El sobrepeso es una afección común a muchos países y abordarla requiere un enfoque global en aras de un estilo de vida más saludable

El caso de Holanda indica que una de las principales medidas para hacer un país más saludable es normalizar el consumo de frutas y hortalizas

Imagen de «blende» en Pixabay

CRÓNICA
Una entrada del blog de la Universidad de Wageningen, WUR, Wageningen University & Research, explica la situación de los habitantes de Holanda en cuanto a su peso, los efectos que tiene en la salud en general y en particular teniendo en cuenta la pandemia COVID-19. Se analizan los factores que influyen en el sobrepeso y qué medidas pueden ayudar a mejorar el estado general de la población. La información proviene de la profesora de consumo y estilos de vida saludables Emely de Vet. Remarca que el estilo de vida, no debe abordarse como una responsabilidad individual, sino que es necesario cambiar el sistema que perpetúa un estilo de vida poco saludable». El texto a continuación es una traducción de la entrada del mencionado blog.

WUR blog, Making the Netherlands healthier

La mitad de todos los adultos holandeses tienen sobrepeso, lo que los hace más susceptibles al coronavirus. Un estilo de vida más saludable puede ayudar a mitigar los efectos de una infección por COVID-19 y ayudar a prevenir diversas enfermedades crónicas. Esto alivia la presión sobre la atención médica y nos da una ventaja para futuras pandemias.

Los investigadores de Wageningen unen fuerzas con gobiernos, servicios de salud, proveedores de alimentos y escuelas para aprender cómo podemos hacer que un estilo de vida más saludable sea más accesible. ¿Crees que los pequeños pasos, como una porción diaria de fruta y un paseo, pueden marcar la diferencia?

«Trabajar por un estilo de vida más saludable es de vital importancia para los enfermos, para el sector sanitario, agobiado y, desde una perspectiva de salud pública, para aquellos que no se enferman», dice Emely de Vet, profesora de Consumo y Estilos de Vida Saludables.

Incluso sin la crisis del coronavirus, los servicios de atención médica ya están extremadamente agobiados por enfermedades relacionadas con el estilo de vida, explica De Vet. «Y ahora la presión es inmensa; en parte porque los pacientes que padecen COVID-19 y que también tienen afecciones subyacentes como exceso de peso severo o diabetes son ingresados con mayor frecuencia en la UCI».

Sistema inmunológico que funciona correctamente

Un estilo de vida poco saludable aumenta la posibilidad de desarrollar enfermedades crónicas como hipertensión, diabetes tipo 2 y enfermedades cardiovasculares. Estas enfermedades nos hacen más vulnerables a una progresión más grave de COVID-19. «Un estilo de vida saludable contribuye a un sistema inmunológico que funcione correctamente y es un factor crucial en la prevención de enfermedades, así como en el tratamiento y la gestión de enfermedades», explica De Vet.

Oferta no saludable

Hay trabajo por hacer, ya que la mitad de los adultos holandeses tienen, por ejemplo, sobrepeso. “Existe una variación en los grupos de edad y de ingresos. Aquellos que tienen más de cincuenta años tienen sobrepeso con mayor frecuencia, así como las personas de los grupos de menores ingresos».

La profesora se apresura a aclarar que el sobrepeso no es una cuestión de elección personal. “Es un problema social. Mientras el 80 por ciento de la selección de productos a la venta en los supermercados no sea saludable, es muy difícil para las personas modificar su estilo de vida».

Desigualdad

El entorno socioeconómico también influye. Las personas con ingresos más bajos, menor educación y una posición laboral más pobre son más vulnerables. Este grupo lucha con problemas de salud como la obesidad y la diabetes con mayor frecuencia, los cuales son factores de riesgo en COVID-19. “El coronavirus expone dolorosamente la desigualdad socioeconómica y amplifica aún más las disparidades”, señala De Vet.

Para la mayoría de los trabajadores en las profesiones menos cualificadas y con salarios más bajos, trabajar desde casa no suele ser una opción. Llevar un estilo de vida más saludable difícilmente es una prioridad para quienes sufren estrés como resultado de dificultades financieras, desempleo y otros problemas. “Y menos aún si los productos saludables son más caros que las alternativas no saludables. Un estilo de vida saludable es un lujo que no todos pueden permitirse”, afirma la profesora.

Continúa diciendo: “Las personas con menores ingresos y una educación más baja tienen una esperanza de vida siete años más baja que las que tienen una educación superior. Además, esperan vivir 19 años menos con buena salud durante su vida. Diferencias como estas en los Países Bajos son ridículas».

