entrevistada y periodista resaltaron hace años que en España los índices de obesidad y sobrepeso habían crecido exponencialmente en los últimos decenios. El artículo que en su día publicó el Herald Tribune, Godall decía, adoro la comida española, pero “no es eso del 5alDía de frutas y verduras”.

En el blog del centro de nutrición valenciano nutt.es hacen un resumen del decálogo nutricional mediterráneo, con aquello de que un mensaje bueno y breve, dos veces bueno. Sus recomendaciones para una #AlimentaciónSaludable, son así: consumir vegetales en abundancia, menos carne roja, más pescado y menos huevos, y el aceite de oliva, obligatorio. En Actual FruVeg, añadiremos frutos secos cada día, agua en abundancia y ejercicio físico a diario.

Según el informe del grupo intergubernamental de Expertos en Cambio Climático de Naciones Unidas, para el cambio global en la dieta haciendo cierto lo de una alimentación con “más vegetal y menos carne”, y para reducir o acabar con el desperdicio alimentario, una dieta basada en el decálogo de a dieta mediterránea, serían estrategias extremadamente útiles en la lucha contra el cambio climático.

«El principal valor de los españoles como líderes de la industria hortícola europea es el de un país de productores con una población consumidora de más de 250 kilos por persona y año de frutas y hortalizas»

Los expertos de la ONU defienden los cambios en los sistemas alimentarios como estrategias para reducir las emisiones de efecto invernadero y mejorar la agricultura y la calidad del agua.

Por todas las regiones mediterráneas hay buenas prácticas gastronómicas. Hay tipos de alimentos locales y tradiciones en la preparación culinaria considerados como buenas prácticas para las dietas saludables. Las frutas, verduras, frutos secos y aceite de oliva son un modelo de horticultura global para todo el Mediterráneo.

Hay preparaciones gastronómica bien equilibradas, los estofados con patatas y verduras, los guisados con poca proteína y mucho vegetal, el “empedrat” a base de legumbre más vegetal y una pequeña porción de proteína como bacalao, o el cuscús; éstos son buenos ejemplos.

Hay menús a base de pasta, pizzas y coca “amb recapte”, con abundantes ingredientes vegetales, y preparaciones originales para las verduras como las “escalivadas”, por no añadir a la lista otros preparados mediterráneos súper-populares como las calderetas o paellas.

El decálogo abreviado publicado por la Fundación de la Dieta Mediterránea, resalta que tan importante como comer adecuadamente es realizar actividad física todos los días, dice la décima de las recomendaciones del catálogo publicado en el website de la Dieta Mediteránea. Este es el decálogo:

1.- Utilizar el aceite de oliva como principal grasa
Es el aceite más utilizado en la cocina mediterránea. Es un alimento rico en vitamina E beta-carotenos y ácidos grasos monoinsaturados que le confieren propiedades cardioprotectoras. Este alimento es un tesoro de la dieta mediterránea, entre las costumbres gastronómicas regionales. El aceite de oliva otorga a las comidas un sabor y aroma únicos.

2.- Consumir alimentos vegetales en abundancia: frutas, verduras, legumbres, champiñones y frutos secos
Las hortalizas y frutas son la principal fuente de vitaminas, minerales y fibra de nuestra dieta y aportan gran cantidad de agua. Son fundamentales las 5alDía, consumir 5 raciones de fruta y verdura cada día. Estos alimentos tienen antioxidantes y fibra; pueden contribuir a prevenir, entre otras, algunas enfermedades cardiovasculares y tipos de cáncer.

Imagen de aarp.org

3.- El pan y los alimentos procedentes de cereales -pasta, arroz, y compuestos de cereales integrales- pueden formar parte de la alimentación diaria. Los carbohidratos aportan una parte importante de la energía necesaria para nuestras actividades diarias

4.- Los alimentos mejor poco procesados, frescos y de temporada son los más adecuados
En el caso de las frutas y verduras, consumidas en su estación, es la forma de disfrutarlas en sus mejores condiciones, igual por la aportación de nutrientes como por su aroma y sabor.

