Rate this post

820 millones de personas pasan hambre y 1.960 millones tienen malnutrición y estamos ante la globalización de la obesidad; 4 de cada 10 niños españoles está con sobrepeso

 

El mensaje actual de la FAO para este año es el de “nuestras acciones son nuestro futuro”, y un mundo de “#hambreCero para 2030 es posible

En la FAO celebran el 16 de Octubre como Día Mundial de la Alimentación. Los aspectos principales de la alimentación planteados como retos actualmente tienden a mirar hacia la educación nutricional, sistemas alimentarios mejorados, protección social, agroecología, preservación de la biodiversidad y el empoderamiento de los agricultores familiares.

Hay alimentos nutritivos suficientes para todos. La conmemoración del Día de la Alimentación de cada año es una oportunidad para llamar la atención del decrecimiento constante del hambre en el planeta, el cual abarcó en 2017 a 821 millones de personas. Este panorama, sin embargo aún aleja la meta de reducir a cero el hambre en el mundo trazada por la ONU en su agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible.

Por todo el mundo crecen formas de malnutrición. En 2017, unos 150 millones de niños menores de cinco años -el 22 por ciento- sufrieron retraso del crecimiento, una de cada tres mujeres en edad reproductiva padecía anemia, y cerca de 2 000 millones de personas tenían sobrepeso, incluidos 38 millones de niños menores de cinco años con sobrepeso y 672 millones de adultos obesos.

La obesidad infantil es un problema grave

La obesidad está en todas partes y está aumentando en el mundo. Tiene además un enorme coste socioeconómico: es un factor de riesgo para enfermedades como derrames cerebrales, dolencias cardíacas, diabetes y algunos tipos de cáncer, y su impacto económico global es de aproximadamente 2 billones de dólares EEUU anuales (un 2,8 por ciento del PIB mundial).

El bienestar de niños y mayores

Entre los objetivos actuales de la FAO uno de los principales es invertir en seguridad alimentaria y desarrollo rural. Invertir en sistemas alimentarios sostenibles y desarrollo rural. Todo ello, cuentan en la FAO, significa emprender algunos de los principales desafíos globales de alimentar a la creciente población mundial a proteger el clima mundial, y abordar algunas de las causas fundamentales de la migración.

Alcanzar el #HambreCero es posible. De los 129 países monitoreados por la FAO, 72 ya han logrado el objetivo de reducir a la mitad la proporción de personas que sufren hambre en 2015; en los últimos 20 años, la probabilidad de que un niño muera antes de los cinco años se ha reducido casi a la mitad, con unos 17.000 niños salvados cada día; las tasas de pobreza extrema se han reducido a la mitad desde 1990

Los participantes en la ceremonia oficial del Día Mundial de la Alimentación celebrada en Roma explican que nuestras acciones son nuestro futuro: un mundo con Hambre Cero para 2030 es posible.

Nuestras acciones, son nuestro futuro y por consiguiente hay que enfrentarse a los retos de este año con conflictos, fenómenos meteorológicos extremos asociados al cambio climático, desaceleración económica y un rápido aumento de los niveles de sobrepeso y obesidad, que están revirtiendo el progreso realizado en la lucha contra el hambre y la malnutrición. “Necesitamos poner en práctica sistemas alimentarios que proporcionen alimentos saludables y nutritivos que sean accesibles y asequibles para todos”, dice el Director General de la FAO, José Graziano da Silva

Hay 10 aspectos relevantes sobre el hambre:

  1. El mundo produce alimentos suficientes para todos, sin embargo, unas 815 millones de personas padecen hambre. Es decir, una de cada nueve personas. El 60% de ellos son mujeres.
    2. Aproximadamente el 80%de pobres extremos del mundo viven en zonas rurales. La mayoría de ellos depende de la agricultura.
    3. El hambre mata a más personas cada año que la malaria, la tuberculosis y el sida juntos.
    4. Alrededor del 45% de las muertes infantiles están relacionadas con la desnutrición.
    5. El coste para la economía mundial como consecuencia de la desnutrición es el equivalente a 3,5 billones de $ usd al año.
    6. Unos 1,9 mil millones de personas – más de un cuarto de la población mundial – tienen sobrepeso.
    7. Un tercio de los alimentos producidos en todo el mundo se pierde o desperdicia.
    8. El mundo necesitará producir un 60% más de alimentos de aquí a 2050 para sustentar a una población creciente.
    9. Ningún otro sector es más sensible al cambio climático que la agricultura.
    10. La FAO trabaja principalmente en las zonas rurales, en 130 países. Trabajamos con gobiernos, sociedad civil, el sector privado y otros socios para alcanzar el #HambreCero.

Sobrepeso, obesidad y enfermedades

Nuestras acciones son nuestro futuro dice un slogan FAO y en las informaciones recientes de de su website este año destacan propuestas de “cocinar con respeto” explicando que algunos de los chefs más prestigiosos del mundo aprovechan su popularidad para instar a los consumidores, empresas y legisladores a ayudar a reducir la malnutrición en todas sus formas, disminuir el desperdicio de alimentos, mejorar la nutrición y respaldar los sistemas sostenibles de distribución y preparación de los alimentos.

El chef Alfredo Oropeza es una de las figuras culinarias más reconocidas en México, los Estados Unidos de América, Centroamérica y América del Sur, y aprovecha su popularidad para fomentar una nutrición adecuada y reducir los problemas de salud relacionados con el sobrepeso y la obesidad. También promueve la agricultura sostenible en pequeña escala como clave para mejorar la nutrición y los medios de vida rurales.

Otro paladín de la reducción del desperdicio de alimentos en la cocina es el chef Bertrand Simon. Bloguero, escritor y profesor en su Francia natal, Simon es muy popular en Internet por colgar recetas gratuitas que invitan a usar ingredientes frescos de origen local, combinando alimentos sencillos y saludables, y menús elaborados con productos que suelen tirarse a la basura.

Al igual que Simon, el chef Katsuhiro Nakamura, Embajador Nacional de Buena Voluntad de la FAO para Japón, muestra a los consumidores cómo reducir el desperdicio de alimentos cuando cocinan. Esto es especialmente importante para Nakamura, ya que en su país de origen se desperdician hasta seis millones de toneladas de alimentos al año.
Katsuhiro Nakamura organiza seminarios para mostrar a los chefs y al personal de hostelería de los hoteles cómo pueden reducir el desperdicio de alimentos y anima a los clientes de los restaurantes a que se lleven a casa todo aquello que no hayan consumido, lo que se ha dado en llamar el doggy bag.

Buena idea desde China, perder peso subvencionado por la empresa

Un futuro sin hambre
La FAO lidera junto a la OMS la implementación del Decenio de Acción sobre la Nutrición 2016-2025, y apoya a los países a hacer frente a las múltiples cargas de la malnutrición. Esto incluye adoptar una legislación para mejorar el etiquetado de los productos y prohibir los ingredientes dañinos; introducir la nutrición en los programas escolares; combatir la pérdida y el desperdicio de alimentos; y promover los alimentos frescos locales procedentes de la agricultura familiar.

Informaciones relacionadas

En la comida estamos fascinados por la abundancia

Comemos mal, vamos a una sociedad de obesos y compramos vitaminas

Obesidad infantil y juvenil, ¿la publicidad en la alimentación es engañosa?