DEBATE. En España la obesidad continúa aumentando. La peor de las tendencias está en los niños. Casi la mitad de la población infantil española presenta algún problema de sobrepeso. La diabetes aumentará entre los adolescentes dicen los estudios sobre alimentación saludable.
La publicidad en bebidas refrescantes, alimentos con ácidos grasos y los anuncios de algunas cadenas de alimentación rápida, el fast food, son cuando menos engañosos para la mayoría de los públicos.

Hay un “código de autorregulación de la publicidad de alimentos dirigida a menores“, PAOS, y éste es un compromiso de carácter voluntario firmado por empresas de la industria alimentaria.

Los publicitarios de la industria alimentaria saben dónde está su queso

El exceso de peso sigue siendo un motivo de preocupación entre los españoles, tanto en la población infantil como en la adulta. Hay un estudio de vigilancia del crecimiento, alimentación, actividad física, desarrollo Infantil y obesidad en España, también conocido como ‘Estudio Aladino’, publicado en noviembre, 2016, qu etiene como objetivo aglutinar la información y evaluar la estrategia Naos, para sensibilizar a la población del problema de la obesidad para la salud públicas.. ¿El código PAOS se está cumpliendo? ¿Quiénes lo vigilan? Y, la estrategia NAOS, nutrición, actividad física y prevención de la obesidad, ¡come sano y muévete! ¿en España, se cumplen sus objetivos?

Nuño Domínguez en un artículo en El País, hace referencia a un estudio dirigido por Miguel Ángel Royo-Bordonada, investigador de la Escuela Nacional de Salud Pública, en Madrid, en el que aseguran que casi nueve de cada diez anuncios (el 88%) vulnera el PAOS, un porcentaje superior al registrado en 2008, cuando el nivel de incumplimiento rondaba el 50%. La mayoría de los anuncios incumple más de uno de los 25 compromisos incluidos en el pacto. Uno de los que registra un mayor nivel de incumplimiento es el que atañe a los personajes de ficción y famosos, popularmente utilizados en las estrategias publicitarias de las marcas de alimentos, uno de cada cuatro anuncios recurre a ellos, según el trabajo.

En estos estudios se cita a empresas como Nestlé, Disney Channel, Kellogs, Cuétara o Ferrero, por nombrar solo a algunos. Los resultados del análisis del Evaluation of compliance with the Spanish Code of self-regulation of food and drinks advertising directed at children under the age of 12 years in Spain, 2012, están AQUÍ

Sobre alimentación y salud, de intenciones hay muchas y todas bienintencionadas. La ministra actual española de la agricultura, Isabel García Tejerina expresa “el compromiso de España para erradicar el hambre e invertir la tendencia ascendente del sobrepeso y la obesidad”, sin embargo
según Royo Bardonada, los menores de 12 años ven unos 25 anuncios de comidas al día, y 2 de cada 3 de estos alimentos publicitados son poco o nada saludables. ¿Los códigos voluntarios de buen gobierno en la industria alimentaria, funcionan?

El código PAOS coerregulación de la publicidad de alimentos y bebidas dirigida a menores, prevención de la obesidad y salud, se desarrolló en línea con los principios de la publicidad de alimentos y bebidas -“Principles of food and beverage product advertising”- de la confederación de nndustrias agro‐alimentarias de la UE, FoodDrinkEurope.

La Organización Mundial de la Salud, OMS desde hace una década ha alertado de que la publicidad influye de forma determinante en los hábitos alimentarios de los niños y les cambian sus oportunidades para su vida adulta. El brazo sanitario de la ONU en Europa ha pedido a los gobiernos medidas “urgentes” que limiten la cantidad de publicidad de alimentos malsanos que llega a los menores, es especialmente grave con el aumento de anuncios en televisión e Internet.

La mitad de los comidas debieran ser frutas y hortalizas, naturales y frescas. El Departamento de Agricultura de EEUU (USDA) tiene una Guía de la Alimentación, con 23 recomendaciones, algunas tan simples como éstas:
– la mitad de cada comida tiene que ser de frutas y verduras.
– cambiar de leche entera a desnatada o semidesnatada.
– beber agua en lugar de bebidas azucaradas.
– evitar las grandes raciones de comida.
– comparar el contenido de sal y azúcares, entre los productos elaborados, tales como sopas, pan, productos congelados etc.
– comer más pescados y productos con fibra.

En España y en otros países europeos las campañas de promoción de las organizaciones de productores de frutas y hortalizas o de intersectoriales como 5 al Día organizan en las escuelas promociones de más consumo de vegetales en las escuelas. Hay mucha gente que creemos, que la educación alimentaria debería estar en los planes de estudios de una sociedad moderna, en la escuela de primaria, secundaria y en la Universidad.

Los productores de frutas y hortalizas, la industria hortícola y, sobre todo las administraciones públicas dónde deben invertir, los unos para sus mensajes publicitarios, y los otros, los gobernantes, escribir decretos y leyes sobre “qué decir” a los consumidores en cuanto a sus buenos hábitos alimentarios; sobre ello, de lo que se trata es de publicitar los mensajes en las tiendas y en los restaurantes; y también, en los envases de los alimentos.