Vicente Peris hacia una economía circular

Las semillas de calabaza y melón, pueden tener una segunda vida como ingredientes de alimentos funcionales