Los partidarios del etiquetado de colores dicen que hay que realizar una intensa campaña de educación en alimentación. Sin embargo, los dietistas creen que la etiqueta genera problemas

 

CRÓNICA
Hay informes de la Universidad Rovira y Virgili , de una jornada organizada por el ICEA, Institut Català d’Estudis Agraris y de la Fundación Triptolemos, los de este último, con la participación de 23 investigadores que explican porque la aplicación de una etiqueta nutricional “frontal” resulta en principio interesante, y, mejora la visibilidad a diferencia del etiquetado nutricional obligatorio, que se sitúa en la parte posterior o lateral de los envases. Pero, por otro lado, el etiquetado semáforo, puede inducir al consumidor a confusión, en su intención de valorar nutricionalmente el producto de manera aislada respecto al conjunto de su dieta, sin una formación adecuada.

Entre los informadores que establecemos compromisos con la #AlimentaciónSaludable creemos que el NutriScore induce la compra de más alimentos no procesados, en particular debiera favorecer a las frutas y hortalizas en fresco o mínimamente procesadas. De todas formas poner un etiquetado nutricional en los alimentos siempre será bueno, aunque no puntúen tan bien como NutriScore.

El etiquetado de los alimentos envasados es una preocupación universal presente en las legislaciones nacionales de la mayoría de los países y es un tema de gran actualidad.

ACTUAL FruVeg ha recogido durante los últimos meses documentación de diferentes medios informativos sobre el debate de la implementación en la industria alimentaria de este práctico sistema de etiquetado de alimentos que persigue mostrar los valores más -verde- o menos -rojo- saludables de los alimentos en la estantería de las tiendas.

(Sobre la actualidad de este sistema de etiquetado y las informaciones mediáticas del mismo en ACTUAL FruVeg publicaremos próximamente una continuación de los semáforos nutricionales)

En España el ministro Luis Planas, de Agricultura, parece estar en contra de otro ministro, Alberto Garzón, de Consumo. El ministro responsable de Agricultura dice “nada que dañe a la dieta mediterránea puede ser aprobado por el Gobierno de España”. El comentario se refiere a la baja clasificación del semáforo para el aceite de oliva, el jamón o los quesos.

Para el etiquetado con NutriScore hay opiniones divididas incluso entre los científicos. Para el catedrático en Nutrición y Bromatología, Dr Jordi Salas  “hay muchos lobbies a los que no les interesa el NutriScore”. La normativa que prepara la Unión Europea será de obligado cumplimiento en España.

En Europa hay una voluntad política de que este sistema de etiquetado para los alimentos sea obligatorio para todos los socios de la UE en el marco de la estrategia «From farm to fork».

El ICEA, Institut Catlà d’Estudis Agraris, celebró a principios de otoño, una jornada on-line sobre NutriScore y el profesor Dr Jordi Salas explicó el objetivo del etiquetado NutriScore y cómo se calcula su algoritmo.

El Dr. Jordi Salas-Salvadó, Dra. Nancy Babio y la Dra. Pilar Galan son partidarios del NutriScore como una excelente medida de salud pública, y lo explican en un documento que responde a la pregunta de ¿porqué hay que apoyar al Ministerio de Sanidad en la implantación del etiquetado frontal de los alimentos NutriScore en este país?

Los investigadores y profesionales sanitarios implicados e interesados en el etiquetado frontal de los alimentos celebraron en la primavera un debate con la participación de investigadores, representantes de sociedades científicas, administración, empresas y organización de consumidores. Estos autores aceptan las limitaciones de un etiquetado simple, sin embargo resaltan que Nutri-Score es el logotipo nutricional que ha demostrado científicamente ser más eficaz para los consumidores, y constituye una verdadera herramienta que puede contribuir a mejorar la salud de la población. Las conclusiones de estos científicos están en la web de la Unidad de Nutrición Humana, de la Universitat Rovira y Virgili, y aclaran los puntos conflictivos del etiquetado semáforo que se implementará en Europa.

Las definiciones del etiquetado NutriScore

NutriScore es un sistema de información nutricional para la cara frontal de los alimentos, simple, intuitivo, comprensible para todos y desarrollada con base científica. Los estudios para su implantación se han desarrollado con fondos académicos nacionales e internacionales, sin aportaciones privadas.

