Rate this post
Una tarta “red velvet”

INFOMERCIAL. La alimentación sana y el deporte han entrado de lleno en la sociedad actual, ahora pensamos más qué comer y cómo. La gastronomía se ha convertido en un hobby para muchas personas, que gracias a las redes, comparten recetas originales y saludables donde las verduras han ido adquiriendo cada vez más protagonismo, incluso postres a base de hortalizas. Las verduras son un alimento esencial para nuestro bienestar, por lo tanto, estos postres a base hortalizas también benefician a nuestro organismo.

Este postre vegetal es muy digestivo ya que es rico en fibra, además, es bajo en calorías y grasas. Como aporta muchísima agua, también ayuda al buen funcionamiento del riñón. Es un postre muy colorido, tantos como verduras existen. La variedad de sabores entre las hortalizas hace que la oferta de postres a base de vegetales sea extensa y muy sabrosa.

Los postres de verdura pueden ayudar a las personas que no comen habitualmente vegetales, incorporando de esta manera las hortalizas en su dieta. La repostería cuenta con verduras frescas para su elaboración, pero también con las verduras congeladas que retienen perfectamente las vitaminas, fibras y minerales gracias al proceso de ultra-congelación. Para promover la incorporación de verduras en nuestra dieta, la Asociación Española de Fabricantes de Vegetales Congelados,  ASEVEC expone con profundidad y rigor el mundo de las verduras congeladas en su web.

En el artículo “Las verduras, también en los postres: las verduras y hortalizas son ingredientes muy interesantes para preparar postres sanos, vistosos y originales ” de Eroski Consumer  ofrece algunas recetas para disfrutar de un final de comida mucho más sano:

Helado de verduras. Con buen tiempo, el helado es uno de los alimentos favoritos de los españoles, un producto muy refrescante que significa sumergirse en todo un mundo de colores, tamaños, diseños… y sabores. ¿Por qué no probar un helado de verduras congeladas, realizado en casa, con ingredientes naturales y en pocos minutos? Se puede impresionar a los comensales con recetas tan sorprendentes como estas: un gazpacho de guisantes con su helado a la menta, un polo de espinacas, una horchata de chufa y aguacate o un sándwich helado de cremoso de zanahoria y coco.

Tarta de zanahoria. La zanahoria se utiliza como sustituto del azúcar desde hace muchos años. De hecho, como el azúcar era demasiado caro para las familias, se cocinaba con zanahoria para endulzar los postres. De ahí surgió el famoso “carrot cake”, que pasaría a convertirse en una de las tartas más populares. (Ver también  tarta de espinaca en Pinterest).

La imagen de la cabecera de esta información es una tarta “red velvet“, o terciopelo rojo. Esta tarta se hacía con remolacha, y, también las hay con sopas de tomates, sustituyendo la leche por el zumo, se añade una remolacha cocida y machacada, y se combina con una masa de cupkakes.

Flan. Este excelente postre encuentra en la calabaza el mejor aliado de las verduras. Es muy dulce, aporta una textura muy suave y, además, es fuente de fibra, un excelente aporte de antioxidantes que cuenta con muy pocas calorías.

Postres líquidos. Los batidos elaborados a base de verduras y frutas ganan cada día más adeptos. Aportan los nutrientes necesarios para el organismo, contribuyen a mantener la piel hidratada y contrarrestan los efectos nocivos del sol. Su principal beneficio es la gran cantidad de minerales, vitaminas y agentes antioxidantes que aportan. Son muy energizantes y provocan un efecto saciante, gracias a su alto contenido en fibra.