Los supermercados pueden contribuir a reducir el desperdicio alimentario

La mayoría de la comida que se tira tiene su origen en las normativas que imponen los grandes compradores