Somos muchos los ocupados en redefinir las tendencias de los alimentos funcionales en los mensajes utilizados por el marketing moderno

Cuando se trata de comer sano, ¿es un argumento o son solo tendencias alimentarias?

Imagen principal de Rayia.Soderberg en Unsplash

INFORME
Hay muchos mensajes y argumentarios utilizados por el marketing de los modernos alimentos. A menudo los publicitarios despliegan todo un encanto de palabras elegidas para servir a las demandas sociales de los consumidores. Los mejores mensajes a menudo están al servicio de las marcas de los productores de alimentos para atraer a los compradores.

En alimentación a veces tan solo se trata de pasar de lo “mejor para ti” a lo que “es mejor para mi”. En la alimentación saludable lo mejor es personalizar las recomendaciones, aconsejan los nutricionistas. También hay prioridades para todos los públicos en la dieta y nutrición, como el menos carne y más vegetal, la Dieta Mediterráneo, o los populares mensajes 5 al Día, o el Healthy Eating Plate de la U. de Harvard.

Las dietas personalizables ayudan de forma agresiva a conseguir objetivos personales. En los últimos años se están redefiniendo los conceptos de vida saludable a los que se ha añadido el ejercicio físico practicado de forma habitual. Además, según Mintel, 2917, 8 de cada 10 personas encuestadas aseguran que las emociones son también importantes para los hábitos de consumo de alimentos.

Se cree que en la sociedad europea y americana 4 de cada 10 ciudadanos se preocupan, por ello, vigilan sus comidas.. El 43 % dicen comer sano sin prestar demasiado atención a sus menús, y tan solo cerca de un 10% sigue una dieta estricta.

Los consumidores

La mitad de los consumidores norteamericanos creen que su dieta es mejorable; y sorprendentemente tan sólo una cuarta parte manifiesta que podría ser mucho más saludable.

Con la actual pirámide de la población y nuestros hábitos de  vida; los alimentos funcionales interesan a la industria alimentaria y también a los consumidores. Los alimentos y superalimentos ricos en proteínas y con abundancia de vegetales son los más atractivos para la gente en sus compras y para la imagen de marca de las modernas cadenas de foodservice.

Las características sociales y demográficas varían de una población en un lugar y tiempo determinado a otro. Por ejemplo, en muchos países europeos, como España y Francia tenemos una población en fase de envejecimiento. Por el contrario en Angola tienen una población en rápido crecimiento.

En Estados Unidos hay una población con más de 100 millones de personas con más de 50 años. Muchos de ellos con problemas de sobrepeso originados mayoritariamente por sus hábitos en las comidas y falta de ejercicio físico. Como consecuencia crecen las ventas de alimentos con etiquetas de “funcionales”.

El mayor crecimiento de los alimentos llamados fortificados actualmente aparece en China, Japón, Hong Kong, India, Vietnam, Arabia Saudita, México, Malasia y Brasil. Los alimentos procesados a base de plantas crecen cada año un 11,4% en Norteamérica, y con etiquetas de alimentos funcionales hay pasteles de arroz y aguas enriquecidas con ingredientes catalogados como funcionales.

Las industrias alimentarias en su conjunto creen en el crecimiento de la demanda en el canal minorista de alimentos con “suplementos”. Algunas de los mensajes en la promoción de estas tendencias provienen de ideas para confeccionar mensajes para los compradores. Algunas de estas ideas están en este informe redactado con referencias al The Top 10 Functional Food Trends del Food Technology Magazine

Comer bien

Los argumentos de comprar alimentos y bebidas de alta calidad y nutritivas tan sólo es superado por la preferencia del poder de la palabra “sabor”. Comer bien significa, sabroso y beneficios saludables para mí.

Casi la mitad de los consumidores no tiene ni idea del término “alimentación consciente”. Los millennials con niños y la generación Z son los más probables que compren alimentos con “beneficios específicos para mi cuerpo” y holísticos. Las comidas aptas para los microondas son ejemplos para añadirles valores, sabores étnicos o tradicionales.

