El cultivo de la vid para la producción de vino y consumo de la uva es una de las actividades más antiguas de la civilización

Las uvas son ricas en minerales, vitaminas, antioxidantes y fibras, y se pueden comer con piel y semillas

Beatriz Riverón,
Bioquímico farmacéutica

 

INFORMACIÓN
La uva es el fruto de la vid (Vitis sp.), una planta de la familia Vitaceae. Se suele utilizar para elaborar zumos, mermeladas (gelatinas), vino y pasas, y también habitualmente se consume en su estado natural.

Existe un gran número de especies y variedades de vides utilizadas en la producción de vino, en la preparación de jugo, como uvas de mesa etc.

Originaria de Asia, la vid se cultiva en todas las regiones templadas.

El cultivo de la vid para la producción de vino es una de las actividades más antiguas de la civilización, en la región de Egipto y Asia Menor durante el período Neolítico, al mismo tiempo que la humanidad asentada en poblados permanentes, comenzó a cultivar alimentos y a criar ganado además de producir cerámica.

Las uvas pueden ser de color rojo, azul oscuro, amarillo, verde y rosa. Las «uvas blancas» son naturalmente de color verde y se derivan evolutivamente de la uva morada. Las mutaciones en dos genes reguladores en las uvas blancas inactivan la producción de antocianinas, que son responsables del color púrpura de estas frutas. Estas sustancias junto con otros polifenoles son responsables de los distintos tonos, que van desde el púrpura al rojo rubí.

Nutrientes en la uva

Las uvas, además de contener agua y glucosa, son ricas en antioxidantes y fibras y se pueden comer con piel y semillas. Los minerales como calcio, hierro, magnesio, manganeso, potasio, sodio, fósforo, zinc y flúor; las vitaminas C, E y del complejo B tales como Tiamina (B1), Riboflavina (B2), Niacina (B3), Ácido pantoténico (B5), Ácido fólico (B9) y la Colina (amina que se encuentra en los lípidos presentes en la membrana celular y en el neurotransmisor acetilcolina) presentes en estas frutas ayudan a asegurar el correcto metabolismo del organismo, ayudando inclusive a mejorar las funciones cerebrales como por ejemplo la capacidad de memoria.

Propiedades funcionales de la uva

Durante las últimas décadas, las proantocianidinas, con alto poder antioxidante, están atrayendo la atención no solo de la industria alimentaria sino también de las organizaciones de salud pública debido a sus beneficios para la salud. Es bien sabido que las uvas son una buena fuente de estas sustancias y, por esa razón, la industria también se centra en la identificación de subproductos de la uva y la evaluación de su bioactividad.

El extracto de semillas de uva es una rica fuente de estos compuestos principalmente de catequina, epicatequina y también ácido gálico, que presentan impacto en las enfermedades crónicas consecuencia del estrés oxidativo, de la inflamación y de los trastornos relacionados con el síndrome metabólico, la obesidad, la diabetes y los problemas cardiovasculares.

Los compuestos fenólicos se encuentran entre los factores de calidad más importantes de los vinos. Contribuyen a las características organolépticas del vino como el color, la astringencia y el amargor. Aunque los taninos (de estructura química polifenólica) que se encuentran en el vino pueden provenir de fuentes microbianas y/o del roble de los barriles que lo contiene, las principales fuentes son las pieles y semillas de la uva.

Estructura química del estilbeno

Éstos, junto con compuestos flavonoides y estilbenos (hidrocarburos aromáticos) que se encuentran en los frutos, semillas, tallos, piel y orujos de las uvas, poseen efectos farmacológicos que incluyen la protección de la piel, actividades antioxidantes, antibacterianas, anticancerígenas, antiinflamatorias y antidiabéticas, así como efectos hepatoprotectores, cardioprotectores y neuroprotectores.

Estructura química del resveratrol

El resveratrol es un polifenol que se puede encontrar principalmente en las semillas de uva, en la piel de las uvas oscuras y en el vino tinto.

Cuanto más intenso sea el color, ya sea vino o uva, mayor será su contenido de polifenoles.

Estudios indican que el resveratrol puede ayudar a reducir los niveles de lipoproteínas de baja densidad (LDL low density lipoprotein) y aumentar los niveles de lipoproteínas de alta densidad (HDL high density lipoprotein). LDL, particularmente en su estado oxidado, puede acumularse en las paredes de los vasos sanguíneos, dando lugar a la formación de placas ateromatosas que dan lugar a aterosclerosis, que provoca el bloqueo de los vasos sanguíneos.

Los estudios también parecen indicar un efecto beneficioso del resveratrol en la prevención del cáncer debido a su capacidad para contener la proliferación de células tumorales, a través de la inhibición de proteínas que intervienen en la regulación de la división celular.

Fuentes
https://pt.wikipedia.org/wiki/Uva el 18/08/2021
https://pt.wikipedia.org/wiki/Resveratrol el 23/08/2021
https://pt.wikipedia.org/wiki/Estilbeno el 23/08/2021

Celia Rodríguez-Pérez , Belén García-Villanova , Eduardo Guerra-Hernández , Vito Verardo
Grape Seeds Proanthocyanidins: An Overview of In Vivo Bioactivity in Animal Models
Nutrients 11(10):2435, 2019.

Pauline Rousserie , Amélie Rabot , Laurence Geny-Denis
From Flavanols Biosynthesis to Wine Tannins: What Place for Grape Seeds?
J Agric Food Chem 67(5):1325-1343, 2019.

Marjan Nassiri-Asl , Hossein Hosseinzadeh
Review of the Pharmacological Effects of Vitis vinifera (Grape) and its Bioactive Constituents: An Update
Phytother Res 30(9):1392-403, 2016.

María De La Luz Cádiz-Gurrea , Isabel Borrás-Linares , Jesús Lozano-Sánchez , Jorge Joven , Salvador Fernández-Arroyo , Antonio Segura-Carretero
Cocoa and Grape Seed Byproducts as a Source of Antioxidant and Anti-Inflammatory Proanthocyanidins
Int J Mol Sci 18(2):376, 2017.

Imagen
Valle de las uvas, Aspe, https://valledelasuvas.es/tema/uva-de-mesa/