Rate this post

DOCUMENTO. El cultivo de esta especie milenaria ha sido fundamental para el ser humano desde la revolución neolítica, momento en el que comenzó a ser clara la diferencia entre el olivo doméstico (Olea europaea) y el silvestre (Olea europaea var. sylvestris). Hace pocos años se anunciaba la secuenciación del genoma del olivo a partir de un ejemplar de 1200 años. Este trabajo tuvo y tiene un enorme valor biotecnológico para el desarrollo de variedades resistentes a diferentes climas o enfermedades.

Según el artículo publicado por UCO-Noticias, un equipo internacional, con la participación de la Universidad de Córdoba, ha secuenciado el genoma del acebuche y ha encontrado las singularidades genéticas que explican las altas concentraciones de ácido oleico en la aceituna, lo que podría servir a la mejora vegetal con interés productivo.

El trabajo original, descargable en .pdf desde la plataforma Proceedings of the National Academy of Sciences – PNAS, expone que: Hemos establecido la secuencia y los transcriptomas del olivo silvestre (acebuche). Se han calculado más de 50.000 genes y se ha hallado evidencia de dos sucesos relativamente recientes de duplicación del genoma completo, fechados aproximadamente en 28 y 59 millones de años. La secuenciación del genoma completo, así como los estudios de expresión genética, aportan más información sobre la evolución de la biosíntesis del aceite y ayudarán a futuros estudios dirigidos a aumentar la producción de aceite de oliva, que es un ingrediente clave de la saludable dieta mediterránea y ha recibido el certificado de propiedad saludable por la Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos”

Este trabajo constituye una base de datos fundamental para futuros desarrollos biotecnológicos y sirve para encontrar la explicación genética a una de las peculiaridades más relevantes de los olivos domésticos y silvestres. Los científicos han encontrado la base genética responsable de las altas concentraciones de ácido oléico en el fruto del olivo, en comparación con otras especies vegetales. Esta concentración se debe a una duplicación de los genes que codifican las enzimas que intervienen en el mecanismo bioquímico que permite obtener este tipo de ácido, así como eventos de represión e inducción de determinados genes.

Haciendo eco de esta investigación se han publicado varios artículos al respecto tanto en el portal de la Fundación para el Conocimiento madri+d como en NCYT® Amazing bajo el título ‘El genoma del olivo silvestre revela los secretos del mejor aceite’