La vitamina B12 es esencial para mantener un organismo saludable

Su única fuente conocida hasta hace poco eran los alimentos de origen animal; un grupo de científicos ha constatado que el berro puede absorberla por las raíces y aportarla a quien lo consume

Beatriz Riverón,
Bioquímica farmacéutica

INFORMACUÓN
La vitamina B12, también conocida como cobalamina, tiene importantes funciones en nuestro organismo, que no la produce y necesariamente debe provenir de la dieta.

Esta vitamina es soluble en agua y ayuda a mantener el metabolismo y la función del sistema nervioso central. También reduce el riesgo de roturas cromosómicas que provocan daños en el ADN y es beneficiosa para los músculos. Participa en la formación, integridad y maduración de los glóbulos rojos (eritropoyesis), previniendo especialmente la anemia megaloblástica. Previene problemas cardíacos y accidentes cerebrovasculares. La vitamina B12 también se ha recomendado para los ancianos, ya que los estudios indican que protege de la degeneración cerebral.

Es imprescindible para la acción catalítica de varias enzimas, participa de varias vías metabólicas, por ejemplo, de aminoácidos y azúcares. Su estructura química es de las más complejas, siendo sintetizada por especies bacterianas.

 

Estructura química de la vitamina B12

Según la organización estadounidense Food and Nutrition Board, la dosis diaria de vitamina B12 que necesita nuestro organismo es de 2,4 µg (microgramos) para adultos, 1,2 µg para niños de hasta ocho años y 2,8 µg para mujeres embarazadas y madres lactantes. Según los estudios, su forma más eficaz de suplementación es en forma de «metilcobalamina».

¿Qué alimentos contienen vitamina B12?

Nasturtium officinale (familia Brassicaceae) es una hortaliza cuyo nombre común es berro. Es una planta que se utiliza habitualmente en ensaladas y se puede encontrar en zonas húmedas. Es originaria de Europa y Asia Central, donde crece abundantemente a orillas de ríos y arroyos.

El berro es conocido prácticamente en todo el mundo; rico en yodo, hierro, fosfato y aceites esenciales, es también descongestionante, digestivo, depurativo y diurético.

El berro contiene varias vitaminas que incluyen: A (betacaroteno, precursor de la vitamina A), C y grupo B (B1, B2, B6, B9 y B12).

Investigadores han descubierto que los berros pueden ser una fuente vegetal de vitamina B12. Esta vitamina es esencial para la dieta humana. Los vegetarianos tienen más probabilidades de tener deficiencia, ya que las plantas no producen ni necesitan el nutriente, que solo es producido por un tipo específico de bacteria.

Sin embargo, el descubrimiento de un equipo de científicos de la Universidad de Kent, Inglaterra, permitirá a quienes no consumen carne o productos animales tener una dieta más equilibrada sin necesidad de suplementación.

En el trabajo científico, fueron cultivadas diferentes muestras de berros en el suelo con una concentración creciente de vitamina B12. Después de 7 días, las hojas que brotaron se analizaron. Los brotes absorbieron la vitamina del medio de cultivo y la almacenaron en sus hojas. Para confirmar el descubrimiento, los investigadores manipularon un tipo de conjugado – vitamina B12 que emite luz fluorescente cuando se activa con láser. El nutriente fluorescente se incorporó a las plantas en una parte específica de la célula de la hoja llamada vacuola, responsable del almacenamiento de sustancias.

De esta forma, los científicos han obtenido evidencia definitiva de que determinadas plantas pueden absorber y transportar cobalamina.

El berro también tiene otros elementos como azufre y potasio, además de fibras. Su potencial en vitamina C se conoce desde la Edad Media, donde se utilizaba para combatir el escorbuto.

Recientemente se lo ha considerado el alimento más nutritivo entre las frutas y las verduras, «potencia», que está fuertemente asociada con un riesgo reducido de enfermedades crónicas si se lo consume habitualmente. Es muy bajo en calorías.

Por otro lado, el berro es rico en compuestos flavonoides y otros pigmentos con acción antioxidante. En total, se identificaron 14 compuestos fenólicos en sus hojas, entre los que destacan el ácido cumárico y sus derivados, el ácido catarárico, y los derivados de quercetina presentes en mayor cantidad.

Todos estos componentes hacen del berro un excelente protector del sistema inmune y de la visión, y previene contra artritis y reumas.

¿De qué otras fuentes naturales de vitamina B12 disponemos?

– Carnes: bovina, ovina y de aves; hígados
– Manteca, leche
– Pescados (Trucha, Salmón, Atún etc.)
– Ostras
– Levadura
– Chlorella (microalga)
– Espirulina (microalga)
– Hongo shiitake seco, especie Lentinula edodes
– Yogur fermentado con la bacteria Lactobaccillus acidophilus,
– “Nori”

Nori es una especie de hoja hecha de algas que se usa mucho en la culinaria japonesa. Suele ser de color verdoso o rojizo según la especie. Se usa comúnmente para hacer onigiri y sushi. Estas algas también son ricas en proteínas, calcio, hierro, y vitaminas A y C.

Nori utiliza vitamina B12 en su metabolismo, obtenida mediante un proceso simbiótico con bacterias. Sin embargo, debido a la presencia de análogos inactivos, actualmente no se considera una fuente abundante.

La soja y sus derivados contienen cobalamina en su constitución, pero como un análogo inactivo de la vitamina B12 y por lo tanto inapropiados para la digestión humana.

Las plantas no sintetizan ni almacenan vitamina B12, siendo la principal fuente de esta vitamina los productos de origen animal. La vitamina B12 solo existe en los vegetales que están asociados con las bacterias que la sintetizan, lo cual es más común en las huertas orgánicas. Aun así, la cantidad de B12 en estas plantas cultivadas orgánicamente no es ideal para las necesidades humanas.

Las bacterias de la flora normal del colon (intestino grueso) humano producen B12, pero prácticamente no se aprovecha, ya que el sitio que colonizan es posterior al yeyuno que es donde ocurre su absorción. Por tanto, necesitamos obtener la vitamina de los alimentos. Es un tipo de vitamina que necesita poca reposición porque solo necesitamos de pequeñas cantidades, su almacenamiento es relativamente adecuado y una circulación enterohepática muy eficiente recupera gran parte de la vitamina B12 excretada en la bilis.

Fuentes: Med.Puc-rio.br ; MelhorComSaude.com.br ; RevistaVidaesSaude.com.br ; MejorConSalud.as.com y Wikipedia

Fumio Watanabe , Yukinori Yabuta , Tomohiro Bito , Fei Teng
Vitamin B₁₂-containing plant food sources for vegetarians
Nutrients 6(5):1861-73, 2014.

Fumio Watanabe
Vitamin B12 sources and bioavailability
Exp Biol Med (Maywood) 232(10):1266-74, 2007.

Doreen Gille , Alexandra Schmid
Vitamin B12 in meat and dairy products
Nutr Rev 73(2):106-15, 2015.

J H Martens , H Barg, M J Warren, D Jahn
Microbial production of vitamin B12
Appl Microbiol Biotechnol 58(3):275-85, 2002.

João Pereira , Manuel Simões , Joana L Silva
Microalgal assimilation of vitamin B 12 toward the production of a superfood
J Food Biochem 43(8):e12911, 2019.

Imágenes: MelhorComSaude.com.br y Wikipedia