5.- En lácteos mejor los yogurt y quesos
Nutricionalmente se destaca a los productos lácteos como excelentes fuentes de proteínas de alto valor biológico, minerales (calcio, fósforo, etc) y vitaminas. El consumo de leches fermentadas (yogur, etc.) se asocia a beneficios para la salud porque estos productos contienen microorganismos vivos capaces de mejorar el equilibrio de la microflora intestinal.

6.- La carne roja habría que consumirla con moderación, si puede ser como ingrediente en guisos. Las carnes procesadas, curadas, mayoritariamente con sal, y otros métodos de procesado, consumir solo en pequeñas cantidades, en los bocadillos, por ejemplo.
El consumo de grasas animales no es bueno para la salud. Por lo tanto, se recomienda el consumo en cantidades pequeñas, preferibles de carnes magras, y formando parte de platos con abundantes porcentajes de ingredientes a base de verduras y cereales.

7.- Consumir pescado en abundancia y huevos con moderación
Se recomienda el consumo de pescado azul como mínimo una o dos veces a la semana ya que sus grasas – aunque de origen animal- tienen propiedades muy parecidas a las grasas de origen vegetal a las que se les atribuyen propiedades protectoras frente enfermedades cardiovasculares.
Los huevos contienen proteínas de muy buena calidad, grasas y muchas vitaminas y minerales que los convierten en un alimento muy rico. El consumo de tres o cuatro huevos a la semana es una buena y económica alternativa a la carne y el pescado.

8.- La fruta fresca debería ser el postre habitual. Los dulces y pasteles, o la bollería industrial debería consumirse muy esporádicamente
Las frutas son alimentos muy nutritivos que aportan color y sabor a nuestra alimentación diaria y son también una buena alternativa a media mañana y como merienda. Las frutas son adecuadas en todas las dietas por sus efectos saciantes y contenidos vitamínicos. Hay frutas muy adecuadas para consumir a todas horas y en cualquier lugar.

9.- El agua es la bebida por excelencia en el Mediterráneo. El vino tomarlo con moderación y con las comidas.
El agua es fundamental en nuestra dieta. El vino es un alimento tradicional en la dieta mediterránea que puede tener efectos beneficiosos para la salud consumiendo con moderación y en el contexto de una dieta equilibrada.

10.- Realizar actividad física todos los días es tan importante como comer adecuadamente.
Mantenerse físicamente activo y realizar cada día ejercicio físico adaptado a nuestras capacidades es muy importante para conservar una buena salud.

Sobre la Fundación Dieta Mediterránea
La Fundación Dieta Mediterránea fue creada en 1996 por la Asociación para el Desarrollo de la Dieta Mediterránea para realzar el valor fundamental que representa la Dieta Mediterránea y la de sus productos para la industria alimentaria española .

Entre los fines de la fundación están el fomento de la colaboración con otras instituciones, centros de investigación, universidades, empresas, productores, y entidades tanto del ámbito nacional como internacional, interesados en el mensaje “dieta mediterránea”.

En el patronato de la Fundación Dieta Mediterránea intervienen administraciones públicas como los Gobiernos de Aragón, Cantabria, Castilla La Mancha, el ministerio de agricultura, el Ayuntamiento de Barcelona y la Generalitat de Catalunya. La Alimentaria Exhibitions, fue una de las entidades promotora de la iniciativa» y en el patronato hay un buen número de empresas y marcas privadas de la industria alimentaria española.

Los huertos mediterráneos

 

Pere Papasseit

OPINIÓN

Hay una historia del “huerto” como proveedor de alimentos próximo a las casas en la vida milenaria de los pueblos mediterráneos. En el huerto están el cereal, la viña, el olivo, árboles frutales y las verduras en cada estación. Para cuidar el huerto, el esfuerzo continuo del agricultor cada día estaba asegurado; era la actividad física moderada, recomendada ahora a los urbanitas. Los climas cálidos mediterráneos favorecen el placer de una vida al aire libre.