Estrategia para elecciones saludables

De Vet y sus colegas investigan qué estrategias e intervenciones pueden conducir a estilos de vida, comportamientos y condiciones de vida más saludables. Con este fin, se basan en una variedad de disciplinas y métodos de las ciencias de la salud, la psicología, la sociología, la pedagogía, la geografía y la antropología. «Comprender el comportamiento humano y diseñar intervenciones requiere una perspectiva amplia».

Muchas organizaciones

Algunas intervenciones se centran en reducir el déficit de salud en grupos vulnerables. El grupo de investigación de De Vet está involucrado en el centro colaborativo académico de salud pública Agora, con GGD-North y East Gelderland (GGD significa los servicios de salud pública holandeses) y 22 municipios.

El proyecto Samen aan zet (haciéndolo juntos) en Harderwijk también se enmarca dentro de este centro colaborativo. Este es un proyecto que involucra a personas con problemas multifacéticos, como deudas y problemas de salud. “Estas personas caen dentro del alcance de muchas agencias diferentes, como el municipio, el cuidado de jóvenes, las escuelas, la reprogramación de deudas, la asociación de vivienda, el médico general y otros cuidadores. Llevan la carga de un enorme estrés y preocupaciones y, a menudo, carecen de las reservas para mejorar su estilo de vida».

No en una torre de marfil

“Con todas las partes involucradas, tratamos de descubrir cómo podemos ofrecer a estas personas un único punto de contacto y desplegar su entorno social para abordar su situación de múltiples problemas, incluido su estilo de vida poco saludable. Estudiamos lo que es útil en colaboración con los responsables de la formulación de políticas y los agentes que están sobre el terreno. Por lo tanto, los científicos no estamos en una torre de marfil remota, sino directamente involucrados para ver qué funciona. Además, en la práctica se pueden aplicar soluciones eficaces sin demora».

Dietistas y fisioterapeutas

Además, los investigadores contribuyen a llevar a cabo programas de estilo de vida en el sector de la salud, como el programa SLIMMER (“más inteligente” en holandés) que está contemplado por la seguridad social desde 2019. SLIMMER es implementado por médicos, dietistas, fisioterapeutas, entrenadores de estilo de vida y clubes deportivos locales y se dirige a personas con un riesgo elevado de diabetes.

Los investigadores de Wageningen ayudaron a refinar y evaluar esta intervención en el estilo de vida. El GGD North y East Gelderland ahora ofrece este programa en colaboración con el Academic Collaborative Center.

Otras investigaciones en centros de salud son sobre herramientas digitales, como aplicaciones, que ayudan a los pacientes a cambiar su comportamiento.

Proyecto para los trabajadores de los puertos

Los empleadores también pueden iniciar intervenciones. Muchos trabajadores en los Países Bajos viven en la pobreza y, a menudo, tienen un estilo de vida poco saludable, dice De Vet. “Sin embargo, la jerarquía entre empleador y empleado hace que esto sea más complicado. Lideramos un proyecto para empleados con bajo nivel educativo en los muelles (un sector muy importante en Holanda) y en empleos protegidos. Exploramos cómo podemos satisfacer mejor las necesidades de apoyo sanitario de ambas partes a través del diálogo con los trabajadores y los empleadores».

Educación nutricional en la escuela

Los hábitos que se forman a una edad temprana, son difíciles de romper más adelante en la vida. Esto fue descubierto a través de una investigación realizada por De Vet y sus colegas. “Las investigaciones muestran que los hábitos alimenticios y el sobrepeso a una edad temprana son indicadores precisos de los hábitos durante la edad adulta. Si los niños aprenden hábitos alimenticios poco saludables a una edad temprana, se vuelve difícil de arreglar. Los viejos hábitos tardan en morir es un dicho que ciertamente se aplica a nuestra conducta alimentaria. Por eso pedimos a favor de la educación nutricional en las escuelas».

Muchas escuelas se unen al programa de “lecciones sobre el sabor” de Wageningen (WageningenTaste lessons) o al programa EU School Fruit que ofrece a las escuelas fruta gratis para los estudiantes. «Centrarse en una nutrición saludable en la escuela tiene un impacto en los hábitos alimenticios de los niños a los que es posible que no se les ofrezcan frutas y verduras en casa y, por lo tanto, es esencial en la lucha contra los déficits de salud», afirma De Vet.

