Rate this post

Investigadores del Observatorio Nutricional de Vitoria-Gasteiz logran fomentar el consumo de frutas y verduras. Un equipo respaldado por la Universidad del País Vasco  y el Ayuntamiento de la capital alavesa, han mejorado la dieta en varios colegios. Para conseguirlo, han jugado con la psicología de los alumnos. Los investigadores cuentan con el compromiso de sus padres, que también participan en la experiencia. El Ministerio de Sanidad ha concedido el premio NAOSPromoción de la alimentación saludable en la escuela‘.

Según el dietista nutricionista Víctor Manuel Rodríguez Rivera, investigador del grupo Nutrición y Obesidad (CIBER obn, iscii) “La mayoría de los programas contra la obesidad infantil se quedan en meras charlas, pero no se sabe de sus efectos porque no están validados científicamente. No están bien diseñados. Nosotros decidimos hacerlo utilizando una metodología científica sólida que nos permitiera evaluar el trabajo y validarlo. Este es el resultado”.

El proyecto/trabajo se desarrolla desde hace diez años, el grupo de Vitoria ha concluido que “Nadie mejor que la industria de la comida rápida para cambiar los hábitos de la población. Ellos lo consiguen como nadie. Hagamos lo mismo”

Los investigadores de Rodríguez Rivera se encontraron con las teorías del comportamiento del experto polaco en psicología social, Icek Azjen. Llevadas sus teorías a este proyecto, para conseguir que los alumnos coman diariamente cinco piezas de frutas y verduras, deben cumplirse tres condiciones:

1ª Actitud positiva frente a la comida sana: los niños “no entienden” de enfermedades del corazón o el cáncer, desde este punto de vista, los especialistas hablan de fibra o extreñimiento, de la energía que da el potasio, de cómo las frutas y verduras ayudan a tener un corazón sano y a obtener mejores resultados deportivos. La actitud positiva también se consigue comenzando a conocer y asumir los nuevos sabores.

2ª Superar la presión que ejerce el entorno, sobre todo niños y adolescentes, las amistades pueden provocar cambios de actitud. Concienciar a los alumnos de la importancia de consumir frutas y verduras hasta el punto de crear “competencia” entre ellos, “midiendo” quién come más fruta/verdura. Conseguir que encuentren completamente normal la presencia de frutas y verduras en su dieta diaria. Víctor Manuel Rodríguez Rivera, pone un buen ejemplo; “Hubo un tiempo en que fumar estaba de moda y todo el mundo lo hacía. Cuando el fumador se convierte en un apestado, la situación cambia”.

3ª La capacidad personal de decisión. Los investigadores pusieron en marcha lo que llamaron “frutero libre”, que permitía a los alumnos picar fruta antes de comer, el consumo subió hasta 2,5 piezas de frutas y verduras al día.

Los buenos resultados de este programa han sido reonocidos en todo el mundo. Es un buen comienzo pero el trabajo debe continuar, ¡hasta conseguir CINCO AL DÍA!

 

¡Salud y que aproveche!

Frutas y verduras, una herramienta eficaz para la prevención de enfermedades cardiovasculares y mortalidad prematura

Postres originales a base de hortalizas

Educación en la alimentación

Comer saludable, moverse más y dormir bien