¿Una marca para los cítricos de la UE?

 

Imagen principal de Paco a la Naranja @pacolonso en Twitter 

INFORMACIÓN
Una “mesa de cítricos” en Andalucía con productores y distribuidores de fruta reclama atención sobre los precios que ingresan los agricultores. Noticias de mediados de enero señalan “la grave situación” con una ruina de cotizaciones por debajo de los costes,de 0,13 € el kilo, mientras en las fruterías los pagamos entre 1 y 3 euros el kilo. Los espñoles producimos 6.700 millones de toneladas de frutas cítricas, por ello las políticas de precios bajos en las frutería europea representa ingentes cantidades de valor en el negocio hortofrutícola.

Todas las informaciones de la prensa hortícola especializada señala que el “tapón” de oferta en los almacenes de los mayoristas continua siendo de miles de toneladas con origen Sudáfrica. Las cadenas de supermercados europeas “continúan vendiendo naranjas recolectadas hace 2 o 3 meses a más de 8.000 kilómetros.”

La “mesa de cítricos” reclama a los consumidores que se miren las etiquetas. La citricultura en Andalucía representa 7,85 millones de jornales. ¿Las marcas andaluzas, valencianas o murcianas destacan claramente en el etiquetado con letras claras y grandes el origen de sus frutos en los envasados? ¿En las “fruterías” europeas está debidamente reglamentado indicar el origen de la fruta? ¿Las naranjas procedentes de terceros países tienen certificación Global GRASP (1)?

En la Mesa de Cítricos de Andalucía están las organizaciones agrarias Asaja, Coag y Upa, las Cooperativas Agro-alimentarias de la comunidad, la también cooperativa Asociación de Citricultores de Huelva, la empresa Palmanaranja y la patronal de exportadores Asociafruit. En València la Unió de Llauradors censura, además, la «inacción» de Intercitrus – y de la administración de la Generalitat- ante esta situación.

En las Torres de Serrano de la ciudad de Valéncia el domingo 16 de enero escenificaron una venta de cítricos y de zumo recién exprimido de la finca de Pere Serra, productor de Tavernes de la Valldigna. “La campaña es un desastre” les decía a los transeúntes y eventuales clientes en su parada improvisada. Hay exceso de cítricos porque los comerciantes han llenado sus cámaras con fruta barata de cítricos extranjeros”. No han comprado la fruta local y el precio que recibe el agricultor no vale casi nada.

Unas 5 paradas en las Torres de Serrano estaban auspiciadas por la asociación Per l’Horta en colaboración con el Ayuntamiento de València y visibilizan el hundimiento de los precios de los cítricos.

La asociación Perl,Horta reclama que el Ayuntamiento de València lance mercados callejeros para la venta directa de frutas y verduras y que la Generalitat Valenciana implante una marca de “alimento local” para identificar los alimentos de l’Horta”.

Los citricultores europeos han remitido a la European Commission en Bruselas una carta para evitar importaciones sin tratamiento de frío a la fruta. “El coste adicional de este tratamiento haría casi inviables las exportaciones de países muy lejanos”. Contado de otra manera, los importadores de cítricos norteuropeos, se oponen a esta medida fitosanitaria y quieren seguir recibiendo naranjas baratas. Con ello las naranjas valencianas o italianas tienen casi asegurados los desastres en sus precios para los productores.
(Para saber más sobre las medias verdades y casi mentiras de la carta enviada a la UE por el CEO de Fresh Produce Centre y la Dutch Food Retail Association, CBL; VER AQUÍ un artículo de Ramón Olivares en CastellónPlaza”)

Marruecos quiere aumentar sus exportaciones de cítricos, cuentan en Maroc Citrus. Su objetivo es ampliar ventas al Reino Unido. En la estrategia marroquí lanzan una conexión marítima entre Tanger y el puerto de Pole en Dorset. Acortarán el tiempo de viaje para los alimentos hortofrutícolas refrigerados y, con el Brexit, se ahorrarán los controles en la frontera de la UE. La hortofruticultura marroquí quiere tomar ventaja a la española en las fruterías de Gran Bretaña. Por otro lado la entrada de las naranjas de Turquía y Egipto también influye en los bajos precios para los productores europeos.

Los productores españoles de cítricos creen que en Europa hay un comercio de «dúmping» -una competencia desleal- por los aspectos sociales y ambientales de los países proveedoras de cítricos. La producción europea de cítricos está regulada por una legislación social y fitosanitaria distinta a la de estos países, con salarios de 5 euros al día y uso de pesticidas no autorizados en los huertos europeos.

Sería bueno para la UE y para los ciudadanos en los países terceros exportadores de alimentos que se impusieran claúsulas espejo a las importaciones de alimentos que llegan a la UE, para que en estos países se cumplan estándares de calidad y seguridad que obligan a los productores europeos. Medidas de este tipo obligarían a gobiernos de algunos países a mejorar la dieta, la seguridad alimentaria y las prestaciones sociales a sus propios ciudadanos. Según el ministro de agricultura francés, Julien Denormandie, “ninguno de los ciudadanos europeos puede entender que importemos productos no hechos con las mismas reglas de producción agrícola” que en el club comunitario. » Las cláusulas espejo son necesarias para lograr la transición agroecológica y la seguridad alimentaria de los Estados miembros de la UE»  y también en los países exportadores de alimentos.

Francisco Borrás, el experto valenciano en comercio hortofrutícola, continuamente reclama “una marca de cítricos UE”, una marca de acompañamiento y de promoción de las citricultura local europea en las fruterías.

La naranja es el mayor cítrico en producción, el 52,4% (el 73% del tipo navel), las mandarinas son el 31%, la mitad del tipo cliemntinas y el 15% limones.

Un análisis del consumo per cápita de cítricos, de 5 países de la Unión Europea analizado por Francisco Borrás  que no tienen ninguna producción local de cítricos y que se encuentran en niveles de renta bastante similares, al menos en cuanto a la capacidad de compras de alimentos frescos, muestra tendencias a la baja para esta fruta.

Alemania, el mayor comprador citrícola europeo, tiene una ligera tendencia a la baja en su consumo y está cerca de los 13 kilos por habitante y año y el Reino Unido tiene la tendencia a la baja más acusada y se acerca a los 10 kilos per cápita.

¿Porqué los ciudadanos del Reino Unido comen menos cítricos? se pregunta Borrás en la revista FoodRetail. El precio de los cítricos en el Reino Unido es más caro que en Alemania, Dinamarca, Suecia y Finlandia.

En los 4 países analizados de mayor consumo, cuenta Borrás, las bolsas son de 1,5 o 2 kgs y en la sección a granel está la fruta de calidad premium, y hay una sección con más segmentación con 2 o 3 calibres. En el Reino Unido hay más tipos de presentaciones, incluso precios por pieza de fruta. En el Reino Unido la cadena de valor es menos eficiente que en los supermercados franceses o ingleses.

(1) Certificación Global GRASP
GRASP es la abreviatura de “GLOBALGAP Risk Assessment on Social Practices” .Evaluación de Riesgos en las Prácticas Sociales-. El Módulo GRASP es una herramienta que ayuda a los productores a demostrar su cumplimiento con la legislación laboral, tanto internacional como nacional.

Informaciones relacionadas

Regalan las naranjas