En cada alimento etiquetado se muestra una escala de 5 colores -niveles- que van desde el color verde como más favorable desde el plano nutricional hasta el rojo como menos favorable.

Una imagen de CiberObn.es, centro de Investigación Biomédica en Red-Fisiopatología de la Obesidad y Nutrición (CIBEROBN)

Los objetivos de NutrScore son informar al consumidor sobre calidad nutricional global de los alimentos, permitiendo comparar prodcutos y promover mejores decisiones de compra. Este modelo de etiquetado también es una herramienta para animar a la indsutria alimentaria a mejorar la calidad nutricional de sus preparados, ofreciéndoles la oportunidad de valorizar sus esfurzos en términos de innovación y reformulación.

¿Cuál es la finalidad del NutriScore? No es la de clasificar los alimentos en forma binaria, en alimentos saludables y no saludables, ya que el equilibrio alimentario global de las personas no se obtiene gracias al consumo en una toma alimentaria. «Si comes alimentos envasados – procesados, utiliza NutriScore, podría ser uno de los slogans para la promoción del etiquetado semáforo europeo.

Este etiquetado aporta a los consumidores una información, en valor relativo, que permite comparar rápidamente sobre una misma base y con los mismos criterios de calidad nutricional entre productos. El color rojo señala a la comida chatarra, decía el dailymail.co.uk en 2009.

Los consumidores en la tienda pueden hacer comparativas de alimentos del mismo tipo pero de marcas diferentes. Por ejemplo, mueslis crujientes con chocolate.

En el debate sobre las grasas, los partidarios del NutriScore resaltan que el aceite de oliva se clasifica con el mejor perfil nutricional. Los intercambios con la AESAN y a propuesta de investigadores españoles y franceses hay una integración del aceite de oliva con elementos positivos introducidos en el algoritmo de cálculo del etiquetado de este aceite, permitiendo su adecuación a la Dieta Mediterránea.

La comunidad científica y muchas marcas comerciales se declaran partidarias del etiquetado Nutri-Score. Los supermercados Eroski, la implantan en sus marcas propias.

Cuál es el debate actual sobre NutriScore

Según Karen Hoberg (Natureco) y Lourdes Viladomiu (Universitat Autònoma de Barcelona, UAB) el sistema fué diseñado en en Francia y utiliza un algoritmo sencillo para caracterizar los alimentos en 5 categorías según la calidad nutritiva. La etiqueta en cada alimento otorga un color en forma de semáforo. El color verde lo tienen los alimentos considerados muy apropiados para la dieta de las personas, por el contrario el rojo desaconseja el consumo por sus efectos negativos para la salud.

En España e Italia el debate surge porque algunos alimentos característicos de la Dieta Mediterránea tiene una clasificación muy poco favorecedora.

¿Qué aporta la etiqueta en cuanto a la información nutricional? Actualmente los valores nutricionales son obligatorios en el etiquetado de los alimentos (reglamento 1169/2011). Si el consumidor quiere puede leer las etiquetas de los productos antes de comprarlos y conocerá los contenidos en azúcares, grasas o proteínas. En este sentido la etiqueta NutriScore no aporta nada nuevo.

¿NutriScore, es útil y apropiada para la información del consumidor? Este etiquetado consiste en una imagen sencilla; Es simple y de fácil comprensión. Influye en el comprador hacia alimentos más saludables. Sin embargo, Hoberg y Viladomiu, creen que la simplificación es una contradicción para establecer una dieta correcta.

El algoritmo, explicado de una forma concisa, por el doctor Jordi Salas, en la jornada del ICEA y en el documento de de la Unidad de Nutrición Humana, de la Universitat Rovira y Virgili,  no incluye el valor fundamental de las vitaminas, los minerales y otros compuestos presentes en los alimentos. Tampoco dice la frecuencia o ración que deben consumirse. NutriScore pierde el concepto tradicional de la “pirámide” nutricional. En algunos consumidores el semáforo pudiera inducirnos a pensar que la categoría verde permite una ingesta ilimitada.

Los partidarios del etiquetado de colores dicen que hay que realizar una intensa campaña de educación en alimentación. Sin embargo, los dietistas creen que la etiqueta genera problemas.

¿Porqué NutriScore posiciona tan mal algunos alimentos y en cambio, muy bien a otros?