La gráfica: Comer Bien. Componentes esenciales e importantes para comer bien. Del Instituto de Marketing de Alimentos 2019, EEUU

Los 20 principales alimentos e ingredientes que los norteamericanos añaden a sus dietas. El dato en % es el porcentaje de consumidores. De The Hartman Group 2017

El estudio realizado por The Food Marketing Institute en 2019 analiza qué componentes hacen el consumidor se sienta bien en su compra de alimentos: salud, medio ambiente, conexión con los valores de la humanidad («mindful connection») y presupuesto.

La mayor satisfacción está relacionada a un tipo de consumo relacionado con las preocupaciones medioambientales, el consumo de alimentos y bebidas sabrosas (84%). El segundo interés recae en la categoría de la salud, con un 76% de personas que dicen sentirse satisfechas comprando alimentos y bebidas nutritivas. Las chicas se interesan significativamente más que los hombres en este aspecto, al igual que en el aspecto del presupuesto, el tercer aspecto con mayor interés.

Las generaciones de consumidores
Casi todas las generaciones de consumidores declaran querer reducir los nutrientes que perciben como “malos”, azúcar, sal o carbohidratos; y aumentar los “buenos”, la fibra y la proteína.

En alimentación saludable se valora el aspecto social. Comer en familia o con los amigos. Casi la mitad de los consumidores creen que comer bien, significa ingredientes con componentes éticos en su origen y con valores de sostenibilidad empleados por los productores. Los consumidores quieren creer en evitar el desperdicio alimentario, la contaminación y el cambio climático. Las certificación de alimentos y las etiquetas de calidad deberán anotarse a esta demanda de muchísimos consumidores.

Hay etiquetas que interesan a la gente, la de BIO, la huella de carbono, sin OGM, la de Rain Forest Alliance -cultivadores certificados en 60 naciones entre ellas, los países norteamericanos-, el Comercio Justo, la Humane Farm Animal Care, HFAC – mejora de la calidad de vida de los animales y la Huella del Carbono, el CarbonFootprint.

Y qué compramos

Creemos que nos interesa comprar alimentos con fibra, proteína, en los países poco soleados con vitamina D, calcio y las nueces -las preferidas de los frutos secos- semillas y granos integrales. La mitad de los consumidores creen en ello.

Otro porcentaje importante de la gente -4 de cada 10- quieren ingredientes con antioxidantes, omega-3, el té verde o los probióticos. En Norteamérica la mitad de los consumidores declaran sus preferencias por el aceite de oliva.

Un rotundo 82% de los consumidores está completamente de acuerdo de la importancia de comer alimentos ricos en vitaminas y minerales. ¿Por qué los alimentos vegetales naturales, las frutas, verduras y legumbres no gritan mejor sus propiedades saludables en sus etiquetados, en la tienda y en los menús de los foodservice? Quizás por este motivo, el 57% de los consumidores cree que necesita comprar alimentos enriquecidos con nutrientes adicionales. La industria alimentaria se los ofrece en los snacks y en los paquetes de ultraprocesados en los supermercados.

Las ¾ partes de los norteamericanos toman suplementos dietéticos, multivitamínicos, proteína, calcio, complejo B, magnesio, omega-3, probióticos, hierro, cúrcuma o vitamina E. Los alimentos fermentados, los aguacates, las semillas y frutos secos -nueces- frutas exóticas, arándanos, leches vegetales y la remolacha, tienen cierta popularidad como “superalimentos”.

En los restaurantes hay crecimientos estimables para ingredientes como coco, matcha, goji, edamame, cúrcuma, ajo negro, fruta de dragón, verduras exóticas o con tradición-kale, brócoli, …- y cáñamo; y entre los granos la quinua y el mijo.

Como suplemento alimenticio los “Herbals” ganan en popularidad. los más vendidos son cannabidiol, CBD -se obtiene del cáñamo, cúrcuma, saúco, hierba de trigo / cebada, linaza / aceite de lino, el aloe vera, cápsulas vegetales de ashwagandha, cardo mariano pastillas utilizadas para enfermos con cáncer- , la planta medicinal echinacea -para dolencias respiratorias y el orégano (Smith et al.2019) (…)

Importan las creencias

¿Y tú, en qué crees? Cuando se pregunta por el significado de saludable el 57% de los consumidores dicen querer enfrentarse al estrés, tener una mente abierta, ser brillantes, pasar buenos ratos, el bienestar. Ees la salud emocional.

