Rate this post

La retención de líquidos es muy habitual y puede deberse a múltiples causas:

  • Beber poca agua
  • Abusar de la sal; sobre todo a base de productos precocinados o procesados altos en sal, más incluso que por la sal de salero. Debemos consumir el sodio a partir de los alimentos naturales junto a un poquito de sal la comida para que sea saludable.
  • Exceso de productos ultraprocesados
  • Estilo de vida sedentaria
  • Cambios hormonales sobre todo en mujeres: menstruación, embarazo… que forman parte de un proceso natural
  • Fármacos, patologías…

Por lo tanto, las razones se deben a una mala alimentación o por falta de actividad física. Afortunadamente se pueden cambiar estos hábitos.

Esta infografía muestra las principales pautas generales para prevenir la retención de líquidos. Por ejemplo, el consumo de alimentos ricos en potasio y magnesio:

Consumo de sal. El consumo de sodio en forma de alimentación natural es suficiente para alcanzar los requerimientos. Añadir un poco de sal a las comidas tampoco es un riego mientras la cantidad sea moderada. La sal se puede sustituir por especias de todo tipo, vinagre, zumo de limón o de lima… que dan sabor a los platos.

El principal método para reducir el consumo de sodio, es bajar el consumo de ultraprocesados. Por ejemplo, un gazpacho o puré casero tendrá la sal que nosotros decidamos echar (preferiblemente solo una pizca), en cambio, si lo compramos ya hecho, algunos tienen de 1 a 1,5 gramos de sal por cada 100mL de gazpacho o puré preparado. Es decir, te tomas 3-4 gramos de sal en un momento respecto al 1 gramo que tomarías en casa si mides la sal que añades. En estos casos, hay que moderar el consumo de los preparados o escoger opciones bajas en sal.

Existen latas de pescado bajas en sal y además al natural o en aceite de oliva virgen extra, cremas de verduras y gazpachos preparados saludables bajos en sal… Podemos encontrar productos saludables y sin exceso de sal, pero siempre priorizando los alimentos preparados en casa.

Debe tenerse en cuenta que hasta los productos dulces tienen exceso de sal: galletas, bollería… ya que la sal potencia el sabor dulce. No debemos asociar la sal sólo a precocinados salados.

Fuente: ‘La alimentación frente a la retención de líquidos‘ del portal Fundación Alimentación Saludable 

Informaciones relacionadas

El agua embotellada es un desperdicio

Comer saludable, moverse más y dormir bien