5 (100%) 1 vote[s]

La zanahoria es una de los pocos alimentos alguno de cuyos aspectos mejora con la cocción. En la web de Huercasa explican que se debe a que los betacarotenos -que le confieren el color naranja característico- son más asimilables cuando están cocidas. A los betacarotenos el organismo los transforma en vitamina A, necesaria para la salud de la piel, de la vista, la formación de los huesos y para la fertilidad y reproducción.

Otros nutrientes de las zanahorias
En vitaminas, las zanahorias son también una buena fuente de vitamina C, especialmente si se consume en crudo, ya que el calor la afecta.

También es una buena fuente de vitaminas del grupo B, incluyendo B9, ácido fólico, especialmente importante antes y durante el embarazo.

Los minerales que más destacan en la zanahoria cruda son el calcio, el fósforo, el magnesio, el hierro, el potasio y el yodo.

Usos de las zanahorias, en crudo y cocidas
La zanahoria es uno de los ingredientes más versátiles de la cocina, tanto de la tradicional como de la cocina más moderna.

En su versión cruda, la zanahoria puede consumirse en ensaladas, de forma troceada o rallada, queda deliciosa. También está muy de moda el usar la zanahoria en forma de crudités, bastones de zanahoria que hacen la función de servirnos para mojar salsas o untables, como el hummus de garbanzo.

También en crudo podemos usarla licuada en zumos procesados en frío, bastará con pasar la zanahoria por la licuadora para obtener un delicioso zumo de zanahoria al que podemos añadir otros ingredientes para hacerlo más atractivo, por ejemplo la naranja.

Siguiendo con la zanahoria en crudo, otra buena idea es usarla como snack, o picoteo entre horas, además de saludable estarás consumiendo un alimento saciante repleto de propiedades beneficiosas.

Puede incorporarse a los fermentados, aportando colorido.

Para la zanahoria en su versión cocida, las opciones se multiplican.

En su forma más simple, forma parte de los hervidos. Y, cómo no, en guisos, sofritos, salsas, … Además como guarnición es rica y saludable, ponle un chorrito de aceite de oliva virgen extra y no tendrás más que hacer que disfrutar.

La zanahoria cocida es muy usada también a la hora de preparar cremas y purés, a los que dota de un sutil sabor dulce, que resulta muy agradable para adultos y niños.

Los usos de la zanahoria se extienden a los postres. La tarta de zanahoria es un integrante frecuente en la carta de postres de los restaurantes. También son muy buenas en almíbar, confitadas, …

Fuentes
La zanahoria, todas sus propiedades y cómo sacarle partido en la cocina

Zanahoria cocida: cómo conseguimos conservar todas sus propiedades naturales y cómo usarla en tu cocina

Informaciones relacionadas

Presentado el cartel de HUERCASA Country Festival 2019

Huercasa y Anecoop se alían para promover el concepto Express Slow Food

Huercasa trabaja en la reducción del desperdicio alimentario en toda su gama de productos