Las empresas con snacks de nueces dicen mejorar el estado cognitivo de las personas, Good Source Foods. La gente de mayor edad, están preocupados por su memoria.

Hay encuestas que demuestran que el estrés y la ansiedad reemplazan al sobrepeso como condición valiosa de salud. Hay una casi mayoría de la gente que tiene problemas para dormir. Los análgésico ocupan un destacado lugar con tendencias culinarias
Los bocados dulces son la tendencia número 1 de postres calientes y las infusiones la número 2.

A la dieta mediterránea los norteamericanos le reconocen un impacto positivo en la función cognitiva, el Parkinson y al Alzheimer; y la interacción social y cenar con amigos son parte de las creencias de la gente como valores del bienestar.

Poderosos

Hay un conjunto de alimentos bajo la marca SlimFast; son adecuados para ti, dice de ellos la marca. Sus publicitarios la llaman la dieta SlimFast. Simplemente se trata de hacer creer que una comida sensata son 3 refrigerios de batidos con distintas fórmulas -así las llaman- de barras o galletas para sustituir 2 comidas diarias. Además tienen categoría premium -con propuestas indulgentes- para disfrutar.

Hay bebidas que se venden como reemplazo de las comidas, y apuntan a clientes que quieren perder peso; otras son para comensales para mejorar la digestión o también en creencias para mejorar la inmunidad. En estas categorías de creencias están las marcas de bebidas de la nutrición deportiva formulados para decir que tienen proteínas de alta calidad.

Entre las razones para hacer ejercicio físico,además de la salud en general y el control de peso, más de la cuarta parte de la gente los hace para ganar fuerza y tono muscular, dicen.

Los especialistas en marketing alimentario -cuenta el artículo The Top 10 Functional Food Trends de la IFT.org- deberían explicar las cantidades y tipos de proteínas para desarrollar los músculos, describir la presencia de aminoácidos. En estos segmentos de alimentos hay que contar muchas cosas, la gente quiere creer en ellos, además los mensajes deben tener acreditación científica.

Reacondicionarse

¿Está cambiando lo que pensamos sobre los beneficios saludables de los alimentos? Las propiedades cardiosaludables han caído desde el primer lugar al cuarto en el argumentario de las preocupaciones. En Norteamérica el control del peso, seguido de los beneficios energéticos y digestivos, encabeza la lista.

La pérdida de musculatura -la edad- pasarlo bien miedo a los accidentes cerebrales, osteoporosis y la movilidad son condiciones del envejecimiento preocupantes para la mayoría de la gente.

En EEUU 116 millones tiene la presión arterial alta, 70 millones altos niveles de colesterol en sangre y todos los mayores de 65 años están preocupados por el cansancio. La gente quiere alimentos que ofrezcan energía. Hay una marca de alimentos llamada POGO -power on the go- con envases en colores con significados vegetales, frutas y especies.

Uno de cada tres consumidores quiere tratarse de las indigestiones. Algunos toman alimentos con esta característica a diario. los bífidos activos. En el consumo de lácteos, un gran porcentaje de sus fabricados dicen contener suplementos probióticos -fibra, inmunidad, …- son items de alimentos preferidos por sus consumidores.

Se cree que un elevadísimo porcentaje de consumidores quisiera alimentos y bebidas con características antiinflamatorias, propiedades de desintoxicación y saciantes.

Vivir mejor

Comer fácil, rápido y saludable. Menos tiempo en la cocina. Aunque la gente diga que prefiere comida saludable para disfrutar su bienestar durante todo el día; la mitad quiere perder peso; y la otra mitad quiere prevenir enfermedades, también aumentar su energía, o, prevenir el cansancio; según encuestas de Mintel en 2019.

Hay gente que prueba con un régimen de carbohidratos, otros evitan lácteos, y el gluten. La Dieta Mediterránea es otra opción. Hay un extenso catálogo de dietas, la llamada Whole 30 -porciones muy moderadas- o las limpiezas a base de recetas de jugos con frutas y plantas, la de adelgazamiento contando puntos de Weight Watchers, o la paleo.

