Rate this post

¿Por qué no engordan los frutos secos?

Los frutos secos se consideran, por su contenido en calorías -supera los 225-275 kilocalorías por 100 gramos- un alimento que puede engordar. Un interesante artículo en El País, escrito por Julio Basulto Marset, explica los resultados de numerosos y serias investigaciones que demuestran que esto no es así. De hecho, el artículo se llama “¿Por qué no engordan los frutos secos?” y en el texto se explican los resultados de los estudios realizados y se explican las hipótesis con que se trata de explicar el que no engorden.

También se indica que los españoles consumen muy poco estos alimentos que se asocian con menos peso y más salud

El artículo indica que “a la vista de estos resultados, y sabiendo que nuestro consumo de frutos secos es muy bajo (unos 6 gramos al día), no cabe duda de que los nutricionistas podemos emitir sin problema el consejo “tome más frutos secos”. La única excepción en que dicho consejo no sería válido es en las regiones del mundo donde estos alimentos son una fuente importante de aflatoxinas por falta de medidas de control (no es el caso de España).”

El resumen es que “las dietas ricas en frutos secos no aumentan el peso corporal o la circunferencia de la cintura. Nuestros hallazgos apoyan la inclusión de frutos secos en dietas saludables”.

Una importante puntualización es que “antes de seguir, es preciso dejar claro que cuando los investigadores hablan de frutos secos no hacen referencia a “pipas Tijuana”, a quicos, a cacahuetes bañados en chocolate o a almendras recubiertas de caramelo o sal. Hablan de productos como almendras, anacardos, avellanas, cacahuetes (en realidad es una legumbre pero se clasifica en este grupo), castañas, nueces, piñones o pistachos. No se observan diferencias si escogemos un tipo u otro de fruto seco (Am J Clin Nutr. 2015;102(6):1347-56), ni tampoco si están tostados, fritos u horneados, pero sí es conveniente escogerlos sin adición de sal, azúcar o potenciadores del sabor (ej. Glutamato monosódico).”

Artículo original
¿Por qué no engordan los frutos secos?, El País, Julio Basulto Marset,  agosto 2017

Informaciones relacionadas

Vender fruta en colegios, fábricas y oficinas, espacios públicos … el picoteo y la comodidad