En el huerto, de los romanos por ejemplo, tenían flores y árboles de sombra, era su ciudad verde. La forma de preparar los alimentos en la cocina romana permitía a los ciudadanos de entonces combinar el placer gastronómico con un equilibrio nutricional y cultural. Ahora la dieta mediterránea, desde 2010, está declarada Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad.

La Universidad de Cambridge, destaca en la dieta mediterránea a cuatro beneficios sostenibles, los llama la Met Diet 4.0 . Los beneficios para la salud y la nutrición; los bajos impactos ambientales de los productores, en sus huertos, ahora les llamamos industria hortícola, contribuyen a la biodiversidad; también son beneficiosos, los valores socioculturales de los alimentos mediterráneos y su gastronomía; y, el retorno social y local de los operadores económicos de la horticultura.

La agroalimentaria es la principal actividad de la industria española

La Med Diet 4.0 proporciona un marco conceptual multidimensional para caracterizar la dieta mediterránea como un modelo actual de dieta sostenible Este fue un trabajo académico publicado por S. Denini, EM Berry, L. Serra-Majem y C La Vecchia, en la citada universidad.

Estos autores en su publicación tratan de proporcionar una comprensión más amplia de los muchos beneficios sostenibles de la dieta mediterránea. Según ellos el objetivo de una Med Diet 4.0 trataría de contribuir a la revitalización de la dieta mediterránea y a mejorar su percepción actual no tan solo como una dieta saludable, sino también como un modelo de estilo de vida sostenible, en países específicos y con apropiadas variaciones culturales.

El estudio también tiene en cuenta la identidad y la diversidad de las culturas y sistemas alimentarios, expresados ​​en la noción de la dieta mediterránea, en toda la región mediterránea y en otras partes del mundo.

Para este trabajo de la Cambridge University, en sus conclusiones citan que serían convenientes más estudios multidisciplinarios para evaluar la sostenibilidad de la dieta mediterránea e incluir a ésta nuevos valores, dicen los autores.

En la agroalimentación global el conocimiento está democratizado. Entre los nuevos valores, para la Diet 4.0 están el conocimiento en la industria hortícola actual y las actividades económicas de la moderna industria alimentaria.

En los países ribereños con el Mediterráneo, podría pensarse en modernizar producciones, en un comercio innovador de los alimentos del «huerto» y hábitos de consumo saludables para los ciudadanos en todos estos países. Los productores hortícolas locales, con planes financieros y legislativos adecuados, pueden convertirse en ejes de cooperación y desarrollo para posibles nuevas cadenas de valor en este ámbito geopolítico.

En las riberas del Mediterráneo hay un mercado de más de 250 millones de personas. En muchas de las regiones de estos países vecinos hay problemas de malnutrición y en algunas regiones, a veces “exportadoras de alimentos a lejanos mercados norte-europeos”, tienen el #HambreCero y el bienestar nutricional pendientes de resolver entre su población.

Hay bastantes regiones «mediterráneas» con problemas de distribución de alimentos y disfunciones alimentarias.

En la tecnología hortícola de varias regiones mediterráneas hay necesidades para mejorar la frigoconservación y de falta de una poscosecha eficaz,  con altos porcentajes de desperdicio alimentario entre el campo y la mesa. Por otro lado, en el mar Mediterráneo, cada día se producen movimientos migratorios irregulares con situaciones de sufrimiento y muertes.

Un desarrollo inteligente del The European Green Deal, del que tanto se habla para la nueva normalidad en el sur-europeo, debería mejorar el diálogo sobre una nueva geopolítica entre las regiones mediterráneas. A la vez, gobiernos, organizaciones y empresas, podrían encontrar oportunidades euromediterráneas para nuevos negocios y contribuir al bienestar económico y social en algunos países.

¿Aparecerán propuestas euromediterráneas para revisar las cadenas de valor hortícolas y los hábitos alimentarios en el ámbito de muchos países vecinos en esta área de influencia europea?.