Rate this post

El control de la inflamación, una vez más, en la base del fenómeno

Los compuestos bioactivos derivados de la uva tienen el potencial de tratar y prevenir la depresión, según descubrieron científicos de la Escuela de Medicina Icahn en el Hospital Mount Sinai.

El líder del estudio, Giulio Maria Pasinetti, profesor de neurología en la Escuela, dice que la investigación es innovadora no sólo porque es la primera vez que se demostró que los compuestos funcionan de esta manera, sino también porque se utilizaron para detectar los mecanismos subyacentes en la enfermedad. Los resultados del estudio fueron publicados en línea el mes pasado en Nature Communications.

El equipo descubrió que el ácido dihidrocafeico derivado de la uva (DHCA) y el malvidin-3′-O-glucósido (Mal-gluc) fueron efectivos para promover la resiliencia contra la depresión inducida por estrés en modelos de depresión en ratones mediante la modulación de la inflamación y la plasticidad sináptica. “Esta es la primera vez que se ha demostrado que DHCA o Mal-gluc promueven la estabilidad sináptica al regular la expresión de proteínas inflamatorias”, dice Pasinetti. “Creemos que esta investigación apoya nuevas iniciativas sobre cómo la inflamación puede contribuir a los comportamientos de tipo depresivo, así como también proporciona un enfoque terapéutico novedoso para prevenir la inflamación.

“Elegimos investigar específicamente el ácido dihidrocaféico y el malvidin-3′-O glucósido porque encontramos estos dos compuestos tanto acumulados en el plasma como en la sangre, así como también regulando la expresión de proteínas (IL-6 y Rac1) que hemos demostrado promueven la resilencia contra la depresión “, dice Pasinetti.

La depresión es una afección común. Aproximadamente 16 millones de personas en los Estados Unidos tienen un episodio depresivo mayor cada año, según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE. UU. Además, se estima que los tratamientos farmacológicos convencionales producen una remisión temporal en menos del 50% de los pacientes.

La enfermedad se asocia con una variedad de procesos patológicos, incluida la inflamación del sistema inmunitario periférico, que es un conjunto de estructuras y procesos biológicos en los ganglios linfáticos y otros tejidos que protegen contra enfermedades y anomalías que involucran sinapsis, las unidades del sistema nervioso que transmiten y recibir impulsos nerviosos.

Los antidepresivos actualmente disponibles se enfocan en los neurotransmisores pero no atacan la inflamación y las adaptaciones sinápticas asociadas con los principales trastornos depresivos.

También son efectos antiinflamatorios los que están involucrados en brócoli y otras crucíferas y continuamente se descubren más afecciones en que la base se encuentra en inflamaciones.

Fuente
IFTNEXT

Agendas de los productores de uva de mesa, la tendencia es variedades seedless

Vinos saludables con más antioxidantes a través de un nuevo proceso