Rate this post
Para los mensajes, si las imágenes son grandes, los alimentos saben mejor

Los celebrities de las redes sociales nos influyen en los hábitos de alimentación de una forma más rápida que los consejos de los dietetistas. ¿estamos en la era de los memes?

Un meme es una idea, quizás expresa de forma simple, explican en el informe “comercio hortofrutícola 2015” publicado por la feria Fruitlogística de Berlin y la publicación periódica Fruchthandel. Como un meme, se denomina una idea, un comportamiento o un estilo que se expande de persona a persona dentro de una cultura. Un meme podría ser una simpleza de elemento cultural  a imitar. Esta expansión de una idea tiene lugar a través de la escritura, el habla, los gestos, los rituales o cualquier otro fenómeno imitable.

El valor del mensaje “superalimento”

Actualmente, la forma más conocida de meme son los meme’s de Internet. Estos memes se expanden a velocidad asombrosa a través de Internet en forma de imagen, audio o vídeo y son, por lo tanto, y como corresponde, variables y en parte de muy poca duración. Se usan continuamente  en Twitter, Instagram, o en los WhatsApp.

Los memes se usan en marketing para lograr un efecto viral y para llegar con pocos medios a un gran número de personas. En este caso se habla de marketing viral. Un ejemplo de ello es la campaña “Will it blend?” -¿se licuará?”- de Blendtec.  En sus entretenidos vídeos un “pseudo-científico” introduce diferentes objetos como iphones, barras luminosas o varios cd de Justin Bieber en una licuadora de Blendtec para demostrar la calidad de sus máquinas licuadoras.

La publicidad contundente en torno a los superalimentos también es un marketing inteligente. No permite demostrar científicamente las propiedades de los llamados superalimentos, como por ejemplo los arándanos o los aguacates, cuando dicen presentar una mayor densidad de nutrientes que otros alimentos similares. Sin embargo, el concepto se ha implantado en la rutina diaria y se da a conocer en gran medida por los bloggers de alimentación y en Instagram.

Esta tendencia -del mensaje superalimentos– queda reflejada también en las cifras de ventas: desde el año 2000, casi se ha cuadruplicado la cantidad de aguacates vendidos en los EE.UU. Por un lado, dicha publicidad contundente de los superalimentos está estimulando el consumo de fruta y verdura fresca, y por otro lado, es difícilmente controlable por la industria en sí e influenciable para los consumidores.

Los mensajes “gamberros”

Riesgos y oportunidades del marketing viralCuando una campaña es viral y logra su objetivo, puede llegar a un área de población incalculablemente grande. Ello, además, con un coste en los medios relativamente bajo.

Los riesgos de estos tipos de campañas son tan difíciles de planificar como de controlar. Al colaborar con estrellas mediáticas, los promotores de los mensajes pueden entrar en luna zona jurídica gris, si las promociones no se declaran como publicidad.

Uno de los ejemplos es thug kitchen, una cocina gamberra, un sitio web y un libro con recetas sanas, cuyo fin es fomentar un estilo de vida saludable, “una cocina gamberra”, la llaman para convertirse en mediáticos; dado que todo está sazonado con una buena pizca de palabrotas: Los consejos gozan de gran popularidad en Internet y son muy compartidos en las redes sociales.

Con “Inglorious fruits&vegetables“, el minorista francés Intermarché lanzó una gran campaña contra el desperdicio de alimentos. Con sopas de verduras y zumos de frutas procedentes de verdura y frutas “innnobles“, los clientes pueden comprobar por sí mismos el sabor y la calidad impecable de los productos. La campaña de Intermarché se convirtió en un fenómeno viral gracias al uso de imágenes muy humorísticas.

Las estrellas como, por ejemplo, Miranda Kerr o Kim Kardashian usan las redes sociales para publicitar productos. Las celebridades publican sus selfies con el producto en su cuenta personal de Instagram y consiguen millones de seguidores que quieren imitar su estilo de vida. Detrás de todo ello a menudo hay contratos millonarios con multinacionales, que de este modo se hacen publicidad en un grupo objetivo de millenials o de la generación Z.

Miranda Kerr

Las redes sociales. Las redes sociales actúan como barra de noticias de las tendencias en términos de alimentación. El rápido cambio de tendencia y los alimentos publicitados de modo contundente, provocan a una gran cantidad de consumidores y los desean rápidamente.

Kim Kardashian

Posiblemente este deseo mediático de ciertos alimentos, constituye, sin embargo, un problema para la industria hortofrutícola. Dicha industria produce alimentos naturales que tan sólo pueden someterse de modo limitado a mínimos procesados y con dificultades para mostrarse innovadores a las condiciones cambiantes de las rápidas tendencias de consumo que provocan los memes de las celebrities.

En ACTUAL FruVeg creemos más útil para la industria hortícola y para los consumidores interesados en una eficaz alimentación saludable como manera de asegurarse su bienestar personal, buscarse una buena información sobre las frutas y hortalizas basándose en informaciones auténticas como las de fruterías, los dietistas y, sobre todo, interesándose por la gastronomía tradicional y en los buenos cocineros.

Para los cocineros la oferta de frutas y verduras actual les permite innovar y lucirse hacia menús basados en alimentos naturales con mucha diversidad, y a la vez, liderar la mayor de las tendencias alimentarias de la actualidad, más vegetales y menos proteínas de origen animal.

Informaciones relacionadas: Las grandes tendencias en la producción hortofrutícola, riesgos y oportunidades. El informe de tendencias “comercio hortofrutícola 2025” de la Fruit Logística y Fruchthandel.

La información de este post está redactada utilizando una parte del informe “comercio hortofrutícola 2025”