La gente cambia continuamente de dietas. Algunos especialistas del marketing utilizan estas dietas en sus argumentarios comerciales para respaldar sus alimentos “saludables”. Las estadísticas resaltan poco interés por el crédito en este tipo de argumentos.

El poder del mensaje de las marcas es más contundente que seguir dietas, creen los publicistas. De todos modos 168 millones de adultos norteamericanos tienen sobrepeso o obesidad y 120 millones tratan continuamente de perder peso.

Los ingresos totales de la industria de alimentos vendidos con el argumento de “perder peso” superaron los & 3.9 mil millones, según Marketdata. Ahora a estos alimentos tienen programas a los que se les añaden preferencias de elija el sabor, y kits de alimentación personalizables, también beneficios más allá del control de peso, p. ej salud intestinal.

Atractivo

Pudiera creerse que en la frutería pierden interés los básicos. Es que no se anuncian, dirán algunos. No tiene etiquetas. Hay grupos de consumidores que no saben cómo prepararlos o cortarlos. Dale a un inglés una pera, un plato, tenedor y cuchillo y no sabe qué hacer con ellos, decía un publicista. De todas maneras en la categoría siguen siendo la tercera parte de las ventas.

En la sección de frutería, no hay ingredientes artificiales, todas las frutas y verduras vienen directas de los huertos sin conservantes, y algunas, las preferidas de los clientes, cultivadas localmente. La mitad de los consumidores dicen que quieren las rutas y verduras libres de OGM, cultivadas de formas lo más naturales posible y sin residuos.

Un porcentaje del 80 % de los actuales consumidores declara haber comprado algún alimento BIO y entre éstos hay algún interés por la comida “étnica”. Por otra parte 9 de cada 10 productores agroalimentarios mencionan estar interesados en situarse con alguna etiqueta de calidad entre las de características más “sostenibles” como una oportunidad de crecimiento. Para ellos hay consultoras y redactores de informes como HealthFocus.

Entre las preferencias alimentarias uno de los conceptos más valiosos es el “farm fresh”, la “season” y el fresh for longer”. Otras son el hiperlocal -como los vertical farmers- y la cocina regional.

Más de la mitad de los consumidores cree que las verduras procedentes de cultivos hidropónicos son más nutritivas que las convencionales. Para los compradores de premium hay mucha innovación procedente de los nuevos chefs. La mayonesa Primal Kitchen, tiene variables con ingredientes simples a base de aceite de aguacate y cumple con afamadas dietas dicen en su propaganda.

Semi-herbívoros

Por todo el mundo crece el interés por los plantbased, los alimentos a base de plantas. Una cuarta parte de los americanos dicen que el año pasado compraron más productos de este tipo. En la alimentación moderno hay todo un movimiento de semi-veganos, más vegetal y menos carne, algunos se declaran flexitarianos.

Este año las proteínas de origen vegetal son la segunda tendencia culinaria entre los gastrónomos. Las mezclas de hamburguesas con vegetales están en el noveno lugar. En el ranking también están los fideos vegetales, o de arroz, el edamame, y procesados a base de lentejas como triunfantes guarniciones calientes. Entre las bebidas la leche de avena y la de almendras están de moda, 1.900 millones de $ según la Asociación de Alimentos de Base Vegetal. Las setas y las nuevas variedades -las más dulces- de chiles, son sabores también a la moda.

Los cocineros y creadores de menús eligen proteínas vegetales para las cenas. Las legumbres vuelven a las mejores mesas, judías, garbanzos y lentejas. La mitad de los consumidores comen legumbres una vez por semana y el mismo porcentaje de los compradores en los supermercados compran frutos secos, muchísimas hamburguesas vegetarianas-congeladas y de la V Gama- uno de cada tres clientes compran quinua y tofu.

Las bebidas híbridas son otra moda, leche y leches no lácteas. Hay múltiples ofertas de “no lácteos” como cremas, yogures, quesos, mantequilla y postres congelados parecidos a los lácteos sin haber visto una vaca en la vida. Son alimentos alternativos.

Las hamburguesas de carne de cerdo o de vaca, sin vaca ni cerdo, son una generación de lamentos a base de plantas. Hay una pizza de Kraft Heinz hecha con con coliflor. Las plantas son una oportunidad cree la industria moderna del procesado de alimentos. Nueve de cada diez millennials y consumidores Z quieren más vegetal en su alimentación. La carne mezclada con champiñones es un éxito para el 75% de los clientes de hamburguesas.

