Los kiwis, muy atractivos, son inigualables en comparación con otras frutas de consumo común por su riqueza en nutrientes y beneficios para la salud

Por sus múltiples beneficios para la salud tiene el potencial de convertirse en parte de nuestra «prescripción diaria para la salud»

Beatriz Riverón,
Bioiquímico farmacéutica

 

Imagen principal, Kiwis Sweeki

INFORMACIÓN
Actinidia deliciosa (familia Actinidiaceae), conocido como kiwi, es un fruto comestible, originario del sur de China, pero sólo se hizo popular en todo el mundo cuando se inició su cultivo comercial en Nueva Zelanda. Hoy es un importante cultivo a nivel mundial. El nombre kiwi es una alusión al ave del mismo nombre, del género Apteryx, originaria de Nueva Zelandia.

Son plantas típicas de lugares con clima templado o subtropical de montaña. La planta de kiwi es una enredadera sarmentosa y leñosa con un tallo tortuoso. Sus hojas son anchas, verdes, ovales a acorazonadas, pubescentes cuando jóvenes y glabras en el haz cuando maduras. Las flores son axilares, de color blanco cremoso y fragantes.

Como es una planta dioica, tiene individuos femeninos y masculinos. En esta especie, la polinización cruzada es esencial para la formación de frutos. En los huertos se observan plantas que se diferencian de las predominantes; se trata de las polenizadoras.

Los frutos son del tipo baya, de forma ovoide, aproximadamente del tamaño de un huevo de gallina (de 5 a 8 cm de largo y de 4,5 a 5,5 cm de diámetro), de pulpa verde translúcida o verde amarillenta, agridulce. Su cáscara es delgada de color pardo, cubierta de pelos cortos. Las semillas negras y comestibles son numerosas y bastante pequeñas, ovaladas y aplanadas. Cuando está maduro, es jugoso y suave, con un sabor y olor muy característico.

Se considera la fruta comercial con mayor cantidad de vitamina C jamás identificada, a excepción de la acerola; además de ser particularmente rica en algunos oligoelementos, como magnesio, potasio y hierro. Debido a su riqueza en clorofila, el kiwi es una de las pocas frutas que conserva su color verde cuando madura.

Propiedades nutracéuticas

El kiwi es una fruta con gran valor nutricional, ya que es excepcionalmente rica en vitamina C, además de contener otras vitaminas tales como A, E, K, B9 (ácido fólico), B3 (niacina), B6 (piridoxina) y minerales como potasio, calcio, magnesio y hierro. Aporta pocas calorías y es también rico en fibra soluble, lo que ayuda a reducir los niveles de colesterol en la sangre y a mantener el funcionamiento del intestino, y aumenta la sensación de saciedad.

La buena combinación de todos estos elementos puede disminuir el riesgo de enfermedades cancerosas y circulatorias, ayudando a equilibrar la presión arterial y la integridad de las coronarias. Fortalece el sistema inmunológico lo que aumenta las defensas del organismo en la prevención de resfriados y gripes.

Además, el consumo regular de esta fruta puede ser beneficioso para el tratamiento de diversas enfermedades como el asma, por ejemplo, debido a que sus compuestos bioactivos, los antioxidantes, ácido quínico, ácido cafeico y sus derivados, y el hexósido de cafeoilo. Además, el análisis de cromatografía líquida de alta resolución (HPLC) en los kiwis confirmó la presencia de ácido ferúlico, naringina, ácido gálico, ácido siríngico, rutina, ácido protocatequiico, ácido salicílico y catequina, siendo todos ellos ayudan a reducir la inflamación crónica de las vías respiratorias y el estrés oxidativo que son el origen de esta enfermedad. Estos compuestos también son responsables de muchas bioactividades, como antitumorales, hipoglucemiantes e hipolipemiantes.

El kiwi es una fruta rica en actinidin (o actinidina), una enzima proteolítica, que tiene aplicación como suplemento dietético para promover varios aspectos de la salud intestinal, incluida la mejora del estreñimiento, la motilidad intestinal, la mejora de la digestión de proteínas y el aumento de la cantidad de bacterias beneficiosas. Esta enzima (una cisteína proteasa) cataliza también la hidrólisis de las proteínas y de los péptidos del gluten resistentes a la digestión en condiciones gastrointestinales.

Acinetobacter baumannii, es una bacteria patógena nosocomial oportunista, que aumenta gradualmente en el cuadro clínico. El alto nivel de mecanismos de resistencia que adquieren estas bacterias es en gran parte por la capacidad de formación de biopelículas, lo que dificulta su erradicación. Las biopelículas se componen de una población bacteriana estrechamente aglomerada por la matriz extracelular conteniendo polímeros bacterianos secretados como exopolisacáridos, proteínas y ADN extracelular. Con el fin de encontrar una alternativa a los fármacos antibacterianos disponibles, se han estudiado compuestos activos de varias plantas medicinales y analizado su actividad antibiopelícula contra la cepa de A. baumannii resistente a carbapenem (antibiótico de la clase beta-lactámicos a la cual también pertenece la penicilina). Los resultados mostraron que el extracto acuoso de kiwi posee una actividad antibiopelícula eficaz ya que contiene un alcaloide (sanquinarina) y un flavonoide (hidroxiflavona) inhibiendo la formación de estas estructuras.

