¿Porqué ser “pagès” -agricultor- se toma como sinónimo de pobreza? ¿son éstos valores estéticos del imaginario urbanita actual?

DEBATE. Los europeos y los españoles en particular hemos pasado una crisis económica muy severa y el sector agroalimentario ha sido un sector fundamental para contener los efectos de esta situación; dice Francesc Reguant en el artículo “agricultura y sociedad hacia un desarrollo sostenible”. No todo se hace bien, pero se avanza hacia opciones productivas más sostenibles y los productores agrícolas están al frente de las transformaciones principales. Ya es hora de entender el papel de los agricultores y defenderlos, sostiene Reguant, en su artículo en Obealimentària, el blog del Colegio de Economistas de Catalunya

En el artículo se analizan 7 acciones para ganar el futuro. 1) La intensificación sostenible, tecnología, regadíos, agroecología y agricultura de precisión; 2) economía circular, gestión de residuos, reciclado, …; 3) evolución hacia dietas más vegetales; 4) los nuevas ingredientes proteícos; 5) mirar hacia el mar como fuente de soluciones; 6) la planificación demográfica; y, 7) sistemas económicos orientados al bienestar.

Lleida, regadío secano

En primer término regadíos con frutales y al fondo terrenos agrícolas de secano, en la plana de Lleida. Foto de Ignasi Iglesias

En algunas manifestaciones sociales se reivindica la conservación de la agricultura tradicional, explica Reguant, mientras se pregunta ¿porqué se desea que ser pagès -agricultor- sea sinónimo de pobreza? ¿son éstos valores estéticos del imaginario urbanita actual? Hay que defender a la agricultura en todo el territorio, en este caso por el de Catalunya, por razones de equilibrio territorial, social y medioambientales.

La agricultura actual requiere estrategias distintas; diferenciación de calidad en los alimentos, promover cadenas de suministro cortas, mercados de proximidad, valorar la etiqueta de local, impulso de las actividades forestales como bien público, multifuncionalidad de los servicios medioambientales, formación en servicios turísticos y ecoturísticos, plataformas de energías renovables y remuneraciones por los servicios al bien público.

En cuánto a la imagen social de la agricultura, hay un amplio estado de opinión, representado por los medios de comunicación, en dónde se desconsidera la modernización de la agricultura y sus opciones de ganar competitividad – la llaman con ciertos aires despectivos como intensiva o industrial- y aparece el paradigma como si el pasado fuera mejor, la tradición de los artesanos y las explotaciones pequeñas. Algunos, incluso pretendientes de ser influencers mediáticos, simplifican con agricultores malos y los buenos.

agric sociedad

En España, expresamente en Catalunya, según el artículo de Reguant, la agricultura está utilizando modernas y sofisticadas herramientas, desde las TIC, la teledetección, biotecnología, robótica, etc. y se trabaja en el sentido de mejorar los procesos medioambientales, como la lucha biológica contra plagas. Los productores agroalimentarios saben que tienen que ser eficientes y a través de ésta eficiencia, tener una actividad sostenible.

IRTA teledetección Drones

Drones para teledetección. Foto IRTA, Catalunya

Intensificación y sosteniblidad es el objetivo.  En 2050 seremos 9.900 millones de habitantes. Según la FAO habrá que aumentar el 70% la producción de alimentos. Si para ello aumentáramos un 70% la superficie cultivada habría que reducir un 30% las áreas forestales, una alteración climática totalmente destructiva. Hay que enfocar las estrategias en otra dirección, explica Francesc Reguant en su artículo de Obealimentària.

Según la FAO para aumentar la producción de alimentos en un 70% solo es imaginable incrementando las superficies de cultivos en un 20%, el resto el 80% será “intensificación sostenible”, a partir de agroecología, tecnología y regadíos. Es decir, se trata de salir, explica Reguant, de la dicotomía entre producción y medioambiente. Hay soluciones óptimas de tecnologías agrícolas desde el punto de vista medioambiental, expresamente en la Horticultura, con una utilización eficiente de los regadíos capaces de tener respuesta a la necesidades de la producción agraria. Habrá que encontrar resultados óptimos utilizando menos recursos.

Tractor autónomo CNH

Tractor autónomo CNH Industrial

Para adaptarse a los nuevos desafíos en la agroalimentación habrá que explicar a la sociedad que descarte mensajes como los de “contra la agricultura viviremos mejor”. En el siglo XXI aprenderemos a compartir recursos y la energía, mientras la meta es el desarrollo sostenible. Para empezar, el artículo de Reguant propone, arreglar el desorden y los malentendidos, adaptarse al cambio climático y ganar el futuro.

Informaciones relacionadasAgricultura i societat vers un desenvolupament sostenible, por Francesc Reguant
Blog Obealimentària; Observatori Economía Agroalimentària  /  Agricultura i societat vers un desenvolupament sostenible.