La mitad de los norteamericanos califica el frijol como una proteína excelente, el 34% a la soja, el 25% el guisante y al trigo. La soja, la quinua, las semillas de chía y el trigo sarraceno son las únicas proteínas vegetales completas.

Actualizarse

Feel Good Foods es una marca -calentar y comer- de desayunos y meriendas con una gama sin conservantes, ni ingredientes artificiales ni OGM.
En alimentos congelados y los menús de V Gama los proveedores anuncian mejorar la nutrición para su clientela, con más verduras entre los ingredientes, más proteínas pero con menos calorías. Sin elementos artificiales, sabores, colores edulcorantes o conservantes.

Frente a la etiqueta de BIO en las tiendas y etiquetados de alimentos se están posicionando los mensajes de la dietética moderna, descrita en este largo informe sobre The Top 10 Functional Food Trends. A los millenals no les gustan los graneles y preferirían ver en los etiquetados las declaraciones nutricionales, el origen y opciones de preparación.

La familia

Los niños en casa son motivo de compras con la etiqueta de #AlimentaciónSaludable. En estos hogares, en su compra, aparecen las opciones de los alimentos “enriquecidos” con vitaminas o minerales.

Los alimentos para niños y los menús para llevar se convierten en importantes para las familias con niños y comidas separadas en el hogar. Las madres quieren “dieta equilibrada”.

Las verduras son ingredientes ganadores en los pasteles vegetarianos, cuentan en la marca Garden Lites Superfood, opciones de meriendas o guarniciones.

En las comidas rápidas, los bocadillos, para dos tercios de ellos toman una bebida de refrigerio. Los millennials consumen 10 categorías de bebidas, la generación X más de 8 y os boomers, t tipos de bebidas.

La mitad de los consumidores declaran su preocupación por los azúcares añadidos, por el exceso de calorías en las bebidas y en cambio quisieran beneficios saludables. En alimentación triunfa la indulgencia permisible; quizás por ello aumentaron -un 49% con respecto al año anterior- las bebidas que contienen marihuana.

Informaciones relacionadas

El encanto de las palabras es utilizado por los publicistas como argumentarios, utilizados en la promoción de la moderna industria alimentaria: Informaciones como las de este artículo son parecidas a las publicaciones de los estudios realizados por la Fruit Logística en sus informes de tendencias.

Casi la mitad de los ciudadanos declaran comer sano, ¿lo hacen de verdad?

Las comidas aptas para los microondas son ejemplos para añadirles valores, como los sabores étnicos o tradicionales

Crecen las ventas de alimentos con etiquetas de funcionales

La industria cree en la venta de alimentos con suplementos, como los sabores añadidos al agua

Comer bien significa sabroso y saludable para mi

Casi todas las generaciones de consumidores declaran querer reducir los nutrientes que perciben como “malos»

Imagen devon-divine- en Unsplash

La etiqueta BIO interesa a la gente

La industria alimentaria ofrece en los snacks alimentos «enriquecidos». Se trata de otra palabra -argumento- con encanto

Ganan popularidad los complementos, los suplementos

En gastronomía hay ingredientes del foodie flavaour

En alimentación importan la imagen y las creencias

Algunos, con mucho éxito, tratan de hacer creer en otra comida sensata

En los alimentos superfoods hay que saber contar muchas cosas

Un alto porcentaje de consumidores demanda propiedades funcionales para sus compras de alimentos

Las veggie burgers están de moda. Es comida fácil, cómoda y saludable.

El poder de las marcas es más contundente que seguir dietas

En la sección de frutería los pequeños frutos venden bien una imagen de saludables. Es comida fast good 

Los alimentos barrita pueden presentarse como exquisitos

Las legumbres vuelven a interesar a los gastrónomos. El edamame se puede tomar como un snack 

Hay interés por los ingredientes y el origen 

Los nuevos cocineros eligen proteínas vegetales para menús innovadores

Para ir a HUERCASA hacer CLICK en la imagen

Las frutas listas para tomar pueden competir con los lácteos y los pasteles