Las cebollas son alimentos con gran riqueza nutricional y funcional

Incluirlas en las comidas, además de deleitar su sabor, crea una armonía decorativa en los platos


Beatriz Riverón,
Bioquímica farmacéutica

INFORMACIÓN
Cebolla es el nombre popular de la planta cuyo nombre científico es Allium cepa. En sistemas taxonómicos más antiguos, pertenecía a la familia de los lirios; los taxonomistas más recientes lo incluyen en la familia de las Amarilidáceaes. El término también se refiere a su bulbo que consiste en hojas escamosas (catáfilas) y en capas. Sus flores están dispuestas en umbela. Las plantas jóvenes, con un bulbo poco desarrollado y sin flor, también se denominan cebollinos.

Existen diferentes variedades de cebolla siendo la amarilla, la blanca y la morada las más populares, y se pueden consumir crudas, en conserva, fritas, horneadas, a la plancha o en arroces y salsas, por ejemplo.

Es recomendable consumirla cruda, ya que de esta forma no hay pérdida de nutrientes. La «cebolla dulce» es especialmente apropiada al tener sabor más suave.

La cebolla es una hortaliza muy utilizada como especia para la condimentación. Para la preparación de sopas, soufflés y purés, esta verdura es una gran opción. También se puede utilizar acompañada con ajo, en la preparación de arroces, frijoles (alubias), carnes rojas, pollos e incluso pescados.

Un inconveniente es que al cortarla sus células liberan ácidos sulfénicos, que son lacrimógenos.

Se encuentran en la cebolla vitaminas A, B y C, y sales minerales como hierro, potasio, sodio, fósforo y calcio, además de una gran cantidad de vitaminas del complejo «B», muy
importantes para combatir el estrés, la anemia y el desánimo.

Debido a su riqueza en flavonoides, tiene propiedades antiinflamatorias y antioxidantes. Puede ser una aliada en la prevención de enfermedades de los sistemas nervioso, respiratorio y circulatorio. También ayuda a reducir los niveles de colesterol “malo” (LDL Low Density Lipoproteins o Lipoproteínas de baja densidad) y triglicéridos. Tanto la cebolla morada como la común rinden alrededor de 40 calorías por cada 100 gramos, sin embargo, la cebolla morada tiene algo más: antocianina. Este nutriente, también antioxidante, ayuda a combatir los radicales libres y a mantener el sistema inmunológico.

Propiedades nutricionales y funcionales de las cebollas

Contienen flavonoides

Los flavonoides tienen efectos potenciales como antioxidantes, antiinflamatorios, protectores cardíacos, analgésicos, antialérgicos, anticancerígenos, antidiabéticos, antiulcerosos, entre otros.

Bajo el aspecto del efecto antioxidante, la donación de un átomo de hidrógeno a los radicales libres, forma nuevos tipos de radicales que no son tan reactivos como las especies iniciales. Estas sustancias juegan un papel importante, por ejemplo, en la lucha contra los microorganismos invasores.

La quercetina es un flavonoide ampliamente distribuido en el reino vegetal. Es un compuesto poli fenólico presente en vegetales como manzanas, cebollas, té y plantas medicinales como Ginkgo biloba (éste, se utiliza principalmente como potenciador de la memoria, para la atención y contra el vértigo). La quercetina junto con la vitamina C ha mostrado efectos sinérgicos sobre la función antioxidante. El ácido ascórbico actúa como reductor de la quercetina, por lo que en presencia de la vitamina C permite una mayor estabilidad del flavonoide para cumplir con sus funciones antioxidantes. Por otro lado, la quercetina protege a la vitamina E de la oxidación.

 

Estructura química de la quercetina

 

 

Tienen acción sobre el sistema cardiovascular

La misma propiedad antioxidante descrita anteriormente es suficiente para reducir el riesgo de muerte por enfermedad cardíaca y daño. En este sentido, se ha demostrado que la quercetina disminuye la incidencia de infarto de miocardio y accidente cerebrovascular en personas mayores. Las poblaciones que consumen productos ricos en quercetina tienen estadísticamente un menor riesgo de enfermedades cardiovasculares.

