Rate this post

La transición entre la desnutrición y el sobrepeso y obesidad puede darse de forma rápida en países en desarrollo que pasan de tener falta de comida a acceder a alimentos y bebidas procesadas con alto contenido en grasas, sal y azúcares y pocos nutrientes esenciales, alertan los autores de investigaciones recientes como las publicadas por The Lancet

Para Mercedes Gil, jefa del Centro de Investigación Biomédica en Red sobre fisiopatología de la obesidad y nutrición, los impuestos sobre el azúcar o la grasa no acabarán con la malnutrición, y su propuesta es la de “establecer medidas gubernamentales, como mejorar la alimentación en los comedores escolares y controlar el precio de frutas y verduras” para que sean más asequibles, explica. En el mismo orden de ideas debería crearse incentivos para la divulgación y etiquetado en los puntos de venta de los vegetales de la temporada y los de producción local.

Si se preguntara a los clientes de un supermercado sobre las frutas y verduras de la temporada nos sorprenderíamos de la ignorancia sobre los frutos de la huerta por parte de los consumidores españoles, un país que hace gala de la “dieta mediterránea”. Por otra parte, los precios de ciertas verduras en gran cantidad de semanas de invierno son menores que en verano; por ejemplo tomates, pimientos, calabacines, étc. En alimentación saludable quizás seria mejor menos publicidad y mejor información y promoción de alimentos  entre los productores hortícolas y consumidores.

En una frutería si quieres comprar frutas de verano en invierno serán caras, pero si compras kaki y naranjas o manzanas de conservación serán mucho más baratas. Igual como si prefieres en invierno coliflores y alcachofas en vez de judías verdes extrafinas.

Infografía de The Lancet

En un artículo en El País cuentan que la obesidad afecta principalmente a “los más pobres” y esto se debe a que los alimentos altamente procesados son los más baratos. Como consecuencia de ello 400 millones de personas padecen diabetes en el mundo según la OMS. Desde 1980 esta cifra se ha cuadriplicado y afecta al 8,5% de la población. El número de niños obesos se multiplica por 10 en cuatro décadas. La obesidad infantil es un problema grave.

Para la doctora Dora Romaguera según la información de El País la dieta mediterránea con actividad física y algo menos peso puede prevenir algunos tipos de diabetes.

Estamos en una sociedad de gordos. Casi la mitad de los catalanes tienen sobrepeso, dice Lara Bonilla en un artículo del periódico Ara, ¿vamos a una sociedad de obesos?

“Tenemos un problema y no es estética”, dice Albert Goday, endocrinólogo de l’Hospital del Mar, la obesidad es una enfermedad. Un 34, 6 % de la población catalana tiene sobrepeso y un 14,7% es claramente obesa según una encuesta de la salud pública. La obesidad va del brazo de muchas de las enfermedades crónicas más habituales, dice Goday. En general la malnutrición es una epidemia global, y, mientras tanto este año en España disminuye el consumo por persona y año de frutas y verduras.

El exceso de peso, el sedentarismo y un bajo consumo de frutas y hortalizas están detrás de 11.351 muertes anuales tan solo en Cataluña, señala Joan Pinyol, un especialista en cirugía de la obesidad. Según la OMS 223 millones de niños en edad escolar tienen exceso de peso. La obesidad es la gran pandemia del siglo XXI

¿Qué alimentos disparan la obesidad? Pan blanco, cerveza y azúcares. Según el estudios Predimed -cuenta EFE Salud– estos alimentos están disparando la obesidad en una sociedad que compra con “capricho” y una industria alimentaria que nos convierte en consumidores sumisos, “comemos sin hambre, y, más de lo que necesitamos“, según Gema Fruhbeck, investigadora y endocrina de la Clínica Universidad de Navarra.

Podemos consumir suplementos nutricionales de forma absolutamente arbitraria. Comemos mal, pero luego tomamos vitaminas. El aceite de palma, perjudicial para la salud cardiovascular, es ingrediente de alimentos procesados. ¿Por qué no se regula su uso ya que en Europa no existe restricción al respecto?

Ante el consumo de productos poco saludables… ¿qué responsabilidad puede atribuirse a la industria alimentaria? ¿qué iniciativas podría tomar el legislador? ¿hay un conflicto de intereses entre la industria alimentaria y los científicos que se ocupan de la salud de las personas? ¿la publicidad en alimentación es engañosaLas ofertas de menús extragrandes aumentan los índices de obesidad.

En el estudio Predimed-Plus, hay inestimables aportaciones de numerosos profesores e investigadores de Harvard, como Frank Hu, Frank Sacks, Walter Willett, Meir Stampfer, Alberto Ascherio y otros), que son los que más y mejor han publicado sobre nutrición en el mundo. Estos profesores miran con admiración y asombro que en España se haya llegado a estos resultados de índices de malnutrición. Aspectos como la promoción del consumo de frutas y verduras están teniendo casi más impacto en Estados Unidos que en España.

En Estados Unidos, explica EFE Salud,  los grandes hospitales -Hopkins, Mass General, etc.- están adoptando la dieta mediterránea en todos los servicios de catering. Parece un sueño hecho realidad. Para Predimed-Plus, en España, el trabajo se inició en Navarra (donde se han reclutado casi mil participantes) en septiembre de 2013. Luego, a partir de 2014, se sumó primero Reus y luego otros 21 centros. La meta del estudio era reclutar a 6000 y hemos superado de sobra la meta al reclutar en total a 6874.

Informaciones relacionadas

En la comida estamos fascinados por la abundancia