NutriScore está pensado para alimentos procesados. Lo ultra-procesados a menudo esconden los ingredientes con mayores cantidades de calorías y grasas. Sin embargo se aplica también a otros alimentos poco trasnformados. Una de las grandes polémicas aparece con el aceite de oliva, cuanto el algoritmo de este etiquetado -semáforo en amarillo-lo convierte en poco recomendable. por su conitendo de grasas y calorías, sin tener en cuenta su importancia para el metabolismo de las personas.

También a los sustitutos químicos del azúcar -los light- no se consideran negativos. El color que el NutriScore pone a las cola light es mejor que el que se asigna a un zumo de manzana natural. NutriScore tampoco aporta valor a condiciones de calidad de los productores de alimentos “orgánicos” o que poseen certificaciones de seguridad alimentaria o Global GAP GRASP (prácticas sociales), u otras.

¿Puede mejorarse la iniciativa NutriScore? Quizás NutriScore no llegue a ser obligatorio. Lo adoptaría tan solo la industria alimentaria más responsable. Otros creen que la etiqueta acabará confundiendo a los consumidores. La alternativa implica educar a los consumidores en relación a sus dieta, y, estudiar el impacto de los impuestos para encarecer a grasas y azúcares. Según Hoberg y Viladomi, para NutriScore este es un etiquetado que no se ajusta al «From farm to fork» y trata al consumidor de ignorante.

Glenis Willmott, parlamentaria europea con una infografía del «trafic light», en 2014. la imagen es de una información de HorticulturaBlog: ¿La gran distribución necesita desarrollar campañas de comunicación más claras para la categoría de frutas y verduras?

Sobre NutriScore
El Reglamento (UE) Nº 1169/20111 sobre la información alimentaria facilitada al consumidor permite la posibilidad, con carácter voluntario, de utilizar un etiquetado nutricional frontal FOPL (Front-of-Pack nutrition label) de forma complementaria a la información nutricional obligatoria, sin sustituirla, siempre y cuando se cumplan los requisitos mencionados en dicho 1 Reglamento UE Nº 1169/2011 del Parlamento Europeo y del Consejo de 25 de octubre de 2011 (Diario oficial de la UE 22/11/2011 (ES)pág. 304/18-63) Estos reglamentos resaltan que los etiquetados de alimentos no debieran inducir a error al consumidor, no ser ambiguos ni confusos y estar basados en datos científicos relevantes

Una política efectiva para la salud del ciudadano debe basarse en una formación adecuada en alimentación y consumo, desde la escuela y a la sociedad en general, contemplando el encaje entre la variedad de productos y la variedad de dietas posibles, de acuerdo con las necesidades nutricionales del ciudadano en función de la edad, sexo, estilos de vida y criterios de sostenibilidad. En este contexto el etiquetado frontal debe integrarse en una estrategia global para ser efectivo y evitar ser contraproducente.

Informaciones relacionadas

¿Qué es NutriScore? ¿Cómo se otorga? Marcas comerciales y Gobernanza transnacional de Nutri-Core
Documento de la Santé publique, France

¿Porqué hay que apoyar al Ministerio de Sanidad en la implementación del etiquetado frontal de los alimentos Nutri-Score en nuestro país?
Una excelente medida de salud pública
Autores:
Dr. Jordi Salas-Salvadó. Catedrático de Nutrición y Bromatología. Facultad de Medicina y Ciencias de la Salud. Universitat Rovira i Virgili. Director del Centre Català de la Nutrició del Institut d’Estudis Catalans. Director del Programa de Nutrición del Centro de Investigación Biomédica en Red CIBEROBN, Fisiopatología de la Nutrición y Obesidad. Dra. Nancy Babio. Coordinadora del Grado en Nutrición Humana y Dietética de la Facultad de Medicina y Ciencias de la Salud. Universitat Rovira i Virgili. Investigadora adscrita al CIBEROBN. Presidenta del Col·legi de Dietistes-Nutricionistes de Catalunya (CODINUCAT) y de la Societat Catalana d’Alimentació i Dietètica Clínica. Dra. Pilar Galan. Médico nutricionista. Directora Adjunta del Equipo de Investigación en Epidemiologia Nutricional Inserm/Inra/Cnam/Universidad Paris 13 (equipo francés que ha desarrollado Nutri-Score).

Se pide un sistema de etiquetado obligatorio de la UE para los alimentos

La obesidad infantil es un problema grave