Foodback es un proyecto pionero para el mercado con la intención de promover a todos el aprovechamiento alimentario 

 

INFOMERCIAL
Este 2022, se puso en marcha el nuevo centro de aprovechamiento alimentario, denominado Foodback. Es un proyecto pionero respecto a la gestión de excedentes en los mercados mayoristas de España, que representa un paso adelante en el compromiso de Mercabarna con la lucha contra el despilfarro alimentario.

Se trata de un nuevo sistema de gestión de materia orgánica vegetal, fuera del circuito de comercialización con el que se dará una segunda vida a las frutas y hortalizas excedentarias. El Foodback és la equipación clave donde se realiza el triaje de frutas y hortalizas aportadas por los operadores de Mercabarna para darles una segunda vida. En función de esta criba, el producto se distribuye a entidades sociales, siendo éste el primer destinatario, o bien se transforma para ser aprovechada al máximo. Con este proyecto se quiere convertir los residuos en recursos, en un proceso que tiene un impacto positivo tanto para el medio ambiente como para la sociedad.

El Banco de Alimentos es el coordinador del proyecto y responsable de la distribución de alimentos y Formació i Treball aporta la experiencia en inserción sociolaboral de personas en situación de vulnerabilidad. Asimismo, intervienen otros partners como Creu Roja, Càritas, Fundació “la Caixa”, el Programa Alimenta impulsado por el Ayuntamiento de Barcelona y el Departamento de Acción Climática, Alimentación y Agenda Rural de la Generalitat de Catalunya.

¿A quién va dirigido?

Va dirigido a los usuarios del Mercado Central de Frutas y Hortalizas, Biomarket y Zac. –> Descárgate el folleto informativo

La colaboración entre 10 entidades y 600 empresas lo hacen posible

El Foodback está gestionado por Mercabarna junto con actores de la Economía Social como la Fundación Banco de Alimentos de Barcelona y Formación y Trabajo Empresa de Inserción SLU, y cuenta con la colaboración de Assocome (Asociación de Empresas de Mercabarna) , Cáritas Diocesana de Barcelona, ​​Cruz Roja de Cataluña, el programa Alimenta impulsado por el Ayuntamiento de Barcelona, ​​el departamento de Acción Climática, Alimentación y Agenda Rural de la Generalidad de Cataluña y la Fundación “la Caixa”. Por un lado, Formació i Treball es la responsable de implementar la inserción sociolaboral de personas en situación de vulnerabilidad que realizan el triaje de las frutas y hortalizas aportadas por los empresarios de Mercabarna, separando las que son aptas para el consumo humano y las que irán para materia orgánica. Por otra parte, la Fundación Banco de Alimentos de Barcelona es quien actúa de coordinador general de la instalación y también quien organiza la distribución de los alimentos elegidos entre todas las entidades sociales.

Interior del Foodback

Sin duda, es un proyecto pionero, ejemplo de la suma de esfuerzos y alianzas públicos y privados (ODS 17), que contribuye con la Agenda 2030 de los Objetivos de Desarrollo Sostenibles.

Claves para multiplicar por 2 el aprovechamiento alimentario

Se estima que el derroche alimentario es la segunda fuente de emisiones del sistema alimentario y, por tanto, es la causa de un tercio de las emisiones provocadas por nuestra alimentación. Por tanto, cualquier estrategia para hacer frente al cambio climático desde el sistema alimentario debe incluir medidas para reducir el desperdicio. El Foodback ocupa un almacén de nueva construcción de 900 m2 situado junto al Punt Verd de Mercabarna, lo que facilita la gestión de los residuos a los empresarios mayoristas del Mercat.

Los factores fundamentales que harán multiplicar por 2 el aprovechamiento alimentario son los siguientes:
– La recepción centralizada de productos destinados tanto al Foodback como al Punto Verde de Mercabarna, porque permite que personal de Mercabarna formado por esta tarea decida qué alimentos pueden ser aprovechables para el consumo humano y, por tanto, deben ir al Foodback, y cuáles directamente en el Punt Verd, para ser revalorizados como compostaje.
– La profesionalización del personal del Foodback permite poder alcanzar la recepción de los kilogramos anuales de alimentos previstos y distribuir, en 5 años, unas 3.000 toneladas en estado óptimo, después del proceso de selección efectuado. Además del Banc dels Aliments, la participación de Cáritas, Cruz Roja y el programa Alimenta impulsado por el Ayuntamiento de Barcelona permiten hacer llegar los alimentos aprovechados a muchas más personas vulnerables.
– La suma de esfuerzos entre sector público, privado y entidades sociales permite llevar a cabo el proyecto y financiarlo.

 

Informaciones relacionadas

Un MercaBarna aún mayor después de su 50 aniversario