Las hortalizas que integran la familia botánica de las crucíferas o brásicas son ricas en glucosinolatos y glucorafanina, precursores del sulforafano, sustancia conocida por su actividad quimiopreventiva y protectora de las células. Pero además existen algunas crucíferas que ayudan a eliminar contaminantes atmosféricos. A continuación la historia.

Si hay un país en que la contaminación sea una constante, es China. Todos hemos visto imágenes de ciudades desdibujadas por el smog y sus habitantes utilizando mascarillas en un intento por respirar aire más limpio. En el terreno de la producción de alimentos, son muchos los trabajos científicos de ese país y otros del Sudeste Asiático que se ocupan de saber cuánto de los contaminantes presentes en suelo, aire o agua, … pasan a los vegetales que luego consumirán.

Esto está empezando a cambiar; este año el gobierno invertirá un 25% más que el año pasado en prevenir y controlar la contaminación atmosférica. 25.000 millones de yuanes (3.290 millones de euros) estarán destinados a este fin, entre cuyos objetivos más concretos están reducir en un 3% las emisiones de dióxido de azufre y óxido de nitrógeno.

Un amplio surtido de crucíferas para elegir – Fuente Consalud

También a nivel de transporte de personas hay cambios. En los últimos 40 años de pujante industria automovilística, los coches llegaron a reemplazar a las bicicletas en muchas ciudades. La ONU, Organización Mundial de la Salud, quien alertó que el nivel de contaminación del aire que respiran muchos habitantes chinos está muy por encima de lo que sus expertos consideran seguro en términos de sanidad, cuenta que en Hangzhou sus autoridades “promueven activamente el ciclismo con la tecnología digital como aliada, lo que ha conseguido reducir la polución” (la imagen primera proviene de esa noticia). El conocido viajero Marco Polo menciona esta ciudad como “la más elegante y espléndida del mundo”.

El brócoli y otras espléndidas crucíferas dan una mano
La alimentación también puede ayudar. Un estudio realizado en 2014 que vuelve a poner sobre el tapete la revista Integral de este mes llega a la conclusión que la ingestión de una bebida con brotes de brócoli ayudaría significativamente a la desintoxicación de determinados contaminantes atmosféricos. Esta puede ser una forma fácil de “curarse en salud”; tenemos la suerte de que cada vez es más abundante la oferta de bebidas sanas en forma de smoothies (batidos) u otras, que llevan en su composición vegetales y que su forma de preparación ha cuidado que se mantengan los compuestos de interés.

La familia botánica de las crucíferas, a la que pertenece el brócoli, se caracteriza por contener compuestos que le son propios. Se trata de los glucosinolatos y la glucorafanina, precursores del sulforafano, sustancia conocida por su actividad quimiopreventiva.

El sulforafano es un un inductor de glutatión S-transferasas (GST) y otras enzimas citoprotectoras.

La especialista en nutrición Elizabeth H Jeffery, Universidad de Illinois, con amplios conocimientos en los efectos beneficiosos de las crucíferas, recomienda que la cocción del brócoli no pase de 3 minutos y, si es mayor, acompañar la ingestión con alguna crucífera cruda. De esta forma llegan al cuerpo sin degradar las enzimas capaces de transformar los glucosinolatos en el benéfico sulforafano. Las enzimas son proteínas y el calor las denaturaliza, con lo que no pueden ejercer sus funciones.

El brócoli se caracteriza por una alta concentración en glucosinolatos, de ahí que se le llame “superhortaliza”, pero las demás crucíferas también aportan lo suyo.

La forma de la flor da nombre a las crucíferas – Fuente Wikipedia

También son crucíferas o brassicaceae (o brásicas … y otras derivaciones del nombre) el moderno bimi, las variadas coles, lisas o rizadas –repollos- y las pequeñitas “de Bruselas”, los famosos y ricos grelos de Galicia; la coliflor, el catalán broquil; el bonito romanesco, se artística superficie; la tan agradecida rúcula, que aporta su especial sabor a cualquier ensalada; rábanos, rabanitos y nabos, … y alguna más.

El nombre viene de la forma en cruz que adoptan los pétalos de sus florecitas.

El conocimiento empírico de las propiedades nutricionales de las crucíferas viene de antaño; la milenaria civilización china ya consideraba las coles como una medicina. En su forma de conservación clásica, fermentada como chucrut, fue la fuente de vitamina C en las zonas de invierno nevado y para evitar el molesto escorbuto que afectaba los viajes marinos prolongados, en que la posibilidad de consumir alimentos frescos era escasa.

Fuentes
Rapid and sustainable detoxication of airborne pollutants by broccoli sprout beverage: results of a randomized clinical trial in China.
Egner PA, Chen JG, Zarth AT, Ng DK, Wang JB, Kensler KH, Jacobson LP, Muñoz A, Johnson JL, Groopman JD, Fahey JW, Talalay P, Zhu J, Chen TY, Qian GS, Carmella SG, Hecht SS, Kensler TW
Cancer Prev Res (Phila). 2014 Aug;7(8):813-823

Contaminación atmosférica y broccoli, Revista Integral nr 476, p 10

En 2019, China invertirá un 25 % más en combatir la contaminación atmosférica

La bicicleta vuelve por sus fueros en China con el propósito de combatir la contaminación

En la imagen, la bicicleta vuelve por sus fueros en China con el propósito de combatir la contaminación

 

Información relacionada

Los fermentados, alimentos con muchos beneficios