Rate this post

Si supiera que existe una hortaliza que reúne una serie de virtudes en cuanto a sabor, versatilidad de usos y salud, se aseguraría de que fuera un alimento frecuente en su dieta, ¿verdad? Pueden ser las patatas.

Esta fuente nutricional ayuda al sistema inmune del cuerpo, reduce el riesgo de hipertensión y apoplejía, mantiene una presión arterial saludable, convierte la energía de la comida en energía que el cuerpo puede usar y lo hace sentir saciedad por más tiempo. ¿Conoce otra hortaliza que le ofrezca semejantes beneficios a la salud? Ninguna otra hortaliza como la humilde patata, que, además, ha estado en la base de la alimentación de civilizaciones. Y, en los mercados, está disponible en múltiples presentaciones. Desde patatas enteras lavadas, … precortadas, prefritas, listas para cocinar al vapor, al microondas, …

El consumo de patata o papa en América Latina ha disminuido radicalmente en los últimos cinco años. Las patatas tuvieron mala reputación a causa de una gran cantidad de personas que creían que contenían “demasiado” almidón y carbohidratos.

Pero en realidad son una opción sumamente saludable. El almidón de la patata se puede convertir fácilmente en “almidón resistente” si lo cocina y deja enfriar antes de consumir. Como su nombre lo indica, después de cocinar y dejar enfriar, el almidón resiste la digestión y no provoca el nivel máximo de azúcar ni insulina en sangre. Si incluye almidón resistente en su dieta, aumentará la sensación de saciedad lo que hará que coma menos calorías durante el día.

Muchas empresas de pérdida de peso promovieron que las personas eviten el consumo de carbohidratos y se enfoquen en el consumo de proteínas. La proteína es importante, pero es fundamental que no reduzca el consumo de carbohidratos, que son la fuente primaria de energía del cuerpo. El cuerpo convierte los carbohidratos en energía que lo ayuda a llevar adelante su vida diaria. La cantidad de carbohidratos que contiene una patata varía según el tamaño, se estima que tiene un promedio de 25 g por porción. A causa de la gran cantidad de vitaminas y nutrientes adicionales que aporta, vale la pena que sea su primera elección cuando se trata de consumir carbohidratos.

Las patatas no son sólo carbohidratos; contienen otros nutrientes de interés:

Alto contenido de fibra; ayuda a mejorar los niveles de lípidos y regula el nivel de glucosa en sangre. Esto lo ayuda a sentir saciedad por más tiempo, lo que puede ser beneficioso si busca bajar de peso.

– Son una buena fuente de vitamina B6; la que es importante para mantener un metabolismo saludable y ayuda a convertir la energía de la comida en energía que el cuerpo puede usar.

– Son una excelente fuente de vitamina C; una papa contiene el 30 % de la ingesta diaria recomendada (RDI, por sus siglas en inglés) que ayuda a reforzar el sistema inmune del cuerpo.

– También son una excelente fuente de potasio; reduce el riesgo de hipertensión y apoplejía, además de mantener una presión arterial normal.

– Y, además, carecen de grasa, sodio ni colesterol.

En suma, las patatas  son un acompañamiento ideal de cualquier comida y la industria actual nos las ofrece de maneras muy diversas y de fácil preparación.

Fuente
Papas: Una excelente fuente nutricional frecuentemente incomprendida

La patata es una fuente útil de energía diaria

En Andalucía, ¿venden bien sus patatas tempranas?