Rate this post

Las nuevas tendencias en la alimentación cambian nuestra forma de comprar, cocinar y comer. Las dietas de moda han cambiado los hábitos alimenticios de muchas personas y en ocasiones provocando trastornos innecesarios.

Afortunadamente, desde hace unos años, irrumpió en nuestra sociedad la alimentación saludable y sostenible y parece que se va a mantener. En el 2017, se pusieron de moda especialmente tres dietas: DASH, mediterránea y flexitariana, de las que hicimos referencia en nuestro artículo ‘Una dieta saludable para conseguir el peso ideal‘.

Los carbohidratos están siendo eliminados de la dieta diaria, pero desterrar completamente los hidratos de carbono de nuestra alimentación no es lo más aconsejable, es mejor contar con la opinión de una profesional. No todos los hidratos son iguales, los pobres en nutrientes se pueden sustituir por cereales integrales, avena, harinas de legumbres y frutos secos, purés de frutas frescas y secas, semillas, huevos y equivalentes vegetales, proteínas en polvo, etc.

Es importante incluir alimentos ricos en omega 3 y 6 en nuestra alimentación, con el aceite de oliva, pescado azul o frutos secos principalmente. Entre las grasas consideradas saludables encontramos el aguacate, aceite de coco, ghee o la mantequilla clarificada típica de la cocina india.

Las proteínas vegetales están mejor valoradas por los consumidores que las proteínas animales. Además, ha aumentado la demanda de platos y productos vegetarianos y veganos en detrimento de los productos de origen animal.  Por otro lado, los consumidores habituales de carne, concienciados con el consumo responsable y sostenible, demandan, cada vez más, carnes locales y ecológicas.

La obsesión por evitar las grasas ha puesto ‘en alerta’ al sector de los electrodomésticos, el cual ha sacado al mercado, entre otros, productos capaces de freír los alimentos con poco o nada de aceite.

Los nuevos sabores
Las semillas, fibras y hojas del cáñamo tienen numerosos usos y está aumentando su demanda como suplemento, considerado un superalimento con gran poder nutricional. La proteína, harina o aceite de cáñamo son ingredientes fáciles de conseguir, y no sólo en los herbolarios.

Cuando cambiamos nuestros hábitos alimenticios, educamos de nuevo nuestro paladar. Abusamos mucho menos del azúcar o la sal y nos atrevemos con los sabores amargos, herbáceos o terrosos. Es fácil encontrar en tiendas y restaurantes postres menos dulces y con ingredientes salados, como verduras y hortalizas o hierbas, y potenciando los sabores a humo y tierra. Alimentos como la cúrcuma, el carbón activado, el té matcha o las flores potencian este nuevo gusto.

Yogur y otros probióticos
Sigue imponiéndose el yogur natural y artesano. Yogures elaborados con leches diferentes (vaca, cabra u oveja), ecológicos o con vegetales. El kéfir, kimchi o el chucrut son fermentados al alza en la cocina. Cereales, zumos y otras bebidas, derivados lacteos o incluso galletas o panes con probióticos serán cada vez más comunes. Por el lado artesanal está despuntando la kombucha.

¡Sopa para todos!
Está de vuelta comer en cuencos: gazpacho, salmorejo, zumos, batido o smoothies con verduras. Las dietas detox y las gastronomías asiáticas estarán aún más presentes en este año 2018. Recetas con aire hogareño, reconfortantes, nutritivas y fáciles de tomar. Son versátiles, saludables y saciantes, estupendas para desintoxicarse después de excesos y para comer de forma sana.

Debemos apostar por una alimentación mayormente vegetal, más sostenible y local, ¡reduzcamos entre todos el desperdicio alimenticio!

*Fuente Fruteriapp: fruta de temporada

Informaciones relacionadas. Las tendencias gastronómicas, 2017 de Directo al Paladar. Se cumplieron, ¿o no?

Consume frutos secos todo el año

BioSabor un productor de hortalizas, con marca de cremas de tomates y gazpachos

Una dieta saludable para conseguir el peso ideal