Cientos de científicos piden a la OMS que reconozca la transmisión aérea del coronavirus, informa el boletín Madri+d. Una carta abierta reclama a las autoridades sanitarias que incluyan también esta posible vía de contagio entre sus advertencias.

Las evidencias en que se fundamentan aconsejan sumar a las precauciones actuales, la desinfección del aire de recintos cerrados -tiendas, supermercados, bares, restaurantes, gimnasios, …- y medios de transporte colectivo

 

INFORMACIÓN
Medio año huyendo del nuevo coronavirus y la ciencia que lo explica está lejos del consenso. Uno de los asuntos controvertidos es el de las vías de transmisión del virus. Para la Organización Mundial de la Salud (OMS), la principal vía de contagio son esas gotas cargadas de virus que se escapan con la tos, estornudos, etcétera y que acaban en la boca, ojos y nariz de otra persona.

De ahí la distancia de seguridad, las mascarillas y el lavado de manos. Pero desde hace meses, expertos en contagios por vía aérea reclaman a la OMS que asuma que esos virus también quedan en suspensión en partículas microscópicas y terminan siendo respirados por alguien cercano pasados unos minutos. Ahora, 239 especialistas publican una carta abierta a las autoridades sanitarias en la que aseguran que “existe evidencia más que suficiente para que se aplique el principio de precaución. Para controlar la pandemia, a la espera de disponer de una vacuna, se deben interrumpir todas las vías de transmisión”.

​Esta carta, que se publicará en la revista Clinical Infectious Diseases, resalta algunos casos en los que parece clara esa vía de transmisión. Por ejemplo, el restaurante chino en el que cinco comensales de las mesas cercanas terminaron infectados por el paciente cero. Los científicos pudieron observar gracias a las cámaras del local que no hubo ninguna interacción entre los contagiados y el paciente cero.

La transmisión aérea exige la desinfección del aire en los espacios comunes- Imagen de Aqualife

La vía de infección tuvo que ser la de las gotitas en suspensión que circularon entre ellos durante la hora que compartieron ese punto del local. El factor determinante fue la nula ventilación de la sala y el aire en recirculación, que provocaron que los clientes permanecieran expuestos a los agentes infecciosos.

Y esa es la clave de la carta: las condiciones en los locales interiores son decisivas y deben tenerse en cuenta. Estos expertos no están descubriendo una vía principal o inesperada, tan solo suman las pruebas recogidas en distintos escenarios para avisar de que, sobre todo en interiores, solo la distancia física no sirve.

Hay situaciones en las que se puede dar contagio por aerosoles, estas pequeñas partículas que pueden permanecer en suspensión y que pueden infectar a alguien. A las recomendaciones generales debe sumarse la de la ventilación a conciencia de interiores y, si es posible, trasladar al exterior los eventos, donde los contagios son infinitamente menores porque el viento diluye las partículas.

Los autores de la carta se muestran preocupados porque el público puede pensar que está completamente protegido al adherirse a las recomendaciones actuales de la OMS cuando en realidad se necesitan intervenciones adicionales en el aire para reducir el riesgo de infección, según recomiendan los fabricantes de aires acondicionados. Este asunto es de mayor importancia ahora, advierten, cuando la mayor parte de los países comienza a permitir de nuevo la actividad en interiores, como centros de trabajo, restaurantes e incluso discotecas.

​En este contexto, la definición de transmisión por vía aérea es importante. Es un concepto médico que se estableció hace décadas, partiendo de estudios realizados en la primera mitad del siglo XX, sin la tecnología disponible para detectar estas partículas microscópicas. En «Cientos de científicos piden a la OMS que reconozca la transmisión aérea del coronavirus» puede leerse la información completa.


¿Cómo limpiar el aire en un recinto con personas dentro?

La limpieza del aire en recintos sin personas cuenta con numerosos desinfectantes de utilidad que se aplican por nebulización, o mediante la aplicación de ozono. Cuando la desinfección se realiza con personas pueden utilizarse también equipos de ozono y equipos que aplican radiaciones UV, ultravioleta, al aire que circula a través de ellos.

En el caso del ozono, se trata de equipos que trabajan con dosis bajas para no afectar a las personas y son los purificadores de aire, que también eliminan malos olores. El ozono que emiten elimina virus, hongos y bacterias. Ventajas del Ozono como desinfectante, en Poscosecha.com, AQUÍ

Otra forma de desinfectar el aire es induciendo su circulación a través de equipos que emiten rayos ultravioleta en un espacio acotado del que el aire sale limpio de gérmenes. El sistema Air Protect, purificación y desinfección de espacios abiertos al público, en Poscosecha.com, AQUÍ

Fuentes
– «Cientos de científicos piden a la OMS que reconozca la transmisión aérea del coronavirus» en Madrid+
Peschl Ultraviolet GmbH / (imagen principal)

Informaciones relacionadas

¿Cómo ha afectado el Covid-19 a los hábitos de compra de los consumidores?