Además de su contenido en fibras insolubles y solubles, las ciruelas contienen sorbitol, que aporta sus beneficios como un laxante natural

Los beneficios de las ciruelas y cómo y cuántas comer

 

Beatriz Riverón,
Bioquímico farmacéutica

 

INFORMACIÓN
Ciruela es el nombre por el que se conoce algunas especies de frutas del subgénero Prunus, incluidas en el género Prunus de la familia Rosaceae.
Prunus domestica, o ciruela europea, se originó en Asia Menor, al sur del Cáucaso.

Existen muchas variedades según su tamaño, color, sabor y temporada de fructificación. Constituyen un rico alimento y se pueden utilizar para conservas, mermeladas y dulces.

Además de su alto tenor en fibras insolubles y solubles (especialmente pectina), las ciruelas contienen carbohidratos como fructosa, y minerales como magnesio, calcio, sodio y potasio. Además, sorbitol, siendo éste un laxante natural que ayuda a retener el agua y ablandar las heces, lo que hace que las ciruelas sean recomendadas contra el estreñimiento obstinado.

¿Qué es el sorbitol y cuáles son sus propiedades?

Estructura química del sorbitol

El sorbitol, un poliol (alcohol derivado de la glucosa hidrogenada). Es un edulcorante que se encuentra en muchos productos alimenticios. Por su naturaleza química hidrofílica, es un excelente agente humectante y texturizante. El sorbitol es aproximadamente un 60% más dulce que la sacarosa, pero con un tercio menos de calorías, y da sensación refrescante y agradable. No es cariogénico y puede ser útil para diabéticos. El sorbitol se ha utilizado de forma segura en alimentos procesados durante casi medio siglo. También se lo utiliza en productos farmacéuticos y cosméticos.

Otras características saludables de las ciruelas

La fibra soluble presente en las ciruelas también aumenta la sensibilidad a la insulina y, por lo tanto, puede desempeñar un papel útil en la prevención y el tratamiento de la diabetes tipo 2. Promueve además la sensación de saciedad.

Los médicos afirman que la ciruela fresca es un magnífico agente terapéutico contra las enfermedades asociadas a la hiperlipidemia, al ácido úrico, al reumatismo, a la artritis, a la arteriosclerosis, a la nefritis, a las hemorroides entre otras.

Al ser diurético, se recomienda frente a afecciones inflamatorias del tracto urinario. Es considerada un «desintoxicante» del sistema digestivo, por lo que se utiliza con éxito en los trastornos del estómago y del intestino. También se suele utilizar para tratar enfermedades respiratorias (angina, catarro etc.).

Las ciruelas, según la variedad, tienen algunas diferencias en su valor nutricional. Por ejemplo, la ciruela roja es más rica en provitamina A. La ciruela amarilla es, a su vez, más dulce y energética además de contener un poco más de proteínas. La ciruela negra es muy acuosa, siendo la más indicada para el tratamiento de trastornos urinarios.

Las ciruelas en general, ayudan a prevenir las enfermedades cardiovasculares y mejoran la densidad ósea por su contenido en calcio y magnesio.

Tanto las ciruelas frescas o secas, son ricas en compuestos fenólicos, importantes antioxidantes, como el ácido clorogénico y las antocianidinas, pigmentos éstos que dan a las frutas su color violáceo.

La ciruela fresca, con solo 25 calorías, tiene un excelente contenido de vitaminas C, K, complejo B, boro, y potasio, mineral que ayuda a controlar la presión arterial.


¿Cuánto y cómo comer ciruelas?

Para ciruelas secas, la cantidad recomendada a ser ingerida puede variar entre 5 y 10 unidades, no más, pues existe una contraindicación: las ciruelas, fundamentalmente en su forma seca, contienen oxalato, que puede ser un problema para personas que tienen tendencia a formar cálculos renales o vesiculares (la mayoría de ellos está formada por cristales de oxalato de calcio). La alta concentración de oxalato en los fluidos corporales puede precipitar, provocando la formación de estas molestias. En este caso, la mejor opción es la ciruela fresca, que no tiene una cantidad significativa de oxalato.

Fuentes: minhavida.com.br; wikipedia y poliois.br.com

Bahram H Arjmandi , Sarah A Johnson , Shirin Pourafshar , Negin Navaei , Kelli S George , Shirin Hooshmand , Sheau C Chai , Neda S Akhavan
Bone-Protective Effects of Dried Plum in Postmenopausal Women: Efficacy and Possible Mechanisms. Nutrients 14;9(5):496, 2017.

Nathan Jarvis , Corliss A O’Bryan , Steven C Ricke , Philip G Crandall
The functionality of plum ingredients in meat products: a review. Meat Sc i102:41-8, 2015.

Imágenes: minhavida.com.br y Estructura del sorbitol, de wikipedia

Informaciones relacionadas