Rate this post

El vínculo entre los alimentos y la diabetes, las enfermedades del corazón y la obesidad es bien conocido, pero ¿puede la comida afectar nuestro bienestar mental? La Dra. Luisa Dillner aborda el tema en su sección de The Guardian: Dr Luisa Dillners guides

En la época medieval, la gente creía que lo que comían afectaba su estado de ánimo. Si quisieran estimulación erótica, serían huevos, carne de res, granadas o pavo real. ¿Deprimido? Buscarían membrillos, dátiles y flores de saúco. En ausencia de valium, usaron lechuga y achicoria como tranquilizantes. Entonces, ¿cuándo perdemos la idea de que la comida puede afectar a uno de nuestros órganos más grandes, el cerebro? Si bien el vínculo entre los alimentos y la diabetes, las enfermedades del corazón y la obesidad está bien establecido, cualquier asociación entre la salud mental y la dieta es tentativa en comparación. Pero gradualmente está emergiendo como un tema de estudio serio.

Luisa Dillners Guide en The Guardian

La sección en The Guardian que lleva la Dra. Luisa Dillner aborda este tema explicando que … las necesidades cambian con la edad

La investigación llevada a cabo por un equipo dirigido por Lina Begdache, profesora asistente de estudios de salud y bienestar en Binghamton, Nueva York, descubrió que los adultos jóvenes (menores de 30 años) que comían comida rápida más de tres veces a la semana tenían un puntaje más alto en los niveles de angustia mental. La comida rápida generalmente es rica en ácidos grasos saturados, trans y omega-6 que pueden provocar una respuesta inflamatoria de bajo grado en el cuerpo, que, a su vez, está relacionada con la ansiedad y la depresión tanto en la investigación animal como en la humana. Aquellos en su estudio que comieron carne tres veces a la semana o menos (que ella clasifica como de bajo consumo) también tuvieron más problemas de salud mental. “Nos sorprendió esto”, dice Begdache. Pero el estado de ánimo y la carne están vinculados a nivel celular; el triptófano en la carne es un precursor de la serotonina, el químico “feelgood” -sentirse bien- del cerebro.

Para los adultos mayores de 30 años, el estudio encontró que comer menos carbohidratos y más frutas reduce la ansiedad y la depresión. Las frutas son ricas en antioxidantes que protegen el cerebro, pero el efecto bajo en carbohidratos es un enigma porque los carbohidratos promueven la producción de serotonina. El estudio analizó los efectos de la dieta sobre el estado de ánimo y viceversa. “Pero gran parte es hipotética”, dice Begdache. “Realmente solo podemos decir que están vinculados”.

Los estudios apuntan a que una dieta mediterránea es tan buena para tu cerebro como para tu cuerpo. “Tiene todos los componentes que son importantes para la estructura saludable del cerebro”, dice Begdache – ácidos grasos poliinsaturados, minerales como zinc de granos enteros, carne y leche, magnesio de vegetales de hoja verde y vitaminas B, C y E de frutas y verduras y productos lácteos. Pero no hay un atajo: “nuestro estudio analizó el uso de suplementos; no producen ningún beneficio en el estado de ánimo“. El vínculo entre la dieta y el estado de ánimo es muy individual, pero Begdache dice que hay algunas investigaciones que muestran una mejora del estado de ánimo después de dos semanas.

Fuente:
Can food change your mood?