Rate this post

Perder peso es uno de los objetivos más perseguidos, de hecho, ‘adelgazar‘ es el término mayormente empleado en los buscadores en internet. Esta tendencia hacia el ‘peso ideal‘ puede ayudar a la sociedad a superar la obesidad.

Es cierto que las redes están llenas de ‘dietas milagro‘ que pueden hacer mucho daño a nuestra salud, por lo que hay que conocer la fuente de información. El portal ‘Fruteriapp: fruta de temporada‘ presenta las tres dietas del año las cuales animan a los usuarios a mantener una alimentación saludable. Todos los años, U.S. News & World Report publica el ranking con las mejores dietas, y todas, priorizan las verduras, las carnes magras, el pescado y los granos integrales.

Este año la dieta DASH ha empatado con la dieta Mediterránea en primera posición y la dieta Flexitariana se ha situado en el segundo puesto.

Dieta mediterránea:
Esta dieta mediterránea se basa en una alta ingesta de frutas, verduras, pescado, cereales integrales, legumbres y aceite de oliva pero un contenido muy bajo en carne roja, azúcares y grasas saturadas. El estudio PREDIMED, que trata de prevenir las enfermedades cardiovasculares mediante una Dieta Mediterránea, ha demostrado que la dieta mediterránea enriquecida, además, con frutos secos y aceite de oliva virgen extra, reduce un 30% el riesgo de infarto o ictus. Este listado puede ayudar a tener una vida más saludable:

  • consumo total de grasas menor del 35% de la energía consumida y las grasas saturadas no pueden superar el 8%
  • consumir pollo o pescado dos veces a la semana
  • tomar hasta siete huevos a la semana
  • consumir a diario leche, queso o yogurt
  • consumir carne roja sólo una o dos veces por semana

Dieta DASH:
Muy popular en EEUU: Dietary Approaches to Stop Hypertension (enfoque alimenticio para detener la hipertensión) e ideada por el Instituto Nacional de Salud de Estados Unidos (NIH). Una dieta de máximo 2000 diarias y que prioriza el consumo de frutas, verduras y cereales integrales. DASH incluye productos lácteos bajos en grasa, pollo, pescado, legumbres, frutos secos y aceites vegetales. Por otro lado, limita el consumo de grasas saturadas, productos lácteos ricos en grasas y azúcares. Reduce mucho, como es lógico, el consumo de sal por lo que la mayoría de conservas, embutidos y sopas instantáneas están fuera de este régimen.

Dieta flexitariana:
Un régimen para personas cuya dieta es fundamentalmente vegetariana, pero que comen carne en determinadas situaciones.

Numerosas investigaciones han concluido que las personas que no comen carne tienen un índice de masa corporal más bajo. Como es lógico, el régimen enfatiza el consumo de frutas, vegetales, cereales integrales y proteínas vegetales, que suplan las que aportaría la carne (gracias, sobre todo, a las legumbres). También permite el consumo de huevos y lácteos. La carne y el pescado solo se añaden en muy pequeñas cantidades como ingrediente en platos de pasta o ensaladas.

Fuente: ‘Fruteriapp: Fruta de temporada. ¿Te has preguntado alguna vez qué fruta está de temporada?’

La ciencia confirma que las dietas ricas en frutos secos no aumentan el peso y que tienen efectos favorables en el bienestar

Frutas y verduras, una herramienta eficaz para la prevención de enfermedades cardiovasculares y mortalidad prematura

En la dietas la gente se cree lo que lee