Rate this post

El mejor momento para tomar smoothies es a primera hora de la mañana, ya que la absorción de nutrientes es más elevada cuando el estómago está vacío.

La aplicación de tratamientos innovadores de procesado en la industria de zumos supone un aumento en la durabilidad de los compuestos saludables en los batidos

Los batidos o smoothies son una manera atractiva y cómoda de tomar una combinación de varias frutas y hortalizas de la que se obtienen los potenciales beneficios para la salud que se derivan de ellas.

Los batidos o smoothies aportan los mismos beneficios saludables que en crudo cuando la bebida se consume inmediatamente después de prepararla, destaca el Dr. Francisco Artés Hernández, responsable del Grupo de Postrecolección y Refrigeración (GPR) de la Universidad Politécnica de Cartagena, que colabora de forma activa con la Asociación sin ánimo de lucro +Brócoli.

La mayoría de los nutrientes de smoothies de futas y verduras naturales se conservan al batirlos, a excepción de algunos compuestos que son altamente degradables como la vitamina C, cuyos niveles comienzan a disminuir en este proceso, ya que “se pasa de una estructura celular estable compartimentalizada a un caldo de cultivo donde suceden las reacciones de descomposición de estas sustancias orgánicas más sensibles a alta velocidad”, explica Artés Hernández.

A pesar de ello, como indica el responsable del GPR, estas reacciones pueden ser reducidas mediante la aplicación de tratamientos innovadores de procesado en la industria, que pueden aumentar la estabilidad de estos compuestos en diez días y, por ende, su durabilidad hasta su consumo en el smoothie.

Como, por ejemplo, los batidos rojos, color aportado por el caroteno presente en frutos como tomates o sandías, que tienen unos niveles de licopeno que se mantienen sin cambios significativos hasta 28 días a 5ºC, pero que se aumentan hasta los 58 días a través de tratamientos térmicos alternativos durante el procesado como las microondas, para una suave pasteurización.

Se recomienda tomar los smoothies a primera hora de la mañana
Investigadores y nutricionistas indican que el momento más indicado para consumir un smoothie a base de frutas y de verduras en buen estado es a primera hora de la mañana. Cuando todavía tenemos el estómago vacío, al no disponer de alimentos en el organismo y haber realizado todo el proceso de digestión durante la noche, la absorción de nutrientes es mucho más elevada. “En ayunas, estos preparados nos ofrecen un aporte muy necesario de vitaminas, antioxidantes, minerales, enzimas y fibra natural, que ayudarán a nuestro organismo a potenciar la salud del sistema inmunológico y a empezar el día con energía”, valora Artés Hernández.

Preparados saludables con brócoli
Existen infinidad de combinaciones muy saludables para incluir en una dieta equilibrada con alto contenido de nutrientes. Algunas de las más completas, atractivas y sabrosas a base de hortalizas son las verdes (150 gramos de pepino, 24 gramos de brócoli, 12 gramos de espinaca, 10 mililitros de zumo de limón y 200 mililitros de agua) y las rojas (150 gramos de tomate, 24 gramos de brócoli, 24 gramos de pimiento rojo, 2 mililitros de zumo de limón y 200 mililitros de agua).

A pesar de las bondades de los smoothies para nuestra salud, el responsable del GPR recuerda la importancia de complementar el consumo de frutas y de verduras con el de carnes, pescados, cereales o lácteos, que añaden a la dieta equilibrada cantidades más elevadas de proteína o de vitaminas como la B12.

El trabajo de concienciación de +Brócoli
La Asociación sin ánimo de lucro +Brócoli tiene como objetivo el incremento del consumo de brócoli y de la concienciación con respecto a sus efectos beneficiosos para la salud. Reúne a agricultores, comercializadores, investigadores, nutricionistas, restauradores y a todas aquellas entidades afines y personas interesadas en difundir las bondades de esta crucífera catalogada como ‘súper verdura’ por el CEBAS-CSIC.


Más información

Comunicación de +Brócoli

Las verduras pueden ganar protagonismo en la gastronomía