Serratia marcescens es otro de los patógenos nosocomiales importantes que se basa en la detección de quórum para regular la producción de biopelículas y varios

Estructura química del ácido vanílico

factores de virulencia. Por lo tanto, su bloqueo se ha convertido en un enfoque prometedor para eliminar la virulencia de S. marcescens. El extracto de pulpa de kiwi inhibió significativamente la virulencia y la producción de biopelículas. El ácido vanílico (compuesto fenólico, que además tiene propiedades aromáticas), fue identificado como un líder activo responsable de la actividad. El análisis proteómico y la identificación espectrométrica de masas de proteínas expresadas diferencialmente revelaron la capacidad del ácido vanílico para modular la expresión de proteínas implicadas en la producción de biofilms, flagelina (los flagelos son apéndices alargados y delgados formados por una proteína llamada flagelina; esta estructura es responsable de la locomoción de algunas especies) y ácidos grasos. El potencial antibiopelícula del ácido vanílico observado en varios estudios, allana el camino para explorarlo como un posible candidato terapéutico para tratar las infecciones por esta bacteria.

Estudios exploraran la relación entre el kiwi y el desarrollo o la progresión del cáncer, tanto in vivo como in vitro. Los resultados de estos estudios sugieren que la suplementación con kiwi puede estar asociada con efectos anticancerígenos directos e indirectos, el primero probablemente debido a la reducción mediada por el ácido ascórbico de la lesión oxidativa del ADN y el efecto citotóxico en las líneas celulares cancerosas, el último más probablemente atribuible a la mejora de los movimientos intestinales diarios y al aumento del contenido fecal intestinal de bacterias del ácido láctico, lo que finalmente contribuiría a reducir el riesgo de tumores malignos, especialmente el cáncer colorrectal.

Los resultados de muchos estudios sugieren que el consumo diario de kiwi puede ser una estrategia eficaz para la promoción de la salud y la prevención de numerosas enfermedades.

Fuentes
pt.wikipedia.org/wiki/Actinidia  Acceso el 16/01/2022.

López-Sobaler , A. M.; Vizuete, A. A.; Anta, R. M. O. (2016).
Nutritional and health benefits associted with kiwifruit consumption.
Nutr Hosp, 33(Suppl 4):340.

Wang , S.; Qiu , Y.; Zhu, F. (2021).
Kiwifruit (Actinidia spp.): A review of chemical diversity and biological activities.
Food Chem, 350:128469.

Tiwari ,V.; Tiwari , D.; Patel , V.; Tiwari, M. (2017).
Effect of secondary metabolite of Actinidia deliciosa on the biofilm and extra-cellular matrix components of Acinetobacter baumannii.
Microb Pathog, 110:345-351.

Hafezi , F.; Rad, H. E.; Naghibzadeh, B.; Nouhi, A.; Naghibzadeh, G. (2010).
Actinidia deliciosa (kiwifruit), a new drug for enzymatic debridement of acute burn wounds.
Burns, 36(3):352-5.

Silva , A. M.; Pinto , D.; Fernandes , I.; Albuquerque , T. G.; Costa , H. S.; Freitas , V.; Rodrigues , F.; Oliveira, M. B. P. P. (2019).
Infusions and decoctions of dehydrated fruits of Actinidia arguta and Actinidia deliciosa: Bioactivity, radical scavenging activity and effects on cellsviability.
Food Chem, 289:625-634.

Sethupathy , S.; Ananthi , S.; Selvaraj , A.; Shanmuganathan , B.; Vigneshwari , L.; Balamurugan , K.; Mahalingam , S.; Pandian, S. K. (2017).
Vanillic acid from Actinidia deliciosa impedes virulence in Serratia marcescens by affecting S-layer, flagellin and fatty acid biosynthesis proteins.
Sci Rep, 7(1):16328.

Montoya ,C. A.; Saigeman , S.; Rutherfurd , S. M.; Moughan. , P. J. (2016).
The digestion of kiwifruit (Actinidia deliciosa) fibre and the effect of kiwifruit on the digestibility of other dietary nutrients.
Food Chem, 197(Pt A):539-45.

Saeed , K. M.; You, L. Y.; Chen , C.; Zhao , Z. G.; Fu , X.; Liu, R. H. (2019).
Comparative assessment of phytochemical profiles and antioxidant and antiproliferative activities of kiwifruit (Actinidia deliciosa) cultivars.
J Food Biochem, 43(11):e13025.

Lippi , G.; Mattiuzzi, C. (2020).
Kiwifruit and Cancer of Biological Evidence: An Overview.
Nutr Cancer, 72(4):547-553.

Stonehouse , W.; Gammon, C. S.; Beck, K. L.; Conlon, C. A.; von Hurst, P. R.; Kruger, R. (2013).
Kiwifruit: our daily prescription for health.
Can J Physiol Pharmacol, 91(6):442-7.

Jayawardana , I. A.; Boland , M. J.; Higgs , K.; Zou , M.; Loo , T.; Mcnabb , W. C.; Montoya, C. A. (2021).
The kiwifruit enzyme actinidin enhances the hydrolysis of gluten proteins during simulated gastrointestinal digestion.
Food Chem, 341(Pt 1):128239.

Imagen: Frutas Olivar

Informaciones relacionadas