Desafortunadamente, no existe un enfoque estructural en la educación para la salud y la nutrición, y no todas las escuelas ofrecen este tipo de lecciones. «Sería mejor incluir esto en el plan de estudios escolar estándar para que a cada niño se le enseñe un estilo de vida saludable a una edad temprana«.

Prohibir la comida rápida

El gobierno debe desempeñar un papel más activo en la creación de un entorno más saludable. “Actualmente, falta un marco legal o de gobernanza para promover un entorno alimentario más saludable». Modificar el medio ambiente es fundamental.

Considere, por ejemplo, prohibir los restaurantes de comida rápida en un radio de 500 metros de escuelas. «Los municipios necesitan urgentemente estos instrumentos», el legislador debiera intervenir.

No obstante, el gobierno sí se está volviendo más activo; el Acuerdo Nacional de Prevención, que se enfoca en reducir el sobrepeso, el tabaquismo y el consumo de alcohol, es un ejemplo. Recientemente, el Ministerio de Sanidad, Bienestar y Deporte anunció que pondrá a disposición 200 millones de euros para mejorar el bienestar y los estilos de vida de los colectivos vulnerables. Sin embargo, no es suficiente.

Impuesto sobre el azúcar

De Vet favorece la abolición del impuesto sobre las ventas de frutas y verduras, lo que hace que una dieta más saludable sea económicamente atractiva. Una alternativa es aumentar los impuestos sobre los productos no saludables, que a menudo son más baratos. “Un impuesto sobre el azúcar o las grasas no es una fórmula mágica, pero puede ayudar. Muchos en La Haya han estado pidiendo una medida de este tipo durante años, y atender esta petición es ahora más urgente, como resultado de la crisis del coronavirus».

El gobierno también debería regular la composición de los productos, los tamaños de las porciones y las unidades de envasado. “Los productores de alimentos y los supermercados a menudo tienen grandes planes para colaborar en una selección de productos más saludable, pero ahí es donde termina. No hay mandato para hacer cumplir».

Cuando las imposiciones están justificadas

Holanda es muy cautelosa en su regulación en comparación con otros países, señala la profesora. “El Reino Unido y Chile están trabajando para reducir el consumo de refrescos y han introducido un impuesto al azúcar, al igual que docenas de otros países. Esto estimula a los productores de estos países a diseñar mejores productos».

Además, muchos países tienen regulaciones que estipulan que los alimentos que se ofrecen en, por ejemplo, las cafeterías deben ser saludables. Hay una atención estructural para la nutrición y el estilo de vida en la educación, y a los niños en edad escolar se les ofrece la comida en la escuela. Holanda podría aprender de estos ejemplos, según De Vet.

Todos podemos participar y contribuir

Nosotros, como ciudadanos, también podemos contribuir. Muchas intervenciones se centran en pequeños cambios en nuestros hábitos, como comer suficientes frutas. “Puede que no suponga una gran diferencia a nivel individual, pero si toda la población come dos porciones de fruta al día, marcará la diferencia. Si también agregamos diez minutos de ejercicio a nuestro día, nosotros, como población, nos volvemos más resistentes en la próxima pandemia».

Pero De Vet también pide realismo a nivel individual. “Si tienes que perder 20 kilos de exceso de peso corporal, no vas a solucionar esto comiendo suficiente fruta. En este caso, sería mejor consultar a su médico para que lo derive a un programa de estilo de vida eficaz comprobado».

Mucha paciencia

Mucha gente trabaja en su salud individualmente. “Hacer un cambio es difícil y no hay una solución rápida. Los cambios de estilo de vida requieren mucho tiempo y mucha paciencia. Los pasos pequeños son los mejores».

Use su bicicleta en lugar de su automóvil con más frecuencia, coma pan integral, beba agua en lugar de refrescos. Usar un plato más pequeño también puede ayudar y servir su plato en la cocina en lugar de poner la comida en ollas y sartenes sobre la mesa. Estos son algunos ejemplos de pequeñas medidas que pueden ayudar a realizar pequeños cambios en su comportamiento.

Cambiar el sistema

«Sin embargo, como sociedad, es fundamental que abordemos el estilo de vida, no como una responsabilidad individual, sino que cambiemos el sistema que perpetúa un estilo de vida poco saludable».

El estilo de vida es complejo y no se basa en elecciones individuales porque está integrado en el sistema social, declara De Vet. “No existe una única medida o intervención en el estilo de vida que funcione para todos. Pero, con diferentes iniciativas y medidas, podemos reorientar nuestra sociedad hacia un camino que fomente una vida saludable».