Debido a la inhibición de la peroxidación lipídica, la quercetina protege el endotelio de la destrucción local por la prostaciclina. La prostaciclina, también llamada PGI2, es una prostaglandina sintetizada en las células endoteliales por la acción de la enzima ciclo-oxigenasa sobre el ácido araquidónico. Éste es un ácido graso esencial, de la familia omega-6; la presencia de dobles enlaces hace que esta molécula tenga varios sitios oxidables, permitiendo la formación de diferentes lípidos con diferentes actividades biológicas. Es un potente vasodilatador e inhibidor de la aglomeración plaquetaria.

Poseen actividad antiinflamatoria

La acción antiinflamatoria que tienen muchos flavonoides está relacionada con el mecanismo antioxidante sobre la peroxidación lipídica de la quercetina.

Presentan actividad antitumoral

Un de los mecanismos de acción de la quercetina como agente anti proliferativo de células tumorales es debido a su capacidad anti mutagénica y de su poder antioxidante. La adición de quercetina en algunos regímenes antitumorales con fármacos sintéticos ha aumentado la actividad antitumoral y potencializa la actividad inmunológica. Compuestos con azufre presentes en las cebollas también colaboran como anticancerígenos.

Refuerzan el sistema inmunológico

Diferentes estudios han constatado el fortalecimiento del sistema inmunológico, especialmente en el tracto gastrointestinal, a partir de la administración de quercetina. Por ejemplo, los pacientes con disentería de Flexner mostraron mejoras clínico-humorales significativas después de recibir una combinación de quercetina y acetato de tocoferol.

Se ha demostrado que mejora la dispepsia, además de mostrar efectos bacteriostáticos en microorganismos patológicos del tracto digestivo. Un aspecto interesante del efecto antiulceroso de la quercetina es que inhibe el desarrollo de Helycobacter pylori in vitro de una manera dependiente de la dosis. Por otro lado, se ha demostrado que la quercetina estabiliza los mastocitos al prevenir la acción de la histamina durante las reacciones alérgicas e inhibir la formación de leucotrienos.

También ha mostrado un efecto antifúngico en cultivos de Candida albicans, un hongo oportunista que puede aparecer en el contexto de inmunosupresión.

Se ha demostrado también que la quercetina es un potente agente antiviral, que puede interferir con la infectividad y replicación de adenovirus, coronavirus y rotavirus en cultivos celulares.

En este sentido, se ha demostrado que una combinación de quercetina y rutina (glucósido flavonoide, muchas veces referida como vitamina P) reduce la hemaglutinación, reduciendo la mortalidad de ratas infectadas con el virus de la influenza.

También con efectos sobre la formación de cataratas en la diabetes

Las cataratas son una complicación relativamente común en la diabetes. Entre los mecanismos de acción, se descubrió que la enzima aldolasa-reductasa juega un papel generador de cataratas. Diferentes experimentos demostraron actividad inhibidora de la quercetina sobre esta enzima, que sería del tipo no competitivo y uno de los más potentes entre los diferentes agentes inhibidores probados.

Estudios demuestran también que la cebolla es capaz de prevenir enfermedades como diabetes.

 

Fuentes: Importancia-da-cebola, en Pge.pb.gov.br; TuaSaude.com; ConquistesSuaVida.com.br; AtivoSaude.com y Wikipedia

Muhammad Sajid Hamid Akash , Kanwal Rehman , Shuqing Chen
Spice plant Allium cepa: dietary supplement for treatment of type 2 diabetes mellitus
Nutrition 30(10):1128-37, 2014.

Mohamed A Farag , Sara E Ali , Rashad H Hodaya , Hesham R El-Seedi , Haider N Sultani , Annegret Laub , Tarek F Eissa , Fouad O F Abou-Zaid , Ludger A Wessjohann
Phytochemical Profiles and Antimicrobial Activities of Allium cepa Red cv. and A. sativum Subjected to Different Drying Methods: A Comparative MS-Based Metabolomics
Molecules 22(5):761, 2017.

Imágenes: TuaSaude

Informaciones relacionadas